La "inminencia" del Estatut y la renovación del Constitucional en octubre

4

En octubre viene el Papa y después hay elecciones catalanas. Pero además, en octubre termina el mandato de los cuatro miembros del Tribunal Constitucional elegidos por el Congreso de los Diputados. Ante ese calendario, algunos dirigentes del PSOE y destacados miembros de la  Comisión Constitucional del Congreso son partidarios de que el tribunal no precipite su veredicto sobre la eventual inconstitucionalidad de una treintena de artículos del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

En los últimos seis meses de los 36 transcurridos desde que el PP y el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, presentaron sus recursos de inconstitucionalidad contra el Estatuto, muchos medios de comunicación han publicado que la sentencia era “inminente”. Ahora, para los socialistas consultados, “esa inminencia puede esperar”. Y no sólo porque el veredicto suponga un varapalo al PSOE, deteriore más la imagen del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que pactó con Artur Mas los artículos y expresiones más polémicas del Estatuto o porque conceda una ventaja apreciable para el PP que le permita aglutinar la mayor parte del voto españolista en las elecciones catalanas, sino también la propia credibilidad de la institución.

Algunos expertos consultados, como el portavoz socialista de la Comisión Constitucional, Jesús Quijano, estiman que no ocurriría nada si el tribunal pospusiera su veredicto hasta después de las catalanas. Antes, al contrario, la institución quedaría al margen de las diatribas de la campaña electoral. Otros, pertenecientes a los sectores federalistas del PSOE que históricamente han explicado la conformación de España como una “nación de naciones”, se limitan a comentar que sería paradójico que el voto de calidad de la presidenta Casas fuera el que finalmente resolviera si los términos más sensibles del Estatut, como “nación” o “símbolos nacionales”, casan o no casan con que emplearon los codificadores de la Constitución.

El propio presidente Rodríguez Zapatero omitió el debate histórico y dijo hace una semana en la televisión catalana que lo que casa es “nacionalidad” y “autonomía” en vez de “nación”. En último término, tampoco casarían los encargados de decidir con la norma que delimita su mandato, según afirman desde ERC.

Aunque parezca bastante claro que los socialistas acabarán pagando no sólo el precio de un veredicto contrario a los términos más sensibles del Estatuto sino también la falta de legitimidad política del tribunal, algunos miembros caducos del mismo se resisten a dejar el trabajo sobre la mesa e insisten en decidir antes de que se les acabe el tiempo. Como si no se les hubiera acabado hace tiempo.


loading...

4 Comments
  1. Posidonio says

    Si el término «nación» no figura en la Constitución, puede figurar en el preámbulo del Estatut sin que ocurra nada grave. No todo lo existente figura en la Constitución. ¿O sí?

  2. Frustra says

    El debate histórico sobre la nación de naciones no le interesa más que a los nacionalistas. ¿Qué pintó ZP en todo eso? Lo hizo para ver si ganaba las elecciones de 2004, y las ganó. Pero la coherencia le llevó a meter la pata. ¿Era necesario el nuevo Estatut y los que vinieron detrás?

  3. Marta says

    Lo que tiene que hacer el Constitucional es forzar la renovación. Sus miembros caducos deberían dimitir ya mismo para espolear a los políticos. Verguenza institucional sería menester. Luego querrán que creamos en ellos.

  4. vilaboi says

    En mi opinión el Estatut es constitucional, y aún admitiendo que España es una nación de naciones España debe seguir unida y esta es la manera de cerrar la bocaa independentistas, los catalanes tenemos identidad nacional que va más alla del folklore. Y podemos seguir unidos DENTRO de España. La identidad local es IMPORTANTE, lo demás es globalización. Y dejemos de enrredar y vayamos a lo sustancial, la económia (paro, nuevas tecnologías etc). Tenemos problemas que solucionar y el Estatut esta refrendado por las Cortes españolas y votado por el Pueblo catalán que es al que le afecta. A trabajar.

Leave A Reply

Your email address will not be published.