Más allá del ruido: beneficios de la ciudadanía madrileña por la Economía Social y Solidaria

  • El 97% de las contrataciones del Ayuntamiento de Madrid son públicas, 20 veces más que en la Comunidad
  • Hablamos con distintas cooperativas que trabajan con el Ayuntamiento de Madrid

Cada vez se nota más que nos acercamos a un nuevo año electoral. Probablemente este año tengamos elecciones andaluzas, quién sabe si también valencianas, y el año que viene europeas, autonómicas en la mayoría de comunidades y municipales. Los reproches entre partidos suben de tonalidad. En algunos casos, la guerra sucia y la intoxicación mediática se hace más evidente que en otras. El ruido, quizás los nervios ante los pronósticos que hacen algunas encuestas.

Llevamos semanas, meses, leyendo en algunos medios las acusaciones de la derecha al gobierno municipal de Ahora Madrid sobre una supuesta “red clientelar” en el proceso de contrataciones del Ayuntamiento de la capital. El pasado lunes, el grupo municipal del PP presentaba una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción acusando al Consistorio de “tráfico de influencias” en adjudicaciones de contratos y subvenciones a empresas mayoritariamente de economía social. Los conservadores cifran en 20 millones de euros el gasto público “sospechoso” en este sentido. Desde el equipo de Manuela Carmena, apelan a los hechos y niegan la mayor. Aseguran que esta denuncia terminará en nada.

El concejal de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, no se ha cansado de repetir durante este tiempo que, por el contrario, el Ayuntamiento vive “un momento especialmente dulce de la contratación madrileña”. García Castaño apela a los datos: “Estamos más que duplicando, esperamos triplicar pronto el número de contratos abiertos, nunca ha habido más competencia ni concurrencia en la contratación pública que en este momento”. “El PP lleva tiempo con insinuaciones y ataques que no se sustancian en nada”, asegura el edil madrileño.

“Hemos hecho una normativa de transparencia que va mucho más allá de la Ley de Transparencia; antes sólo sabíamos la cantidad de contratos menores total por área, ahora hacemos que se conozca el contratista, la fecha, el objeto, se publican todos en el portal de transparencia, en el portal de contratos, se pueden fiscalizar en la Comisión de Contrataciones…”, responde García Castaño, asegurando que “en el Ayuntamiento hay más transparencia que nunca y más que en otras administraciones”.

“Acabamos de aprobar el nuevo modelo de control interno, hemos aprobado la creación de la Oficina Antifraude que dirige Carlos Granados, hay más control que nunca”, enumera el responsable de las cuentas madrileñas, que añade: “Haremos público el Plan Anual de Contratación con antelación, para que las empresas sepan con previsibilidad lo que va a contratar el Ayuntamiento el próximo año”. En una entrevista con cuartopoder.es, el propio García Castaño recordaba: “En contratos menores, estamos en en una cantidad semejante a lo que había antes, un porcentaje residual del presupuesto, un 0,47%”. También comentaba que, de las contrataciones del Ayuntamiento, un 97% son públicas, “hay 20 veces más contratos fuera de concurrencia en la Comunidad que en el Ayuntamiento”.

Ejemplos madrileños

En cuartopoder.es, hablamos con algunas de las empresas que han concurrido a concursos públicos o subvenciones y que han sido contratadas y seleccionadas por el Ayuntamiento de Madrid para que desarrollen algunos servicios. Ante el ruido, veamos en qué se gasta parte de su dinero el Consistorio de Carmena. César Gómez nos cuenta que Heliconia, una cooperativa que presta servicios socio-ambientales, ganó un concurso público para el suministro y mantenimiento de los huertos de Madrid. “Como en cualquier ayuntamiento, como no se  sabe qué intervenciones serán, se hace un acuerdo marco para cuatro años”, explica Gómez, que añade que, en Madrid, se encargan de “todos los huertos escolares de colegios públicos y privados que, previamente, se adscriben a una lista de Medio Ambiente de Madrid”.

Ayuntamiento-de-Madrid-1
Ayuntamiento de Madrid. / EFE

Además, el de Heliconia se muestra muy orgulloso: “Ganamos un concurso público en el que concurríamos junto a grandes empresas, y todo fue muy transparente”. “Tenemos también un acuerdo menor con la Junta de Distrito de Moratalaz de intervención socio-educativa”, relata a este periódico. Heliconia pertenece a un grupo empresarial, una cooperativa de segundo grado, que se llama Tangente. “Somos empresas que hace cinco años nos unimos bajo la fórmula jurídica de economía social, somos todas empresas pequeñas que trabajamos en el campo de la economía social y solidaria”. En Tangente, se ofertan distintos servicios, a veces una empresa no trabaja en unos y  en otros sí. Tangente trabaja con una gran disparidad de entidades y administraciones, entre ellas, también, la Comunidad de Madrid.

Además, ante el ruido sobre la economía social y solidaria, cabe recordar que la mayoría del ámbito cooperativo pertenece a redes de empresas y cooperativas como REAS o Cooperama. “Son redes representativas, igual que muchas empresas pertenecen a la CEOE”, aclara Gómez, que describe algunas de las acciones que realizan: “Somos una consultoría socio-ambiental, trabajamos el ámbito ambiental y el desarrollo de parques agrarios y tejido agrícola en el periurbano de Madrid”. Llevan a cabo medidas de transición a lo ecológico, trabajan con nuevos agricultores y desarrollan circuitos propios de distribución, para que los alimentos no tengan que pasar por intermediarios. No sólo trabajan en Madrid, también en Fuenlabrada, Rivas o Ciempozuelos. “Constituimos parques agrarios, damos soporte técnico para cada proyecto”, añade.

Además, trabajan la conservación y mantenimiento de jardines. “Dábamos formación a través del Servicio Regional de Empleo, cuando estaba activo, formación en paisajismo, jardinería, agricultura ecológica, además, como consultoría social, trabajamos desde la responsabilidad social para empresas y para colegios, por ejemplo, impartimos talleres de género y contra la violencia machista”, prosigue Gómez.

La cooperativa Garúa tiene un contrato pequeño con escuelas infantiles, por el cual realizan un acompañamiento del modelo de alimentación escolar hacia lo ecológico y saludable. Entre otros, pusieron en marcha el proyecto de referencia en la Comunidad de Madrid, los tres colegios de la Fundación FUHEM. Su trabajo recibió un premio de la Obra Social La Caixa hace tres años. También desarrollan otro proyecto con la Fundación Daniela.

“Hay un acompañamiento directo a escuelas infantiles, ayudamos a encontrar proveedores de alimentación ecológica, a cambiar los menús, hacemos sensibilización con las familias y comunidad educativa”, nos cuentan. También fomentan la creación de grupos de consumo en los propios centros educativos para que las familias tengan una mayor accesibilidad a un consumo ecológico y saludable. Destacan el impacto que tiene esta educación en la alimentación en los menores: “Cuando son más pequeños, es más fácil crearles hábitos saludables, jugando con las texturas o sabores de los alimentos, con las formas de cocinar…”

Mares Madrid es un proyecto de transformación urbana a través de la economía social y solidaria que busca fomentar iniciativas productivas y cambiar la ciudad incidiendo en cinco sectores: movilidad, alimentación, reciclaje, energía y cuidados. Hablamos con Laura Tejado, quien nos cuenta que su trabajo con el Ayuntamiento no está relacionado a través de un contrato, sino a través de una subvención europea que ganaron en un concurso en el que se presentaban 300 proyectos de entidades en colaboración con sus respectivos ayutamientos. De esta manera, MARES recibe 4,8 millones de euros de la Comisión Europea y 1,2 del Ayuntamiento.

Como decíamos, su proyecto busca la transformación urbana a través de la economía social y solidaria, “un proyecto que tiene varias capas y que llega hasta la formación de empleo en estos parámetros”. “Partimos de una hipótesis de partida, en épocas de crisis, las ciudades desarrollan técnicas de supervivencia, resiliencias”, nos explica Tejado. “En primer lugar, hacemos un mapeo de estas iniciativas de resistencia que funcionaban en los barrios, estudiamos las competencias que tiene la gente para poner en marcha un proyecto económico”, cuenta Tejado, que añade: “A partir de ahí, se les asesora y acompaña para que estas iniciativas ciudadanas se conviertan en empresas y cooperativas para desarrollar esas funciones, ponemos a su disposición nuestro personal especializado y adaptado”. Esta semana, la comisaria europea de Política Regional, Corina Cretu, ponía en valor la “reconocida capacidad de ofrecer asesoramiento y formación” de MARES.

La Economía Social y Solidaria, según explica el Ayuntamiento de Barcelona en su página web, es “un conjunto de iniciativas socioeconómicas, formales o informales, individuales o colectivas, que priorizan la satisfacción de las necesidades de las personas por encima del lucro”. “Actúan orientadas por valores como la equidad, la solidaridad, la sostenibilidad, la participación, la inclusión y el compromiso con la comunidad, y, también, son promotoras de cambio social”, añaden. El año pasado conocíamos que la Economía Social y Solidaria genera ya un 8% del PIB español. Los ayuntamientos del cambio son punta de lanza en fomentar este modelo de generar riqueza y empleo de una forma sostenible, con valores sociales y de equidad de género.

Publicidad