La 'equidad' de los sillones

6
Zapatero, durante el mitin celebrado en Elche el pasado domingo. / EFE

Era la una del mediodía cuando Leire Pajín cedió el atril y el micrófono a José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente, en mangas de camisa y pantalón vaquero, prorrumpió en uno de esos monólogos a la defensiva que los expertos llaman de reafirmación. El contenido ya se sabe: elogios al partido, del que cada día me siento más orgulloso (en julio cumplirá 10 años como secretario general); elogios a las fuerzas de seguridad del Estado que han vuelto a descabezar a ETA, y, la materia principal, la crisis económica que amenaza el techo y el suelo electoral.

Tras explicar la genealogía financiera de la crisis, el impacto empresarial y su incidencia en la recaudación y en unos gastos del Estado que el Gobierno no tiene más remedio recortar reduciendo el sueldo de los empleados públicos, el presidente lanzó un grito: “¡Ni cambio ni bandazo!” y reafirmó “las señas de identidad social” de los socialistas. Para que quedase clara la sensibilidad social aseguró que “la reducción salarial será equitativa”.

Publicidad

Los más de dos mil alcaldes y concejales que el domingo llenaban el pabellón deportivo de Elche comprendieron que “la equidad” es la consigna de los nuevos tiempos. La equidad resultaba visible en los butacones de diseño instalados sobre el magnífico escenario para mayor comodidad de los líderes, con independencia de que algunos asistentes se sorprendiesen del lujo, pues nunca habían visto un mitin socialista con sillones para los jefes.

La equidad del mitin ilicitano, en el que el presidente volvió a repetir que el Gobierno se baja el sueldo un 15%, no sólo dejó preocupados a muchos ediles , obligados a secundar el ejemplo, sino también a los representantes de las altas instituciones del Estado, que permanecen callados, haciendo cuentas. Desde el lunes saben por la carta de ajuste publicada en el BOE que el jefe del Gobierno cobraba 7.665 euros al mes y va a percibir 6.515, es decir, 1.150 euros menos. El presidente se baja el sueldo de 91.980 a 78.185 euros anuales, los vicepresidentes de 86.448 a 73.486 y los ministros de 81.144 a 68.981,88.

La equidad y sus sinónimos –ecuanimidad y justicia-- podría animar a bajarse el sueldo más de un 15% a todos los que oficialmente, en las distintas instituciones, cobrán más que el presidente y los ministros. En esa nómina figuran desde los presidentes y vicepresidentes del Congreso y del Senado al del Poder Judicial (11.824 euros mensuales) y los vocales del Consejo (10.023 euros). También, la presidenta del Tribunal Constitucional (11.614,99), los vicepresidentes (10.929), los presidentes de sección (10.404) y los magistrados rasos (9.878). También, el presidente y los consejeros del Tribunal de Cuentas del Reino (8.934 euros al mes) y los presidentes de sala y magistrados del Supremo y de la Audiencia Nacional, cuyos sueldos van de 9.639 a 9.450 euros mensuales. También el Fiscal General, que cobra 10.429 euros.

Cierto es que ninguno de los mencionados, ni tampoco los alcaldes, presidentes autonómicos, de empresas públicas y de otras entidades que cobran más que Zapatero han de preocuparse de que les puedan sacar los colores, pues un mitin es un mitin y el término “equidad” no aparece en el real decreto del ajuste. La vicepresidenta Elena Salgado ha preferido emplear el concepto de “progresividad”, mucho mejor.

La progresividad permite que sólo se vea afectada la escala retributiva, no las cantidades graciables que reciben los secretarios de Estado, subsecretarios y directores generales por productividad. La progresividad facilita que la reducción salarial de un funcionario del nivel C1 sea  más de un tercio (el 5,7%) de la que se aplica a los miembros del Gobierno, aunque el sueldo del funcionario no llegue a una cuarta parte (de 16.000 a 19.000 euros al año) del que perciben aquellos. Con progresividad, los diputados y senadores se reducen el 10 y no el 15%  anunciado, no del conjunto de su sueldo, como ocurre con los funcionarios, sino sólo de sus 3.126 euros brutos de retribución constitucional. Y con progresividad se justifica, en fin, la inequidad de los sillones.

6 Comments
  1. Richard says

    Quer los diptuados y senadores son unos egoistas ya lo sabíamos. Pero veras, Luis, como utilizan el argumento de que el Gobierno no renuncia a los gastos de representación, que son una pasta gansa.

  2. Posidonio says

    Se va a liar: a los funcinarios del Congreso les quieren bajar el sueldo de manera lineal, 100 euros a cada uno, con independencia de lo que ganen. Es la equidad, compañero Zapatero, ¿verdad?

  3. Otro says

    Que no se esfuerce ZPP en vender motos y cumpla lo que firmó en septiembre o si no, que dimita, él y de la Vega.

  4. Pues si says

    Seguro que los que cobran más que Zapatero se bajan el sueldo más de un 15%. Ya hemos visto como los diputados dicen una cosa y luego hacen otra.

  5. Por qué yo? says

    Siempre los mismos depredadores y en el mismo sitio.

  6. Xabi says

    Desconozco si los magistrados hacen bien su trabajo, pero ZP no lo hace bien, teniendo en cuenta que es socialista.

Leave A Reply

Your email address will not be published.