CONFLICTO LABORAL / Tras dos días de paros, sigue sin haber acuerdo con el Ayuntamiento que dirige Ada Colau

Los trabajadores de Metro de Barcelona vuelven a la huelga

0
Metro de Barcelona
Imagen de archivo de los andenes llenos en el Metro de Barcelona durante una jornada de huelga. / Efe

BARCELONA.- El pasado 24 de abril un 95 por ciento de la plantilla de Metro de Barcelona secundó los paros de dos horas por turno laboral. La huelga convocada es indefinida y se repetirán los paros todos los lunes no festivos hasta que haya acuerdo. Por ello, el pasado 1 de mayo, festivo, no se llevó a cabo la protesta y el 8 de mayo, sí. Este lunes, día 15, volverán los paros, ya que desde la semana pasada no ha habido reuniones entre el Comité de Empresa y la empresa Transportes Municipales de Barcelona (TMB). La mediadora, la Conselleria de Treball, no ha citado a las partes.

Publicidad

Las negociaciones están encalladas y el problema para el ejecutivo de Ada Colau con estos trabajadores sigue, un conflicto que se dejó notar ferviertemente el año pasado, durante el multitudinario World Mobile Congress, cuando la huelga colapsó la ciudad. Las posiciones siguen distantes. Para Pere Ramón, presidente del comité de empresa, de la CGT, la actitud del gobierno de Barcelona En Comú con los trabajadores no es acertada.

Publicidad

“A nivel de gestores políticos están haciendo lo que hizo CIU o el PSC y, con sus declaraciones, están haciendo que el pasaje se enfrente a los propios trabajadores”, advierte Ramón, recordando que “el año pasado Colau dijo que se iba a hacer una mesa empresarial de reuniones de seguimiento entre Ayuntamiento, dirección y comité de empresa y nunca se ha realizado, politizaron el conflicto y ahí quedó eso”. “Es lamentable, porque ellos mismos se autoproclaman progresistas y no dejan de machacar a los trabajadores”, valora el sindicalista.

Por su parte la edil de Barcelona En Comú y presidenta de TMB, Mercedes Vidal, asegura a cuartopoder.es que “las condiciones de Metro son dignas y tienen que continuar siéndolo y esa nuestra preocupación desde que hemos negociado el convenio, pero no es nuestra única preocupación, estamos recuperando el mantenimiento de Metro, vuelven a haber obras porque hemos puesto dinero en este espacio”. Para Vidal es “difícil de entender” por qué siguen estas convocatorias. “Es un convenio que no propone ningún tipo de recortes ni privatización, que está proponiendo salir de esa situación de congelación del salario y mejoras en la contratación, vacaciones, permisos, excedencias, maternidad, etc”, explica.

La asamblea de trabajadores de Metro decidió ir a la huelga por los siguientes motivos: pedir que cumplan los pactos a los que llegaron en julio pasado y que, según los trabajadores en conflicto, no se están cumpliendo, y llegar a un convenio colectivo en base a lo que reclama la asamblea de trabajadores. Entre estas reclamaciones está el “volver a internalizar trabajos que la empresa está externalizando, sobre todo en mantenimiento en vías, catenarias…”. “Esto afecta en plantillas y a la calidad y seguridad del servicio, se dan muchos trabajos a empresas externas que luego tiene que revisar y reparar la empresa interna”, asegura Ramón a este medio. Vidal no está de acuerdo con esta afirmación: “Hay obras que se han contratado, a través de los mecanismos adecuados, y diferentes empresas hacen esas obras, pero no es el mantenimiento ordinario. Todo lo que pueda internalizarse tenemos el compromiso de hacerlo y en eso estamos”.

Otra reclamación para el convenio colectivo es que se cumpla el convenio de 2004 en lo relacionado a los agentes de atención al cliente, antes jefe de estación, que tienen piezas de tren, pero también de estación. “La empresa lo está incumpliendo y la Inspección de Trabajo nos ha dado la razón”, asegura Ramón. Algo similar ocurre con los mandos de los centros de control de la red del suburbano. También reclaman mayores medidas para la conciliación de la vida laboral con la personal y familiar y una mejora de salarios. A esto último el Ayuntamiento asegura que se ve limitado por la Ley General de Presupuestos del Estado.

Tampoco hay acuerdo en relación a las trabajadoras gestantes y lactantes. “Queremos que las mujeres embarazadas tuvieran una mayor protección, después de 11 reuniones con un gobierno progresista no hemos llegado a una entente”, relata el presidente del comité de empresa. Sin embargo, Mercedes Vidal, asegura que “TMB tenía unas condiciones muy buenas para las mujeres gestantes, y ahora hay márgenes de mejora. Este tema, que como mujer me preocupa mucho, no es un conflicto”.

Otro aspecto que preocupa a los trabajadores es su reclamación de un aumento de plantilla. Eso se deja ver en otras consecuencias. “El pacto de julio marcaba el pase de tiempo parcial a tiempo total, los prejubilados trabajarían un 25 por ciento del tiempo y otra persona contratada parcialmente por el 75 por ciento”, describe Ramón. “Queremos que un trabajador de tiempo parcial pase a tiempo completo cuando se jubila una persona a tiempo completo”, añade

Vidal argumenta al respecto que “hemos aplicado un plan de aumento de la contratación desde el pacto de julio del año pasado, para adelantar el aumento salarial y la contratación. Se incorporó un complemento del sueldo y se incrementó la plantilla”. Pero Ramón lo niega. “En julio se llega a un acuerdo de personas que iban a pasar a tiempo total, pero llega 2017 y no se hace, es un incumplimiento de algo que han firmado en menos de un año”, afirma.

Prosiguen, pues, los desencuentros entre los trabajadores de Metro y la empresa, TMB, y el Ayuntamiento. Un conflicto que ya dura demasiado tiempo y que supone un problema de primer orden para el Ayuntamiento de Colau que ve cómo los lunes se saturan los andenes de las principales estaciones de la ciudad. Vidal es consciente de que las negociaciones son complicadas: “TMB es una empresa muy compleja y, buscando estadísticas de huelgas, he visto que desde 1990 ha habido más de 350 jornadas de huelga”. “Nunca ha sido fácil llegar a acuerdos en TMB, pero igual que en otras ocasiones, acabaremos llegando  a un acuerdo”, añade. “Somos un gobierno que se preocupa por las condiciones laborales y salariales de los trabajadores de Metro, tienen que ser dignas”, asegura. De momento, mañana, los trabajadores vuelven a la huelga.

Leave A Reply

Your email address will not be published.