El “trabajo decente”, el objetivo de desarrollo con peor resultado en 100 ciudades españolas

De los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) analizados en 100 ciudades españolas el que obtiene el peor resultado es el relativo al “empleo, trabajo decente y crecimiento económico”. Es una de las conclusiones del estudio elaborado por la Red Española de Desarrollo Sostenible (REDS) y presentado este martes en Madrid. No todos son motivos para el pesimismo: la “salud y el bienestar” y el objetivo de “paz, justicia e instituciones sólidas” son los que mejores puntuaciones logran en esta foto sobre los municipios españoles.

Número de ciudades por ODS y rango. / REDS
Número de ciudades por ODS y rango. / REDS

Publicidad

El documento, titulado ‘Los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 100 Ciudades’ se ha presentado en la sede de la Federación Española de Municipios y Provincias y tiene por objetivo examinar el cumplimiento de  la Agenda 2030 en las ciudades, una idea importada de Estados Unidos e Italia. Se ha tomado como referencia las ciudades de más de 80.000 habitantes y doce áreas metropolitanas. Entre los 17 objetivos medidos están el fin de la pobreza, el hambre cero, el agua limpia y el saneamiento, “industria, innovación e infraestructura”, acción por el clima o vida submarina, entre muchos otros.

Publicidad

Coloreando un mapa en el que el verde representa los objetivos cumplidos y el rojo los peores resultados, las ciudades suelen teñirse de colores intermedios como el amarillo y el naranja, que indican que están a medio camino en la consecución de estos logros de bienestar. Victoria-Gaztériz o San Sebastián se encuentran entre las más cumplidoras, al igual que otras como Alcorcón, Pamplona o Sant Cugat del Vallés.

Mientras el indicador de “salud y bienestar” da los mejores resultados gracias a la “calidad del sistema sanitario español” y al modelo urbanismo mediterráneo, diseñado para dar soporte a la vida social, no hay ninguna de las ciudades analizadas que tenga el semáforo en “verde” con respecto a la calidad del empleo. Tal y como ha explicado la responsable del informe, Inés Sánchez de Madariaga, estos malos resultados tienen que ver con el paro estructural: “La situación del país se refleja en la ciudad”.

Para valorar la calidad del “trabajo decente y el crecimiento económico”, se han tenido en cuenta la accidentalidad laboral, la tasa de desempleo (general, juvenil y de larga duración) y el PIB. Algeciras, Badajoz, Ceuta, Ciudad Real, Córdoba, Jerez de la Frontera o Toledo son algunas de las ciudades que tienen en rojo este indicador.

Entre los indicadores en los que ninguna ciudad ha alcanzado el mejor rango también están la “industria, innovación e infraestructura” y “ciudades y comunidades sostenibles”, dos aspectos a mejorar en todos los núcleos urbanos. Sorprendentemente, solo una ciudad de las cien analizadas alcanza el nivel óptimo en “igualdad de género”: Bilbao.

En este primer estudio, los investigadores han tenido que enfrentarse a la falta de datos oficiales, actualizados y fiables en algunos parámetros. Sin embargo, puede ser útil para hacer una panorámica general sobre los objetivos de desarrollo en las ciudades españolas.