Abocado a anunciar su candidatura

9
Zapatero, durante su intervención en el mitin celebrado el pasado sábado en Sevilla. / José Manuel Vidal (Efe)

La prueba más evidente de que el resultado de las elecciones primarias del PSM ha significado para José Luis Rodríguez Zapatero el más serio revés en la década que lleva como secretario general del PSOE, la tuvimos ayer en las reacciones que llegaron desde la Ejecutiva Federal y desde el Palacio de La Moncloa.

Hacía tiempo que desde la sede de la calle Ferraz no se tocaba a rebato con tanta intensidad. La consigna ha sido salir en tromba en apoyo del líder, formar piña a su alrededor y desmentir a toda costa, incluso con los argumentos más peregrinos, que lo ocurrido el domingo en la vieja FSM pueda interpretarse como una derrota del presidente del Gobierno. El llamamiento al cierre de filas es la prueba definitiva de lo contrario, y un nuevo error de la cúpula socialista.

Publicidad

Desde Moncloa se hila más fino. Allí se ha puesto en marcha una estrategia para descargar el peso de la responsabilidad en dos de los dirigentes socialistas que más se han significado en el rechazo a Tomás Gómez: José Blanco y Alfredo Pérez Rubalcaba. Sostienen que fueron ellos quienes insistieron a Zapatero en la necesidad de forzar la candidatura de Trinidad Jiménez, y además se les señala como inspiradores de una campaña beligerante en extremo, que ha perjudicado notablemente la alternativa de la ministra de Sanidad.

Sin duda, el entorno del presidente lleva razón –no hay más que volver a escuchar la entrevista de Rubalcaba en la Cadena Ser, del 25 de agosto, o releer la de Blanco en El País, del 5 de septiembre–, pero el recurso a descargar responsabilidades en el segundo nivel del escalafón no es sino la constatación de que la carga le resulta demasiado pesada al primero.

No es ocioso recordar que Zapatero elevó a Gómez a la secretaría general del PSM, luego le olvidó y finamente le llamó a su despacho para pedirle, en un encuentro calificado de “tenso” por ambas partes, que dejara el camino libre a Trinidad Jiménez; ni conviene olvidar las reiteradas manifestaciones del presidente, en público y en privado, sobre lo claras que estaban sus preferencias en la batalla de Madrid.

Ahora, la candidata de Zapatero ha perdido las primarias y su mentor principal no puede sustraerse a las consecuencias de esta derrota. ¿Cuáles son éstas? Rubalcaba, en la entrevista citada, ilustraba muy atinadamente sobre el particular: “Muchos le jalean (a Gómez) porque no quieren a Zapatero, y eso pasa fuera del partido y dentro del partido”. Ayer mismo, tres dirigentes socialistas de peso demostraron, no tanto -quizá- que no quieran a Zapatero como que consideran un error su decisión: Gregorio Peces Barba dijo que el líder socialista “fue poco prudente”, Manuel Marín opinó que “lo lógico era no haber iniciado este envite”, y José Bono no dudo en calificar de “hazaña” el triunfo de Gómez. De otros históricos, como Juan Carlos Rodríguez Ibarra o Joaquín Leguina, ya conocemos la opinión, puesto que apoyaron expresamente al secretario general del PSM durante su campaña. Y también sabemos que no sólo la vieja guardia le respalda. Ahí están para demostrarlo, entre otros, José Andrés Torres Mora, Álvaro Cuesta o Maru Menéndez, miembros los tres de la Ejecutiva Federal.

El mar de fondo que había contra Zapatero en el partido, comienza a salir a la superficie. Por primera vez, su liderazgo está en cuestión, y su capacidad política, en duda.

Con estas premisas, son muchos los que, “dentro y fuera del partido”, que diría Rubalcaba, han comenzado a difundir la teoría del postzapaterismo. Arriesgada tesis, si se tiene en cuenta que en el PSOE no se vislumbra una posible alternativa para el presidente del Gobierno, que el partido no aceptaría en este momento la designación de un sucesor o sucesora y que, por otro lado, Zapatero acaba de asegurarse el cumplimiento íntegro de su mandato, gracias al apoyo de los nacionalistas. Tiene, por tanto, un año y medio por delante, tiempo que en política es una eternidad.

Pero quienes predicen el principio del fin del zapaterismo tendrán razón si el líder socialista se empeña en mantener la incógnita sobre su candidatura en las próximas elecciones generales. Escudarse en que aún no ha llegado el momento de anunciarla sólo contribuirá a alimentar las dudas de sus seguidores y la fortaleza de sus adversarios; la contestación interna aumentará y el partido entrará en un periodo de desestabilización cuyas consecuencias son imprevisibles.

Zapatero está abocado a anunciar más pronto que tarde su intención de ser el candidato socialista a las próximas elecciones generales. Sólo así se formará una piña a su alrededor de los que le quieren… y también de los que no le quieren.

9 Comments
  1. celine says

    Muy claro artículo, Frechoso. Hay que recordar que el PSOE, antes de los trágicos sucesos de 2004, no parecía tener la mínima oportunidad de llegar al poder por ser un partido hecho poco menos que trizas, regañaos unos con otros, cuajado de capillas. ZP unió por lo que une ejercer el poder, no tanto por sus cualidades de líder. Da la impresión de que los socialistas han vuelto por donde habían quedado en 2004. Es un momento muy interesante en el que Gómez llega muy oportunamente.

  2. Lucas says

    Zapatero el presumido, de derrota en derrota -huelga general, 3-O, catalanas y desastre autonómico y local– hasta la victoria final.

  3. gardenia says

    Bien pintado el panorama. Sólo faltaría analizar por qué Zapatero no anuncia ya que se presentará en 2012. Y la respuesta podría ser: porque tiene dudas. En ese caso, a lo mejor debe seguir el consejo de Guillermo Fernández Vara y José María Barreda: «Si duda, mejor que no se presente». Sea como fuere, estoy de acuerdo, debería aclararlo ya y dejar de marear la perdiz no vaya a ser que a costa de tantas vueltas la deje para el arrastre o lo que es lo mismo con menos de 125 diputados, como sucedió con el descalabro de Almunia.

  4. Jose says

    Parece que las primarias socialistas no han sentado bien a la PPería. Porque las primarias, como puerta que son de entrada a la democracia, colocan al PP entre los partidos dedocráticos. Sr. Frechoso su tiene más de panfleto qe de análisis poítico.
    Aprovechar que el Pisuerga pasa por valladolíd, para dejar mal a ZP. es un argumento manido y muy panfletario. ¿será por eso que las encuestas siguen puntuándole mejor que a vuestro Mariano?

  5. celine says

    Pero, hombre, José: un poco más de análisis y menos acusaciones de pertenecer o simpatizar con tal o cual partido. ¿No quedamos en que los partidos del llamado «arco parlamentario» son igualmente democráticos? ¿Qué tiene de malo simpatizar con el PP? ¿De veras cree usted que simpatizar con el PSOE tiene más mérito democrático? Por otra parte, a mí no me ha parecido que el autor de este artículo tenga nada de simpatizante del PP; no sé cómo lo habrá leído usted.

  6. Jose says

    Celine: partimos, creo yo, de presupuestos distintos. Ud. llama demcracia a lo que yo llamo dedocracia. Yo entiendo la democracia como el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. La partidocracia es el gobierno de un partido, por un partido . La dedocracia, abre la puerta a la partidocracia. Las primarias abren la puerta a la democracia.
    El tanden Obama-Clinton, demuestra que en las primarias no pierde nadie; gana la democracia. Tras las primarias socialistas de Madríd, ZP no está obligado a nada. Eso deberían decirlo los ciudadanos que comulgan con sus programas, en unas primarias.

  7. Francisco Frechoso says

    Me parece oportuno ir completando el artículo con las declaraciones de sus protagonistas. Os dejo, de momento, dos: La realizada el martes por el propio Zapatero http://www.elpais.com/articulo/espana/Zapatero/podemos/tener/siempre/razon/Gomez/mejor/elpepuesp/20101005elpepunac_14/Tes y la que ha hecho hoy miércoles una de las más relevantes figuras de lo que ahora se llama «vieja guardia», Alfonso Guerra: http://www.publico.es/espana/340227/guerra-incluye-a-zapatero-entre-los-perdedores-de-las-primarias

  8. Francisco Frechoso says

    Zapatero no despeja la incógnita sobre su candidatura. Aquí, la entrevista íntegra en Tele 5, para quien esté interesado: http://www.telecinco.es/informativos/nacional/VideoViewer/VideoViewer.shtml?videoURL=24289
    …Y las últimas declaraciones de Felipe González, a quien no le gustó que Zapatero tratara de apartar a Tomás Gómez: http://www.publico.es/espana/340515/gonzalez-reconoce-que-le-disgusto-la-idea-de-zapatero-de-apartar-a-gomez

  9. celine says

    José: en ese caso, he sido yo quien le ha malinterpretado a Usted. Completamente de acuerdo en que la acepción primera de democracia tiene ya poco que ver con la juerga de los partidos y sus coches oficiales mientras el p… pueblo se sorbe los mocos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.