Las 'espartanas' vuelven a la guerra contra Coca-Cola

1

Susana Ye *

Las 'espartanas', ayer lunes, protestando a las puertas de la factoría de Coca-Cola en Fuenlabrada. / @PodemosCongreso
Las 'espartanas', ayer lunes, protestando a las puertas de la factoría de Coca-Cola en Fuenlabrada. / @PodemosCongreso
Actualización del 22/11/16 con la concentración del lunes.

Publicidad

Las mujeres, hermanas y madres de los trabajadores de Coca-Cola, conocidas como las 'espartanas', han vuelto a la guerra y ayer salieron a la calle de nuevo para protestar contra el fraude de ley de la multinacional. Ayer, lunes 21, frente a las puertas de la empresa en Fuenlabrada; hoy martes 22 y el próximo 25 de noviembre, a las 12 horas, en la Audiencia Nacional. Además, convocan una manifestación el 26 de noviembre a las 18 horas desde Plaza de Callao a Puerta del Sol, en Madrid. Las familias denuncian la modificación de las condiciones de empleo, pese a la sentencia del Tribunal Supremo que hace un año anuló el despido forzoso de 236 empleados e instó a restituir el empleo en las mismas condiciones de antes del ERE. "No pararemos hasta que se cumpla la ley", afirma Gema Gil, una de las convocantes.

Las 'espartanas' se concentraron ayer a la entrada de la factoría de Fuenlabrada, invitando "a todos los madrileños de bien que puedan a acudir a ayudarnos en nuestro grito de Justicia, a todos los medios de comunicación que tengan la dignidad suficiente para mantener la independencia; a todos aquellos políticos que sientan dentro que las cosas pueden hacerse de otra forma y a todos aquellos juristas cansados de plegarse a 'mandatarios invisibles'".

Aurora, una de 'espartanas' de Coca-Cola, compartió su experiencia tras tres años de lucha: "Creía que ya lo había visto todo desde aquel enero de 2013, cuando nos echamos a la calle para sensibilizar a la sociedad de la injusticia que se estaba cometiendo contra nosotros, después de haber ganado el ERE nulo en la Audiencia Nacional; después de pasarnos cinco meses sin cobrar ni ERE ni salario". Su testimonio continúa recordando el campamento precario en plena Navidad para reclamar sus derechos, así como la carga policial el 15 de enero de 2015 que le rompió una pierna. A pesar de que su causa la reconociera la Audiencia Nacional en abril de 2015, la multinacional no la puso en práctica hasta septiembre de ese mismo año e impuso cursos a los trabajadores a más de 40 kilómetros de distancia del centro. "Mientras, las espartanas custodiamos la fábrica, en la que intentaron entrar".

Al fin, los empleados pudieron volver a sus puestos pero 130 trabajadores no entraban. No era la única sorpresa. "Después de decirnos que iba a abrirse un Centro de Organización Industrial y Logística (COI) y volver a mentirnos no sólo a nosotros sino también a la Audiencia Nacional", denuncia Aurora. "Nuestros maridos están sufriendo acoso y eso repercute en su salud y en la familia".

Ahora, las familias se unen de nuevo para exigir un trabajo efectivo. "Solo Coca-Cola será responsable de una huelga de hambre", advierten. Al acto de ayer acudieron varios diputados de Ahora Podemos, entre ellos Irene Montero, portavoz adjunta en el Congreso; Miguel Urbán, cofundador del partido y eurodiputado, y Ana Marcello, diputada por León de la formación morada.

Coincidieron, además, con los trabajadores de la fábrica, que cada lunes, miércoles y viernes realizan paros de unos diez minutos cada hora. Es el inicio de una serie de acciones con las que buscan recordar a la sociedad y al Gobierno que Coca-Cola sigue actuando sin respetar la sentencia del Supremo.

Uno de los motivos de estas movilizaciones es la denuncia de la falta de un trabajo efectivo, es decir, de un desempeño de tareas reales e industriales. "Mi marido es técnico y lo tienen de jardinero, ¿pero de qué si no hay nada allí?", explica a cuartopoder.es Gema, madre de dos niños pequeños. Las familias detallan además que ahora se les ha impuesto el artículo 41 del ET. "Pueden pedir movilidad; mandarles a otro sitio; les quitan los turnos de noche y eso afecta al sueldo", comenta esta mujer de 40 años.

El conflicto en la que es la segunda fábrica más grande de Europa, ahora reconvertida en centro logístico, está pendiente de la decisión de la Audiencia Nacional sobre un posible fraude de ley y estafa procesal por parte de Coca-Cola. "El matiz es si el cambio de funciones entra dentro de la potestad organizativa de la empresa o afecta de manera sustancial a las condiciones de trabajo", detalla Enrique Lillo, abogado de los afectados del ERE de Coca-Cola. "Si prospera nuestra tesis, tienen que reponer las funciones industriales". En caso contrario, el letrado insiste en que seguirán adelante: "Las conversaciones están abiertas pero no para arreglar el problema".

"Si Coca Cola quiere guerra, la tendrá"

"Son ya tres años de estar en la calle, de no verles. La justicia nos apoya pero la empresa se salta las reglas a la torera y aquí no pasa nada. Yo no pago mi hipoteca y me echan. No podemos más. El pan de nuestros hijos está en juego", explica Gema. Una sensación que comparte Ana Isabel, de 49 años y madre de una niña: "Llevamos 34 meses en lucha. Estamos barajando poner un campamento porque es una situación de maltrato psicológico en todos los sentidos", denuncia.

Ambas cuentan lo mismo. Sus maridos empezaron con ganas hace un año pero se enfrentan a diario a no tener calefacción, a que haya ratas en las instalaciones y a ser objeto de vigilancia continua. "Van al comedor y justo se apaga la luz. La semana pasada se les cayó el techo de una de las zonas", dice Ana. "Ellos son personas, no han hecho nada salvo ganar una sentencia", respalda Gema. "Coca-Cola pretende que se cansen y se vayan pero no va a ocurrir ninguna de las dos cosas... Si Coca-Cola quiere guerra, la tendrá", sentencia Ana.

(*) Susana Ye es periodista.
1 Comment
  1. ramón says

    No tomo cocacola nunca y ni siquiera la considero una bebida saludable,en solidaridad con estas mujeres dignas y por las razones arriba aducidas,seguire sin probarla,si esto lo hiciesemos muchos ciudadanos del estado español,de seguro que las cuentas se resentirian,ya sé que se me dira que si esto ocurriese ,peligrarian los puestos de trabajo de muchas embotelladoras…..pero yo lo veo asi

Leave A Reply

Your email address will not be published.