Los jubilados apuntan más alto: incluyen en sus reivindicaciones críticas al nuevo producto de pensiones de la UE

Los jubilados vuelven a las calles el día 15 y 16 de abril, en dos convocatorias diferentes. En realidad, no se han ido nunca. Todas las semanas hay alguna concentración para reivindicar unas pensiones más dignas. Los convocantes tienen claro que es una carrera de fondo y le recuerdan al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que las promesas vinculadas a los presupuestos, y pactadas con Ciudadanos, no son suficientes para desmovilizarles. Quieren reformas profundas: “Se han asustado ante el enorme poder de convocatoria y han ofrecido el chocolate del loro”, explica Cristóbal Ráez, portavoz de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones. Y como muestra de que siguen activos y vigilantes, la coordinadora ha añadido un punto más en sus reivindicaciones: el rechazo al producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP) de la Comisión Europea.

En esta ocasión, también habrá dos convocatorias distintas en dos días diferentes que tendrán réplicas en toda España. Por un lado, las de UGT y CCOO, que se manifestarán el domingo 15  a las 11,30 horas desde Neptuno a Sol, para acabar con “un índice de revalorización y un factor de sostenibilidad destinados únicamente a recortar las pensiones” y para pedir que se garantice un sistema “viable y sostenible”. Por otro, saldrá la Coordinadora de pensionistas, que ha citado a los jubilados el día 16 de abril a las 12h. en la plaza de Neptuno.

Anuncio

Publicidad

REPORTAJE |  “Rebeldes a los 70: la lucha por las pensiones dignas lanza a los jubilados a la calle”

En esta ocasión, el portavoz de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones advierte de que su convocatoria tiene una novedad. A sus reivindicaciones habituales han añadido críticas al proyecto para un producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP), diseñado por la Comisión Europea, que, en su opinión, “propone desgravaciones fiscales para las rentas más altas, las que pueden invertir en planes de pensiones privados, y alienta la creación de activos financieros tóxicos”. Con este “nuevo tipo de pensión individual voluntaria”, la Comisión pretender dar “a los ahorradores más opciones cuando guardan dinero para la jubilación”, según explicó el organismo en un comunicado

ticketea

La Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones teme que sea un nuevo intento de facilitar el desarrollo de los sistemas privados de pensiones y, por eso, han anunciado que llevarán a los ayuntamientos de todo el país mociones en contra de esta medida, con la pretensión de que lleguen hasta la Comisión Europea y el Parlamento. 

Las zanahorias de Rajoy

Tras la masiva acogida de las convocatorias del 22 de febrero y el 17 de marzo, el Gobierno ha incluido en los Presupuestos Generales del Estado una subida de un 3% de las pensiones mínimas, entre otras mejoras, un aumento que los pensionistas celebran. Sin embargo, no es suficiente, ya que consideran que son “zanahorias” y no solucionan el problema estructural. Por el contrario, puede ser un intento del Ejecutivo de desmovilizarles. En un comunicado, la Coordinadora de pensionistas recuerda que “en el año 2018, más de la mitad de las pensiones perderán poder adquisitivo”, solo “el 25% de las pensiones de viudedad se beneficiará de la subida anunciada” y “300.000 pensiones de viudedad que no llegan a los 65 años no tendrán subida alguna”.

CRÓNICAS |  El 0,25 es una mierda”: los pensionistas tienen un mensaje para Rajoy”

“Además, aún no están los presupuestos aprobados”, recuerda, con prudencia, Ráez. El Gobierno no ha abordado los puntos centrales de sus peticiones: la vinculación de la subida de las prestaciones al IPC, desterrando el 0,25% que tanto les ha indignado, la derogación de la reforma de las pensiones de 2011, aprobada por Rodríguez Zapatero, y de la de 2013, aprobada por Mariano Rajoy, y el factor de sostenibilidad que entrará en vigor en 2019, entre otras muchas cosas. 

Publicidad