Bono rico y Chaves pobre, dicotomía para el PP

6

El padre de uno era falangista y el del otro, militar. Ambos estudiaron derecho y realizaron una dilatada carrera política en el PSOE, partido con el que fueron elegidos y ejercieron la presidencia de las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y de Andalucía, respectivamente, durante más de dos décadas. Uno es José Bono, un hombre rico, y el otro, Manuel Chaves, un hombre pobre, a juzgar por sus respectivas declaraciones oficiales de bienes.

Aunque el paralelismo y la similitud entre las carreras políticas del actual presidente del Congreso, Bono, y el vicepresidente tercero del Gobierno y presidente del PSOE, Chaves, pudiera inducir a pensar en una semejanza patrimonial, la comparación, no por ser odiosa, deja de beneficiar netamente a Bono, cuyo patrimonio declarado es veinte veces superior al de su amigo y presidente de partido.

Publicidad

En efecto, a raíz de la polémica suscitada por la acumulación patrimonial que la derecha política atribuye al presidente del Congreso, con la petición expresa a la Fiscalía General de que investigue su origen y procedencia, el propio Bono ha puesto negro sobre blanco sus bienes y se ha anticipado al PP a entregar al fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, más de sesenta documentos notariales sobre las compras y ventas que ha realizado, con el fin de que defienda su honorabilidad.

Publicidad

Los datos indican que a sus 59 años (cumplirá 60 el 14 de diciembre) no se ha enriquecido en la política aunque ha acumulado un patrimonio apreciable, compuesto por dos casas solariegas en Albacete y en Toledo, un hipódromo que rinde beneficios, un piso de veraneo en Estepona a nombre de la sociedad patrimonial de su esposa, Ana Rodríguez, y que le ha comprado otro piso a su hijo José en el barrio de las letras de Madrid, cerca del Congreso, por 450.000 euros. Mantiene además una opción de compra de una vivienda en El Campello (Alicante) para disfrutar del mar y el clima benigno cuando se retire.

Desde que en 1979 fue elegido diputado por el PSOE, al que llegó de la mano del PSP de Enrique Tierno Galván, Bono ha conseguido casi todos los objetivos políticos que se ha marcado, menos uno: ser secretario general y líder máximo del PSOE. Aunque contó con el beneplácito de Felipe González y con el apoyo activo de su amigo Manuel Chaves, José Luis Rodríguez Zapatero le ganó por un puñado de votos el 35º congreso del año 2000. Cuentan que la decisión del catalán Pasqual Maragall de apoyar a Zapatero fue determinante y que por eso Bono no le ha perdonado.

Durante 21 años como presidente de Castilla-La Mancha, desde marzo de 1983 a marzo de 2004, en que Zapatero le nombró ministro de Defensa, mantuvo unidad de bienes con su mujer, pero previendo que podía aparecer como uno de los ministros socialistas con mayores posesiones, partieron peras y Bono dejó a su nombre los inmuebles ya enumerados. Él sostiene que no quería aparecer como propietario de tiendas de joyería, pues su esposa es titular de la franquicia Tous. Entre los dos ingresaron algo más de un millón de euros en 2008.

No hay duda de que Bono es un hombre afortunado y que las cosas y las casas le han salido bien. Heredó la casa de sus padres en Salobre (Albacete) y 14 hectáreas de tierra. Veinte años después vendió tres parcelas de 11,5 hectáreas por 13 millones de las antiguas pesetas e invirtió esa cantidad y 530.000 euros más en las obras de la Hípica Almenara, en Toledo, que puso en marcha en 2001 y mejoró en 2004. Para hacer frente a las deudas contraídas con tamaña inversión hipotecó dos casas de su propiedad. Pero hoy la hípica que gestiona su hijo, al que ha comprado la casa de Madrid mediante una donación de 200.000 euros y un préstamo de 240.000, es muy rentable y en los últimos tres años le ha rendido unos beneficios de casi 800.000 euros, asegura.

Para que todo quede documentado ha acreditado la venta de los dos pisos de los que fue propietario en 1994, uno en Toledo y otro en Albacete, para construir su actual residencia, una casa a su gusto en la localidad toledana de Olías del Rey. Y para que los adversarios políticos sepan algo más, ha explicado que recibirá 700.000 euros de la editorial Planeta por sus memorias, de las que, según dicen sus colaboradores, ya lleva escritos 18.000 folios. De momento ha recibido un adelanto de 220.000 euros que figurarán en su próxima declaración de la renta junto con la remuneración sometida a impuesto de los 169.000 euros que percibe como presidente del Congreso y, por supuesto, los beneficios de la hípica.

Mucho peor ha sido la suerte y fortuna del vicepresidente Manuel Chaves, que ingresó en el PSOE y en la UGT en 1968, estudió derecho y montó con Felipe González un despacho de abogados laboralistas. Diputado por Cádiz desde 1977 hasta 1990, Chaves fue nombrado ministro de Trabajo para relevar a Joaquín Almunia y sufrió la primera gran huelga general, la del 14 de diciembre de 1988. Destinado a Andalucía como sustituto de José Rodríguez de la Borbolla, Pepote, enfrentado con Alfonso Guerra, ha ganado seis elecciones autonómicas y presidido la Junta durante casi dos décadas hasta que hace un año entregó el testigo a su compañero, consejero y amigo José Antonio Griñán, y fue designado vicepresidente tercero, de política territorial, por Rodríguez Zapatero.

Entonces realizó su última declaración patrimonial y meses después se publicó en el BOE. Fue entonces, en octubre pasado, cuando nos enteramos que tras una dilatada carrera política, Chaves, que el 7 de julio próximo alcanzará la edad de jubilación sin que le afecte la reforma proyectada por el Gobierno, es el más pobre del Gobierno y que su patrimonio se reduce a una vivienda con un valor catastral de 46.502 euros y a 22.461 en otros bienes y cuentas bancarias. Los adversarios políticos, singularmente, Javier Arenas, no se lo creen. Y aunque él sostenga que ha gastado mucho dinero en la educación de sus hijos y les ha ayudado con donaciones, el dirigente del PP y eterno candidato a la presidencia de Andalucía, pide que se lo explique con detalle. ¿Bono hombre rico y Chaves pobre? Algo no cuadra, insisten en el PP cuando les aprieta la correa, la gürtell en alemán.

6 Comments
  1. lucas says

    Bono tenía amigos constructores, con nombre de santo alguno (Santamaría) y apodo gremial (El Pocero), y cabe suponer que algunos favores les hizo cuando era poderoso y alguna compensación pudo obtener. Como el PP sabe mucho de eso, a por él. Y como cree el… que todos son de su condición, lo de Chaves es que no puede ser y además es imposible, claro. A este paso van a investigar hasta el patrimonio de Pablo Iglesias. La honradez no puede ser un valor político para el señor Arenas y los profesionales que le acompañan.

  2. nagasaki5 says

    Lo de Chaves no es por buena gente, te lo aseguro. Ese tipo es lo mas sucio que te puedes encontrar en España. Que investiguen a la familia y veras todo lo que ha sacado de las arcas para sus «propios» intereses.

    Si en el resto de España se supiera la situacion del PSOE en Andalucia, ni os lo creeriais.

  3. David says

    Visto lo visto, lo incomprensible es que a estos politicuchos no se les persiga. Lo de Bono aún es explicable: en política te forras, y él se ha forrado. Pero lo de Chaves es de perogrullo. COmo lo de Camps o Barberá.

  4. Marta says

    Yo creo que tanto Bono como Chaves son buena gente y la gente les ha votado y seguirá votando por algo. ¿Sabeis por qué? Porque han hecho mucho bien a mucha gente, todo lo contrario que la derecha, ese PP que quería quitar hasta el subsidio de paro agrario y el plan de empleo rural para, sin reforma agraria, matar de hambre a la gente y que se arrastrara y humillara ante los señoritos. ¿Es que no habeis visto Los santos inocentes? ¿Cuál es la fortuna de Aznar, de Rajoy, de Arenas, de Cascos que tanto bien se han hecho a sí mismos y hasta montaron esa trama de corrupción Gurtell e iban a obtener muchísimos beneficios de la sangre de Iraq, verdad, señor Trillo?

  5. jordi says

    Bono tiene los dias contados. Un patrimonio de 6 millones de € son injustificables. No es un ataque al PSOE sino a una clase política sin ningún prestigio y que ya es un serio problema para la democracia. Del PP lo mismo…

  6. Posidonio says

    Cara de hormigón armado tienen ambos además del riñón bien cubierto. Supongo que como la lider esa que enriqueció a su familia con recalificaciones terrenales. Con sus piedras se lo coman.

Leave A Reply

Your email address will not be published.