Tocate y fuga de Carod Rovira

2

De todos los sentidos, el de la realidad es uno de los primeros que se pierde. A Carod Rovira se le extravió hace tiempo y entre sus compañeros de ERC sigue causando extrañeza algunos de sus desvaríos. El último tiene que ver con su futuro tras las elecciones catalanas, en las que, a tenor de las encuestas, los republicanos dejarán de pisar moqueta salvo un pacto con CiU que se antoja harto complicado.

El interés de Carod, según fuentes de la dirección de Esquerra, es mantenerse en el gobierno de la Generalitat como conseller de Cultura o de Interior, lo que viene a ser como gastarse el premio de la primitiva antes del sorteo. Los republicanos catalanes, que tratan de alejar de sí  las tentaciones del cainismo, han llegado a ofrecerle la dirección del Instituto Ramon Llull, una entidad centrada en la difusión de la lengua y la cultura catalana de cuyo consejo ya forma parte, pero a Carod no sólo no le ha parecido suficiente sino que ha interpretado la propuesta como un insulto a sus muchos méritos.

Publicidad

Según los interlocutores de este diario, Carod no se ha resignado a su papel de figura representativa pero minoritaria del independentismo y habría estado dispuesto a rebajarse y concurrir a los comicios de noviembre como número dos de Joan Puigcercós. La negativa a sus pretensiones es la causa de su monumental enfado. ¿Su reacción? No participar en la campaña de Esquerra. ¿Que qué ha dicho la actual dirección de su partido? ¡Que tanta gloria lleve como paz deja!

Publicidad

2 Comments
  1. celine says

    A necio que huye, puente de plata.

  2. celine says

    Pero, ¿tan seguro está de que CIU no podría pactar con ERC? Me gustaría saber qué es lo que les separa, realmente.

Leave A Reply

Your email address will not be published.