El nuevo secretario general de UGT pide a la izquierda que se ponga de acuerdo

2
El nuevo secretario general de UGT, Josep María Álvarez, este sábado, clausurando con su intervención el 42 Congreso Confederal de UGT. / Fernando Villar (Efe)
El nuevo secretario general de UGT, Josep María Álvarez, este sábado, clausurando con su intervención el 42 Congreso Confederal de UGT. / Fernando Villar (Efe)

 

Actualización de las 15:00 horas con la intervención del nuevo secretario general.

El nuevo secretario general de UGT, Josep María Álvarez (Belmonte de Miranda, Asturias, 1956), hasta la fecha secretario general del sindicato en Cataluña, ha iniciado su andadura en el cargo reclamando a los partidos de la izquierda parlamentaria "que se pongan de acuerdo" y se comiencen a trabajar de inmediato para "solucionar los problemas de los españoles", por ejemplo, derogar cuanto antes la reforma laboral implantada por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Publicidad

Álvarez, que se ha referido a los casos de corrupción en el sindicato, sin citarla, como "situaciones con las que nos hemos encontrado y que no estábamos preparados para afrontar", ha proclamado también que de esta cita congresual el sindicato sale con el compromiso de mayor exigencia con la transparencia y de la utilización que la organización hace de los recursos públicos.

Además, ha reiterado su compromiso con las enmiendas que han reclamado una mayor participación de las afiliadas y afiliados en la toma de decisiones, incluido el nombramientos del secretario general, asunto que habrá que debatir y que el sindicato socialista afrontará, en cualquier caso, dentro de cuatro años. También se ha comprometido a someter a votación, hasta entonces, las decisiones de la Comisión Ejecutiva Confederal que afecten a la estructura federal de la organización.

Respecto a sus reiteradas muestras de apoyo al derecho a decidir su futuro en un referéndum de los ciudadanos catalanes se ha limitado a decir que aprovechará su liderazgo en el sindicato para que España y Cataluña tiendan "puentes" y se encuentre un "encaje" territorial.

La elección de Álvarez como sustituto de Cándido Méndez ha partido el sindicato por la mitad. Así se ha puesto de manifiesto en una apretadísima votación en la que Álvarez ha conseguido 306 apoyos, lo que significa el 51,1% de los 599 votos emitidos. El secretario catalán se ha impuesto finalmente a la candidatura de Miguel Ángel Cilleros (secretario de la Federación del Transporte), que ha recibido 289 votos. También se han registrado cuatro papeletas en blanco.

La nueva ejecutiva 'ugetista' estará compuesta por trece miembros (7 hombres y 6 mujeres) y la componen, además del propio Álvarez, las siguientes personas: Cristina Antoñanzas Peñalva (vicesecretaria general), Rafael Espartero García (secretario de Organización, María del Carmen Barrera Chamarro (Secretaría de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social), Gonzalo Pino Bustos (Secretario de Política Sindical), Ana García de la Torre (Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente), Salvador Duarte Soto (Tesorero), Sebastián Pacheco Cortés (Secretario de Formación), Jesús Gallego García (Secretario de Internacional) y por los secretarios confederales Amparo Burgueño Luengo, Diego Martínez Isern, Adela Carrió Ibáñez e Isabel Araque Ureña.

De esta manera, el 42 Congreso Confederal de UGT desoye la apuesta más o menos explícita del que ha sido durante 22 años su secretario general por Cilleros, que había incluido en su candidatura a Toni Ferrer, responsable de Acción Sindical con Méndez, y se decanta por el hasta hoy secretario general en Cataluña.

Una de sus primeras tareas será dar forma a la nueva estructura de la organización, que deberá quedar resuelta antes del mes de mayo, que reduce a tres las federaciones sectoriales: Servicios Públicos, Servicios Privados y Sectores Industriales y Construcción. Cómo se encaje el derecho a decidir con la negociación colectiva o la apuesta por un marco propio de relaciones laborales en Cataluña dentro de una organización confederal también serán asuntos a decidir en los próximos meses.

2 Comments
  1. eleusipo says

    ¿ Cómo se pertenecería a Europa o se forjaría el BIENESTAR de la gente con poblaciones insuficientes o mínimas, dado que podrían aplicar aquel «derecho a decidir» tanto pueblos como barrios, calles o plazas, es decir un verdadero revuelo de independentismos sin freno alguno…? ¿ Qué sería de la gente pobre…? ¿ Y los Sindicatos, lo han pensado…? No, no consiste, en modo alguno en aportar miedo, nada de eso, sino sensatez y que los políticos y la gente pensemos detenidamente en lo que vamos a hacer con nuestros votos. Nada más, amigos, nada más; y es que parece, al menos de momento, que los algunos de los nuevos postulados de partidos-grupos de izquierda que acaban de emerger, son, parece bastante inadmisibles; piénselo. Saludos.

  2. asies says

    Y lo «pide» uno de UGT, que llevan «a las mariscadas» desde antes de la crisis. En la calle y en los tajos ni se les ve ni se les espera. !Menudo rostro los liberados del régimen !!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.