PASCUAL GARCÍA | Publicado: - Actualizado: 2/6/2017 23:03

Miguel Rodríguez, portavoz del sindicato de la estiba.
Miguel Rodríguez, responsable de Comunicación y coordinador de la Zona Canaria de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM). / estibadorescanarios.com

El Congreso de los Diputados vota este jueves el Real Decreto Ley presentado por el Gobierno por el que se modifica el régimen de los trabajadores para la prestación del servicio portuario de manipulación de mercancías. La votación se produce finalmente sin el acuerdo entre las partes, ya que mientras el Ministerio de Fomento afirma que la reforma pretende dar cumplimiento a la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM) responde que la única intención del Ejecutivo del PP es “desregular y precarizar el sector”. Miguel Rodríguez, responsable de Comunicación de CETM, responde a cuartopoder.es, a solo unas horas de la trascendental votación, que confía en que los grupos parlamentarios mantengan su oposición a una reforma sin consenso entre las partes afectadas.

¿Cómo se define desde el punto de vista sindical la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, integrada por la Coordinadora Estatal de Estibadores Portuarios (CEEP) y la Federación Estatal de Trabajadores de los Puertos (FTP)? ¿Es un sindicato de clase?

–  Nos reconocemos como una organización que representa a los trabajadores, en este caso a cerca del 87% de los del sector, cuya razón de ser es la defensa de esos trabajadores y de la propia actividad empresarial. Quizás esa segunda característica nos hace atípicos.

Durante estas semanas de conflicto, algunas informaciones les han presentado como un sindicato que defiende prácticas de nepotismo y de endogamia en el sector.

– El gobierno practica la política del “paquetito del odio”. Utilizaron el mismo argumento con el SEPLA, con los mineros, con los funcionarios… A todos les ponen un etiqueta que repican y repican por todos lados hasta conseguir su objetivo, porque, como todo el mundo sabe, los conflictos se ganan o se pierden, en gran medida, en términos de opinión pública. Es un discurso manido, pero la gente está de vuelta y no nos identifica como un colectivo de privilegiados, sino como un referente. Porque la gente sabe que el trabajo en los puertos, desde hace décadas, ha sido una actividad penosa, que nadie quería y que, por lo tanto, hacía la gente humilde, cuyos hijos, después, también trabajaban en la estiba. Parece que a nadie le interesa recordar eso ahora. Además, la tecnología ha introducido cambios sustanciales, porque en la actualidad se necesita una capacitación, una formación de alto nivel. Hay que superar unas pruebas de selección. ¿Por qué entran los hijos? La singularidad en nuestro caso es que en los puertos se producen puntas de trabajo regularmente y hay ETTs que contratan en ocasiones a esos hijos de estibadores una o dos veces al mes, lo que, al final, acaba también puntuando en una convocatoria de empleo para el ingreso. Más del 50% de los trabajadores contratados no tienen vinculación familiar alguna con la estiba.

Quizás el problema es que los estibadores conservan derechos que ya se han perdido otros colectivos.

“Son derechos conquistados. Nadie nos ha regalado nada”

– Son derechos conquistados a lo largo de la historia y que están recogidos en los convenios del sector. Nadie nos ha regalado nada, sino que hemos acordado en cada momento la situación con las empresas, porque, por cierto, ni somos funcionarios ni lo hemos sido nunca.

También se les ataca diciendo que disfrutan de unas condiciones salariales privilegiadas.

– Nuestras condiciones están pactadas con una empresa privada y todavía no he conocido ninguna que pague ese tipo de salarios a trabajadores que no les son rentables. Nuestra condición económica está directamente relacionada con la productividad a destajo. De tal manera que nosotros cobramos más si trabajamos más cada jornada o más jornadas a final de mes. Nuestro trabajo se ajusta a la actividad que tiene la empresa en cada momento.

¿Y disfrutan de una situación de privilegio respecto a otros países europeos, como también se ha dicho?

– En Europa hay 22 países que tienen puertos y, de ellos, 15 tienen regulaciones específicas y concretas para la estiba. 13 de ellos tienen registros especiales que garantizan y regulan que los trabajadores que habitualmente desempeñan la actividad tienen prioridad para ser contratados.

¿Y entonces, cuál es el propósito de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)?

– Nosotros no cuestionamos la aplicación de la sentencia, a la que hay que dar cumplimiento, y sobre la que nosotros presentamos desde el minuto uno una propuesta pactada con las empresas para que el Gobierno la trasladara a una ley y la llevara a la Unión Europea, por supuesto, dando solución a las condiciones de la sentencia: que las empresas estuvieran voluntariamente en las sociedades de gestión portuaria y que no tuvieran obligación de contratar con prioridad a los registrados y que a los trabajadores que llegaran nuevos al sector se les exigiera la misma preparación y capacitación.

Lo que cuesta entender es que el Gobierno desatendiera una propuesta pactada entre ustedes y las empresas y optara por el conflicto.

“El Gobierno no está atendiendo
a los intereses
del sector”

– El Gobierno no está atendiendo a los intereses del sector ni dando cumplimiento a la sentencia, sino aprovechándose de ella para desregular, despedir al colectivo y poder así facilitar la venta de las terminales que ahora mismo gestiona Noatum, una empresa que pertenece al fondo de inversiones internacionales de J.P. Morgan, que ha comprado en España cinco terminales y que tiene un acuerdo para venderlas siempre que no estén los estibadores en medio. Entran, compran, degradan las condiciones y venden…

Esto es, hacer con la estiba lo mismo que se ha hecho con el resto de sectores.

– Desregular el sector para que quien quiera trabajar en él lo haga en situaciones pésimas. Lo mismo que han hecho con otros colectivos que tenían convenios decentes y condiciones de trabajo dignas. Desregular y precarizar.

El Gobierno ha dicho hasta el último momento que quería un acuerdo e incluso presentó ayer una propuesta con medidas concretas para la recolocación de la totalidad de los trabajadores y otras medidas, como prejubilaciones.

– Lo que había convocada era simplemente una reunión de asesores. Llevamos semanas pidiendo una reunión y el miércoles a las dos de la tarde informan de que van a asistir a una reunión en la que sabían que no iban a estar los representantes de los trabajadores, solo los abogados, y se descuelgan diciendo que van a garantizar los puestos de trabajo. Eso es mentira. El gobierno miente como un bellaco solo para presentarse ante la opinión pública y ante los grupos de la oposición como el negociador y situar a la contraparte en la posición del que rechaza el acuerdo.

Este jueves se vota en el Congreso el Real Decreto Ley presentado por el Gobierno. ¿Qué esperan que ocurra?

“Esperamos que
los grupos políticos mantengan la misma posición que han tenido hasta ahora”

– Esperamos que los grupos parlamentarios de la oposición mantengan la posición que han defendido hasta ahora contraria a la modificación unilateral de un sector que obtiene año tras año grandes resultados. No tenemos ninguna duda de que votarán en contra de una reforma que solo beneficia a terceros.

¿Y eso en qué escenario nos sitúa de cara al día después?

– Vamos a ser prudentes y esperar a la votación antes de valorarlo. En función del resultado de esa votación se decidirá si se mantienen los paros aún convocados en los puertos, que comienzan el viernes, y posibles nuevas reuniones para seguir negociando. Lo veremos.

La oposición se une para tumbar el decreto de reforma de la estiba (Información y vídeo).

Artículos Relacionados

  • juanjo

    Es fácil averiguar en aras de quienes exigió la UE acabar con los monopolios nacionales.

    La telefónica era la única empresa española de telecomunicación.
    ..
    Mientras que ahora las telecomunicaciones españolas son que un holigopolio formado por 4, 5 o 7 colegas y amigotes fieles entre ellos, bien unidos entre si y cada vez más millonarios.
    ….Y las comunicaciones mucho más caras.

    Y dígase otro tanto de las gasolinas
    ..
    y de la luz, y del gas´, etc.
    ….
    y al parecer otro tanto de lo mismo va a suceder con los estibadores.
    ….
    Pero, en definitiva, ¿qué hemos salido ganando el común de los españoles y españolas con la desaparición de los monopolios, que, al fin y al cabo, eran controlados por el gobierno?
    ..
    ¿Acaso no han supuesto la pérdida de OTRO patrimonio común en aras de los intereses de unos pocos?
    …..
    ¿Por qué no pueden subsistir los monopolios estatales?

    ¿Por qué los han convertido en holigopolios en manos de colegas y amigotes privados? .

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend