Carmena y Colau exigirán a Fomento que regule el precio de los alquileres

1
El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, y los responsables de Urbanismo y de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz y Josep María Montaner en las jornadas municipalistas
El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, y los responsables de Urbanismo y de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz y Josep María Montaner en las jornadas municipalistas. / Podemos Madrid (Twitter)

Podemos Madrid ha organizado este fin de semana sus primeras jornadas municipalistas, punto de partida de la estrategia que busca revalidar el Gobierno de Ahora Madrid en las elecciones municipales de 2019. En este encuentro, los gobiernos de la capital y de Barcelona han acordado exigir al Ministerio de Fomento que tome medidas para regular los precios del alquiler, que se han disparado en ambas ciudades en los últimos meses llegando a máximos históricos – un 15,9% de media en España en 2016 – como consecuencia del fenómeno de gentrificación, que incrementa el nivel de vida en los barrios de las grandes ciudades y desplaza a las clases populares. Como punto de partida, pretenden que se deroge la modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) de 2013, que flexibiliza las condiciones de arrendamiento, y se regrese a la legislación anterior.

En estas jornadas el concejal del Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, y los responsables de Urbanismo y de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz y Josep María Montaner, debatieron sobre estrategias para frenar la gentrificación en los centros urbanos de Madrid y Barcelona, que conlleva la expulsión de los residentes. Ante la incompetencia de ambos consistorios para legislar en este sentido, exigirán a Fomento que impulse medidas para garantizar el derecho a la vivienda. En este sentido y como primer paso, consideran que es imprescindible revisar la LAU de 2013 para facilitar la prórroga de los contratos de alquiler desde los tres años de ahora hasta los cinco, como mínimo, tal y como marcaba la norma anterior. Al estirar estos plazos, el incremento del coste tardaría unos años más en aplicarse y se pondría un freno a la subida de de precios, han explicado a cuartopoder.es fuentes del consistorio madrileño.

Publicidad

De este encuentro entre representantes de ambos ayuntamientos, ha nacido un grupo de trabajo con representación política y técnica de ambas ciudades que pretende dar “una solución coordinada” a “una situación de emergencia insostenible”, y que pretende reunirse, como mínimo, una vez al trimestre. El objetivo es “poner sobre la mesa la experiencia de cada una de ellas, analizar las herramientas desarrolladas para abordar la situación y anticiparse a futuras situaciones problemáticas”. En Barcelona y Madrid el año pasado se alcanzaron máximos históricos en los precios de alquiler, con subidas del 16,5% y del 15,6%, respectivamente.

Siguiendo el ejemplo de otras ciudades europeas como París o Berlín, que ya han tomado medidas para poner freno al incremento de los precios de alquileres, los consistorios de ambas ciudades también reclamarán al Estado un aumento de la inversión en vivienda, ya que, según denuncian, en los últimos 10 años “son los Ayuntamientos quienes están haciendo el mayor esfuerzo en esta materia, mientras que el Estado ha reducido un 70% la inversión”.

En el caso de que la Administración central no quiera tomar cartas en el asunto, ambas ciudades proponen asumir sus competencias para dejar de tener las manos atadas y poder aplicar medidas encaminadas a “controlar las subidas indiscriminadas de los precios”. Madrid y Barcelona también convocarán un encuentro internacional el próximo otoño que tendrá el objetivo de “compartir estrategias contra la gentrificación, que tiene como consecuencia la expulsión vecinal y comercial de los barrios por motivos económicos".

De manera unilateral, el Ayuntamiento de Madrid ha dictado una Instrucción Urbanística que no permitirá la sustitución del uso residencial por los hospedajes turísticos, responsabilidad de empresas como Airbnb, en los patios de manzana de los antiguos ensanches de los distritos de Centro, Arganzuela, Retiro, Salamanca, Chamberí y barrio de Argüelles, dado que muchos de de estos edificios encuentran fuera de ordenación. La medida quiere evitar el progresivo incremento de este negocio turísico en la almendra central, tanto en el casco antiguo de la ciudad como en las manzanas típicas de los antiguos ensanches estos distritos.

(*) María F. Sánchez es periodista.
1 Comment
  1. James Rodriguez says

    fantástica iniciativa, y muy necesaria… electoralmente, puede significar muchos miles de votos de jóvenes y trabajadores precarios

Leave A Reply

Your email address will not be published.