El rostro del empleo mal pagado: femenino, joven y extranjero

  • Uno de cada cuatro jóvenes trabajadores está cobrando por debajo del salario mediano establecido

El 40% de los jóvenes de entre 16 y 34 años cobra un salario bajo, según se desprende de los últimos datos publicados por el INE sobre calidad de vida y calidad del empleo actual. Los trabajos mal pagados tienen un rostro muy definido: son mujeres, jóvenes y de nacionalidad extracomunitaria.

La realidad de los trabajadores pobres afecta con especial incidencia al mercado laboral español. De hecho, España es el séptimo país con mayor proporción de trabajadores pobres. El 15% de quienes tienen un trabajo están en riesgo de pobreza, según los últimos datos publicados por la OCDE.

Publicidad

El salario bajo está determinado por ser menor de los 2/3 del salario bruto por hora mediano (algo más de 16.000 euros para mujeres y 21.000 euros para hombres). En el caso de los jóvenes comprendidos entre los 16 y los 24 años la proporción de salarios bajos sube hasta el 50%; en el caso de los jóvenes entre 25 y 34 años, la cifra se queda en el 26%, lo que implica que uno de cada cuatro jóvenes trabajadores esté cobrando por debajo del salario mediano establecido.

Publicidad

La panorámica muestra una realidad muy distinta en cuanto a división por sexos. Mientras que el 11,5% de los trabajadores sufre salarios bajos, la proporción sube hasta el 22% en el caso de las trabajadoras. Además, en ambos casos, la cifra se ha mantenido similar en los últimos años: al inicio de la crisis, en 2008, el porcentaje de mujeres con salarios bajos era de un 25,7%. En el caso de los hombres, incluso en el inicio de la crisis la proporción era algo inferior a la actualidad, con un 11,3%.

Algo de lo que ya han advertido algunas organizaciones, como Oxfam Intermon, quienes recientemente han alertado de que en España se encuentra la tasa más alta de Europa de riesgo de pobreza laboral de las mujeres migrantes: una de cada tres está en riesgo de pobreza.

La nacionalidad, factor clave

La precariedad según la nacionalidad de los trabajadores y trabajadoras es otro de los factores que el estudio publicado por el INE desvela. Mientras que entre la masa de trabajadores de nacionalidad española la proporción de salarios bajos alcanza a un 16%, en el caso de nacionalidad extracomunitaria la cifra se eleva al 35%. Entre los extranjeros con nacionalidad comunitaria, la baja calidad de los salarios afecta a una cuarta parte (25,4%).

Unos resultados similares si se tiene en cuenta el factor educativo. Entre aquellos con estudios primarios, los salarios bajos afectan con mayor virulencia. En concreto, según los últimos datos facilitados por el INE, el 22,4% de los trabajadores con estudios primarios sufre las consencuencias de obtener salarios inferiores. La proporción baja a un 17% entre aquellos con estudios secundarios y, por último, a un 5% entre aquellos con estudios universitarios y doctorados.