Chávez, contra la cerveza y a por la "burguesa"

4
Recorrido de campaña de Chávez por la comunidad de Petare, en el área metropolitana de Caracas. / chavez.org.ve

CARACAS (VENEZUELA).– El presidente venezolano, Hugo Chávez, está metido de lleno “en campaña”. Y su empeño en esta convocatoria electoral pasa por mantener al menos 2/3 de la Asamblea Nacional, en la que no hay adversarios en la actualidad, después de que los opositores al régimen chavista se retirasen de los anteriores comicios.  “No menos de 2/3, ése es el calibre de la victoria”. Así se lo ha transmitido a los suyos este fin de semana, en una convención de cuadros del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), celebrada en el hotel Alba, de Caracas.

Publicidad

Pero ése no es el único empeño de Chávez en estos días. Entre ceja y ceja tiene el presidente venezolano a una empresa de cerveza, la más importante y la más consumida en el país: la cerveza Polar.  El Grupo Polar es un negocio familiar que dirige uno de los nietos del fundador de la mayor empresa cervecera y de alimentos de toda Venezuela, Lorenzo Mendoza, cuya fortuna personal supera los 4.000 millones de dólares, según la revista Forbes.

Publicidad

La nula sintonía entre el mandatario venezolano y el empresario, considerado uno de los más adinerados de América Latina, viene de lejos. Pero en los últimos tiempos se ha convertido en una de las principales obsesiones de Chávez. Éste ha amenazado con expropiarla en alguna de sus múltiples intervenciones televisivas, por considerarla un “monopolio intolerable” y, recientemente, con la inseguridad ciudadana muy destacada entre los problemas que presenta Venezuela de cara a las elecciones del próximo domingo, ha asociado  públicamente el consumo de cerveza Polar a los elevadísimos índices de criminalidad en el país. Hizo algo  así como responsabilizar de los miles de crímenes que se cometen en el país latinoamericano a la cerveza nacional y a su consumo desmedido. Claro que, si el criminal en potencia bebe Heineken o  Mahou,  no hay problema. Y del ron, que también destilan y consumen con entusiasmo en este país latinoamericano, ni una palabra ¿Qué tendrá la bendita cerveza Polar? La cervecera se defiende como puede y, en un comunicado público, argumenta que solamente tiene “entre 3 y 6 grados de alcohol”.

En Venezuela, donde se registran alrededor de 15.000 muertes violentas cada año, es tan rocambolesca como grave la  acusación  lanzada por Chávez, aunque hasta el pasado fin de semana, las palabras del mandatario venezolano no parecen haber llevado por la senda de la abstinencia a los millones de aficionados cerveceros. Sin embargo, sí han provocado los primeros incidentes con los camiones que reparten los litros de cerveza por todo el país. El último, el pasado jueves, cuando la Guardia Nacional detuvo y se llevó un camión que estaba repartiendo cajas de cerveza Polar. Según el testimonio de los transportistas, interceptaron el vehículo y se lo llevaron “no sabemos para dónde ni por qué causa, porque el establecimiento (donde estaban descargando en el momento de la aparición de la Guardia Nacional) tenía todos los papeles en regla y nosotros también”. Y no es la primera vez que ocurre.

La inseguridad y los incidentes que han provocado las acusaciones de Hugo Chávez han llevado a la empresa que dirige Lorenzo Mendoza a comprar espacios publicitarios en la prensa venezolana para tratar de defender su negocio con un comunicado público en el que recuerda que “la producción, distribución, venta y consumo de cerveza son actividades lícitas en Venezuela” y que además generan empleo y riqueza, a miles de familias, especialmente a la familia Mendoza, dueña del Grupo Polar, que ingresa más de 2.400 millones de dólares anuales. En el comunicado, la cervecera manifiesta su “preocupación” ante las “detenciones arbitrarias de los camiones con cerveza” y aclara que la distribución de la cerveza corre a cargo de microempresas de transporte y que estos actos ponen en riesgo su bienestar y el de sus familias. Para una mayor difusión de sus quejas y preocupaciones, el Grupo Polar ha tenido el acierto de publicar su comunicado en la sección de deportes, entre las páginas dedicadas al béisbol, que reina entre los deportes, como la cerveza Polar entre las bebidas.

Pero si Polar reina, Chávez preside. Y el presidente ha puesto el punto de mira en la cervecera. También, metido de hoz y coz en la campaña electoral que concluirá el próximo domingo, 26 de septiembre, Chávez trata de identificar al que será su próximo rival en las elecciones presidenciales de 2012. El último intento adivinatorio lo realizaba este mismo fin de semana, ante los cuadros de su partido.

Hugo Chávez no se resistió a señalar a su rival deseada: la candidata al circuito 2 del estado Miranda por la candidatura unitaria, Mesa de la Unidad Democrática (MUD), María Corina Machado. Chávez dijo haberla visto en una entrevista que le realizaron en un canal de televisión y concluyó “es la típica burguesa”. Dicho esto y dado que la candidatura unitaria de la oposición no tiene todavía decidido si comparecerá con un solo candidato común a las próximas elecciones presidenciales de 2012 frente a Chávez, éste decidió mandarle un mensaje personalizado a Machado para retarla a encabezar esa lista contra él: “Lánzate, burguesita de fina estampa –le espetó– para que tú veas lo que es la furia de un pueblo, la fuerza de un pueblo revolucionario contra la burguesía, contra el imperio, esa sería la batalla ideal”. Sin embargo, concluyó su arenga asegurando que esa candidatura “la decide el imperio yanqui”. Y señaló: “cuando me vaya, pero cuando me vaya de verdad, me gustaría entregarle (el poder) a una mujer”, aunque, tras tomar aire sentenció: “pero tiene que ser una revolucionaria mil veces mejor que yo”. Siendo optimistas, los antichavistas ya tienen algo que celebrar: Chávez piensa en irse “de verdad”, aunque, por desgracia para ellos, todavía  no sabe cuándo.

4 Comments
  1. José Luis Yela says

    Si, de acuerdo. Chávez es histriónico y bocazas. Pero este artículo destila una mala uva tremenda, basada en simple animadversión visceral hacia él, y lo que es más grave, ignora completamente el contexto en el que se desarrolla la realidad venezolana. Me parece lamentable. Y que conste que no defiendo en absoluto los métodos chavistas (aunque si comparto su filosofía de fondo).

  2. Davidson says

    ¿Y esto es lo más interesante que has encontrado en Venezuela? ¿Es este el horror chavista que quieres transmitir, una pelea de poder entre el gobierno y un empresario? Venga, Esther: seguro que hay asesinatos, encarcelaciones políticas, pucherazos electorales, estado policial, represión violenta de manifestaciones populares…¡ah, que no hay, que no se dan en Venezuela! Pues vaya. Bueno, si viajas un poquito, los países alrededor de Venezuela están llenos de esos abusos, me han dicho. ¡Ah, que esos no venden,no interesan! Me alegro entonces de que nos guíes sobre a qué líder hay que demonizar TODOS los días en la prensa, aunque nadie en España sepamos quién gobierna en el resto de Latinoamérica. ¡A por Chávez, el enemigo de la cerveza!

  3. andaluzparao says

    Por cierto la noticia no habla nada de muchos programas sociales y de ayudas a los mas desfavorecidos emprendidas por Chaves. Por ejemplo, Barrio Adentro, Sanidad Pública, Empadronamiento de Niños que no podían acceder al colegio porque no habían nacido en un hospital y no tenían papeles, un mercado interno solidario y basado en la producción de empresas públicas, nacionalización de la banca, alfabetización, aumento del salario mínimo, aumento de pensiones, etc, etc, etc. hay paises en latinoamerica donde sufren las injusticias del sitema capitalista como apropiación de recursos por empresas extranjeras, deuda externa FMI crónica y que los empobrece, desigualdades sociales como panamá que el 60% de la población es pobre, honduras con un golpe de estado que cada vez asesinan a mas sindicalistas y periodistas…noticias del otro lado del charco hay a millones, la pena es que a Venezuela se le mira con distinto razero.

Leave A Reply

Your email address will not be published.