El enésimo problema de la Seguridad Social: el fraude de los falsos autónomos deja de ingresar 592 millones

Menos dinero para las arcas públicas además de un recorte en los derechos laborales. Son las dos alertas conjuntas que se lanzan desde la unión de autónomos UATAE tras estudiar los datos de la EPA. Cifran en 592 millones de euros la cantidad de dinero que las arcas de la Seguridad Social están dejando de ingresar a causa del fraude de los falsos autónomos: la figura que evita la contratación, que el empresario no pague cotización de la Seguridad Social y solo se ingrese la que recae en el trabajador.

Publicidad

Alertan de que el fraude de los autónomos no para de crecer. UATAE stima en 225.000 los falsos autónomos actualmente, 15.000 más que el año pasado. La unión de autónomos alerta de que esta figura “supone una reducción de los gastos de empleabilidad para las empresas defraudadoras, ya que los falsos autónomos pagan su propio coste de contratación, no tienen paro ni baja laboral, no tienen vacaciones”.

Publicidad

También advierten de la reducción en los derechos de los trabajadores, puesto que “pueden despedirlos sencillamente dejando de llamarlos ya que no pueden adscribirse a ningún tipo de convenio colectivo”.

Alertan de que la cantidad “que dejan de ingresar en las arcas públicas puede ser mayor”, puesto que está calculado sobre una base de cotización más común y una cuota mínima (275€). Estas cifras podrían ser aún mayores debido al “gran número de personas que se acogen a la tarifa plana siendo falso autónomo y no cotizando por la mínima”.

“Si queremos atajar definitivamente el fraude, la transformación del régimen de autónomos que llevamos tantos años reclamando debe dotar a los autónomos de derechos, protegerlos frente a los abusos: que dejen de ser la figura idónea para el fraude”, ha declarado María José Landaburu, secretaria de UATAE.