Ni los presos quieren fugarse

5

Los presos han renunciado a fugarse. Insólito, pero cierto. Cuando creíamos que el afán de los reclusos consistía en limar barrotes y largarse incluso de Alcatraz, y que el bien más preciado que a los hombres dieron los cielos seguía siendo la libertad, llegó Mercedes Gallizo con una estadística en la mano y desmintió la creencia. En 2009 se fugaron menos presos que en 2008 que, a su vez, registró menos quebrantamientos de condenas que el año anterior. ¿Será por el paro y la crisis económica o porque sin libertad definitiva no hay libertad?

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias, que informó el miércoles a los miembros de la Comisión de Interior del Congreso de las destituciones de los directivos de la cárcel de mujeres de Alcalá de Henares (Madrid) tras el negocio carnal de algunos funcionarios con reclusas, sostiene que el porcentaje de presos que aprovechan los permisos para fugarse es “realmente mínimo” y representa el  0,57% de los miles de licencias concedidas.

Los datos que ha entregado a la diputada almeriense del PP Carmen Navarro no dejan lugar a dudas sobre el buen comportamiento de los penados. Sólo 521 reclusos aprovecharon alguno de los 89.491 permisos concedidos en 2007 para no volver. En 2008 se otorgaron más salidas (90.668) y se fugaron menos presos (489). Y en el primer semestre del año pasado, aumentaron las licencias (60.670) y decrecieron las fugas (366).

Publicidad

Si añadimos, según Gallizo, que el 23,5% de los que no volvieron el día y a la hora señalada, lo hicieron al cabo de una semana de paladear la libertad, y que el 38,3% regresaron por su cuenta o a la fuerza tras un mes en la calle, queda clara la mejoría del sistema penitenciario y la eficacia del control policial. Los datos también revelan que los extranjeros van ganando a los españoles en quebrantamientos de condenas, lo que también puede indicar que muchos prefieren largarse a su país porque las posibilidades de vida en España son escasas. Y mínimas para los prófugos.

5 Comments
  1. Lucas says

    El trullo es duro, pero la calle está llena de guardias, vigilantes y parados

  2. Antonio says

    Como fuera de casa no se está en ninguna parte.

  3. celine says

    La gracias es que lo ha contado llena de orgullo, como es natural. La responsable de prisiones presume de cárceles limpitas, donde se vive bien. Mira que si… no se me había ocurrido antes, pero, a lo mejor resulta que… habrá que pensar en ello.

  4. Antonio says

    Que no, Celine, que las cárceles son peligrosas, llenas de sida y tuberculosis y, además, una mierda. Otro cosa es la propaganda de Gallizo, faltaría más.

Leave A Reply

Your email address will not be published.