El Gobierno lanza la primera carga de caballería contra Tomás Gómez

La caballería gubernamental se ha lanzado al galope contra el campamento del secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez. Algunos actúan por solidaridad de Gobierno con la ministra de Sanidad y contrincante en las elecciones primarias del 3 de octubre, Trinidad Jiménez, y otros lo hacen para agradar al compañero presidente y secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero.

–¿Crees que la intervención de Alfredo Pérez Rubalcaba, señalando a Tomás Gómez como el candidato que “dijo no” a Zapatero beneficia a Trinidad Jiménez?

El diputado Juan Barranco, uno de los dirigentes más respetados y apreciados por los militantes madrileños, se aleja del murmullo que producen sus compañeros de la agrupación de Vallecas, con los que está reunido y contesta:

Publicidad

Ya he dado mi opinión; creo que el compañero se equivocó de día y de argumento. (El titular de interior cargó contra Gómez en la Cadena Ser apenas diez minutos después de recibir la información de que en Qala-i-Naw habían asesinado a dos guardias civiles y un traductor español).

–¿Por qué?

Porque esas declaraciones dibujan una actitud temerosa de las elecciones primarias como si el ejercicio de la democracia fuera una debilidad o pudiera debilitar el Partido, y no es así. Además, en caso de duda, el propio secretario general ha apoyado las primarias, de modo que quien lamenta esta opción está haciendo un flaco servicio a Zapatero y transmitiendo una imagen de debilidad.

–¿Rubalcaba ha abierto la veda?

Eso parece; hay un rosario de ministros y cuatro secretarios de Estado que han salido a hacer declaraciones; parece que han puesto al Gobierno en carga contra Tomás Gómez.

–¿Eso puede provocar la rebeldía en los militantes?

Juan Barranco conoce bien el sentir y la idiosincrasia de los socialistas madrileños, sabe que en el PSOE se respira libertad y que los afiliados sopesan las razones y los argumentos y no suelen dejarse arrastrar por sus humores. Tal vez por eso se limita a contestar: “Es posible”.

Pero otros socialistas consultados creen que el presidente Zapatero debería recomendar a los ministros y altos cargos que se abstengan de hacer campaña a favor de Jiménez y en detrimento de Gómez. Cuatro secretarios de Estado –el de Defensa y ex delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez; el de Sanidad, José Martínez Olmos; el de Deportes y candidato a la alcaldía, Jaime Lisavetzky, y el de Exteriores, Diego López Garrido— no han ahorrado elogios a la ministra.

Gómez respondió ayer a los calificativos que le han aplicado diciendo que se siente “el candidato de las bases”. Aclaró que su aspiración consiste en movilizar a la izquierda social de la Comunidad de Madrid, que es mayoritaria, para que gobierne. Y señaló que algunas descalificaciones de las que ha sido objeto hacen un flaco favor al PSOE y benefician a la derecha.

Para el candidato y secretario general, las primarias deberían servir para interesar y movilizar a los ciudadanos sobre los problemas de la Comunidad de Madrid y lo que quieren hacer con Madrid. “Son la primera etapa de un tour que acabará el 22 de mayo en la Puerta del Sol”, y en esta carrera más vale el esfuerzo y la razón que el sondeo y la descalificación. Eso piensa.