Del burka y la escafandra

9
Tres jóvenes, con `hiyab´. / EFE

De los múltiples puntos de vista desde los que se puede abordar la cuestión del velo, hay uno falso e interesado que rara vez se cuestiona. Si una chica de dieciséis años decidiera acudir a clase con escafandra -atuendo menos degradante para las mujeres que el hiyab-, casi nadie dudaría de que se trata de una extravagancia. La niña sería reconvenida por sus padres, por sus maestras, por sus compañeros de clase y hasta por el vendedor de donuts. Si ella arguyera en su defensa que con la escafandra quiere mostrar sumisión al altísimo, como ha declarado la adolescente de Pozuelo respecto de su velo, la gente le preguntaría por ese Dios singular que obliga a cubrirse la cabeza. A lo que ella contestaría que cree en Cousteau, y le rinde pleitesía de esa forma. Naturalmente, todo el asunto pasaría por un desvarío.

Por el contrario, esto no ocurre cuando un creyente pone por delante los nombres de Alá o de Dios. Por alguna razón que se me escapa, las religiones gozan de un plus de respetabilidad que permite a los creyentes comportarse no sólo como si sus creencias fueran más razonables, sino también como si la fe religiosa tuviera más derecho a ser exhibida en público que la de cualquier otro tipo. Además, dan por hecho que los demás hemos de tener más tragaderas respecto a la ostentación de fe en Alá que en Cousteau.

En general solemos aceptar esa superioridad moral de las creencias religiosas sobre las demás, ya sean políticas, literarias o náuticas, pero desde mi agnóstico punto de vista, las creencias –con sus verdades reveladas y dogmáticas- se oponen a las ciencias –con sus proposiciones demostradas y siempre refutables-. Frente a esa enorme diferencia, los matices entre la creencia religiosa y la náutica resultan muy menores a la hora de tomar decisiones sobre cómo debemos actuar en la esfera pública. Si se normaliza el hiyab en los colegios, habrá que aceptar cualquier atuendo justificado por todo tipo de creencias, o sea, el burka y la escafandra. Lo más que podrán replicar los creyentes es que su fe es más antigua y cuenta con más tradición. Es cierto: el largo recorrido de la historia da aún más motivos para dudar de las religiones y sus buenas intenciones.

9 Comments
  1. Pura hiocresía says

    En España ahora mismo hay decenas de adolescentes que llevan Toca, o el pelo bajo pañuelo por ser novicias de convento católico y nadie se escandaliza ni se lo prohibe. En la universidad pública cientos de monjas van a clase con el hábito completo y ni el PP ni los centros universitarios se lo prohiben. En los colegios concertados religiosos que pagamos todos los contribuyentes, llevemos o no nuestros hijos allí, los alumnos reciben clases impartidas por monjas con toca y hábito o curas con sotana. ¿qué es lo especial del hábito o la toca para no causar revuelo y la hiyab si?. Y que no cuente rollos con que las chicas son menores de edad y las monjas no. ¿no quiere el PP y los católicos que las adolescentes españolas no puedan abortar sin el «consentimiento» de los padres, por qué les parece raro que otras niñas quieran llevar hiyab por «voluntad» propia inducida por sus padres?.
    !acaso alguien se cree que las muchachas que capta el OPUS con 16 años para ser numerarias de su secta, o la propia iglesia para ser novivicias (por suerte cada día menos), tienen más «libertad» y están menos influenciadas por sus padres o por sus «directores esptirituales» que las muchachas musulmanas?
    Mucha hiocresía.
    Yo como laíco estoy por la prohibión absoluta de todo símbolo religioso en las escuelas públicas y concertadas, aunque sean de una orden religiosa las pagamos todos, y no solo para alumnos, para todo el personal docente o no. Pero mientras eso no se consiga, el prohibir el hiyab y permitir a las monjar acudir con hábitos sea como alumns o profesoras, y lo mismo deigo de los curas, me parece pura hipocresía y discriminación en favor de una de las sectas mayoritarias.
    Y que no me digan que «el catolicismo» es lo tradicional en España, porque también la ablación lo es en algunons paies y nopor eso debe permitirse.
    Ni hiyab, ni tocas, ni sotanas.

  2. Estudiante says

    Habiendo leído todo lo que se ha escrito sobre este tema y analizando bien la situación desde un punto de vista, lo más neutral que he podido, creo que el uso del hiyab, sea en un colegio católico como laico es ante todo una ruptura de las normas establecidas.
    En un colegio católico, por que al ser de religión cristiana Alá no tiene cabida ni sentido en ese ámbito, y en un colegio laico por que ha roto con las normas propias establecidas por el propio centro.

    ¿Por que las europeas cuando viajamos a países árabes, por cualquier tipo de razón tenemos que ponernos velo, y acatamos esa orden, y en cambio aquí se arma tanto revuelo, por que exigimos que se cumplan nuestras normas?
    Sencillamente no lo entiendo.

  3. so says

    Mujer la diferencia debería ser meridiana. Tu vas a dictaduras de mierda cuyo confesión oficial es la musulmana y el código civil que aplican es el corán o la Sharia,como la Saudí o Kuwait, por mucho apoyo que tengan de Europa y EEUU yy de sus voceros mediáticos, mientras que supuestamente España o Francia son paises laícos o aconfesionales y democráticos que no deben anteponer al derecho a la educación del menor ninguna traba, vista como vista, prima su derecho a ser educado.
    Ahora si queremos equipararnos con las dictaduras musulmanas tan queridas por nuestras multinacionales del petróleo, entonces que prohiban no solo la hiyad, tambien la peineta en los toros o en otros actos oficiales que gusta lucir a nuestra Jefa de Estado adjunta, sofía de Grecia.

  4. Ateo says

    Para el de la hipocresía: Yo veo una diferencia entre tu argumentación y el artículo. Y es el simple hecho de que en los ejemplos que tu pones los simbolos religiosos los portan mayores de edad y el caso que describe el articulo es una menor.

  5. hipocritas says

    Y según tu «ateo», la menor tiene que obedecer al «estado» antes que a su padre. Hombre parece algo contradictorio con el «derecho a elegir centro educativo» que dice el PP para financiar los centros religiosos católicos a los «menores de edad» de padres católicos, que a buen seguro no deciden en absoluto el colegio al que ir, si no que son sus padres (como con lo del pañuelo en la cabeza de la niña) los que les matriculan en el centro religioso.
    !Yo insisto estoy con prohibir el hiyab, pero antes la financiación pública de colegios religiosos del credo que sean, si el padre quiere cole de curas que lo pague de su bolsillo! Mientras no sea así, hiyab, gorra o cresta punki en los coles públicos y concertados, que prime el derecho a la educación y la libertad de expresión por encima de las estúpidas normas de régimen interno de los centros!
    Claro ahora me dirás «ateo» que no, que son los niños católicos menores de 18 los que deciden libremente a qué cole ir, si al público de su barrio o al de las monjitas mucho más alejado!!Insisto pura hipocresía de un estado aconfesional que prima a la religión del bajo palio franquista!

  6. jabravo says

    Si queremos prohibir imposiciones a menores de edad, empecemos por prohibir los bautizos y las comuniones por ley, que son imposiciones religiosas a personas que todavía no tienen edad para decidir, y liego hablaremos sobre quitarle un pañuelo de la cabeza a una niña. Eso sí que son imposiciones y nadie se mete con ellas. ¿Le pregunta alguien al niño si quiere que lo bauticen o quiere comulgar? ¿El niño, aunque le preguntasen, tiene suficiente capacidad de reciocinio para saber si quiere ser católico o jainista? Pues no seamos tan islamófobos en un país que el 90% de la población sigue pasando a sus hijos por agua bendita y dando a los crios la hostia consagrada, y por un pañuelo arma un Cristo.

  7. Ateo says

    Efectivamente. El menor tiene que obeder antes al estado que a su padre en según que temas. Entre otros en aquellos que afectan a la dignidad de la persona. Para eso está la Constitución o el Código Civil. El modelo de educación lo deciden los padres dentro del marco de las normas de convivencia. Comparar la ablación con el catolicismo en el 2010 me parece que es pasarse tres pueblos.

  8. Ateo says

    Para jabravo: No me parece bien lo del bautizo y la comunión, pero una cosa es eso y otra tolerar manifestaciones de sometimiento (en la mujer en este caso). Guste o no guste el catolicismo no es el islamismo. El catolicismo está en el carro de la Declaración de Derechos humanos y el islamismo no sabe ni lo que es eso. Hace algún tiempo leí una «especie» de Declaración de derechos humanos del Islam y basculaba entre lo esperpéntico y lo ridículo.

  9. Ricardo says

    La primera vez que leí que a las religiones se les permiten cualquier extravagancia y que gozan de un plus de respetabilidad fue en el libro “El espejismo de Dios” de Richard Dawkins.
    El ejemplo de tragar por un pañuelo en la cabeza porque lo dicta Alá, y no por la escafandra del dios Cousteau, se terminaría si algún día unos chalados deificaran a este científico. Nadie podría ser impedido de ir a la escuela con escafandra o aletas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.