Bárbara Celis: «A la mierda el periodismo, voy a contar esta historia»

4

En el mundo real Bárbara Celis es desde hace tiempo periodista cultural en Nueva York. Conocen bien su trabajo los lectores de El País. Pero Bárbara hace años que lleva una doble vida como cineasta autodidacta que el próximo 27 de octubre presenta en la Seminci de Valladolid Surviving Amina (Después de Amina) un documental sobre una pareja que pierde primero la batalla por salvar a su hija pequeña de la leucemia, y después por salvar su matrimonio. Celis trató de enfrentarse a estos sucesos como reportera. Hasta que comprendió que la realidad demandaba mucho más de ella: “a la mierda el periodismo, voy a contar esta historia”. Y lo hizo.

[vimeo width="608" height="300"]http://vimeo.com/15537005[/vimeo]

Todo empezó cuando una pareja de artistas amigos suyos, la suiza Anne Lamunière y el italiano Tommaso Tastini, la invitaron a filmar el nacimiento de su hija pequeña, Amina. Para entonces Celis era una periodista que coqueteaba con el cine independiente y que simplemente nunca había asistido a un parto. ¿Hace falta una razón mejor?

Nadie se imaginaba entonces el viraje que iba a dar la existencia de todos en sólo cuestión de meses, cuando a Amina le diagnosticaron leucemia (*). Súbitamente la cámara de Celis deviene un brazo armado contra la muerte. Una herramienta del optimismo, un canto a la supervivencia. Filma para dar ánimos a todos los demás padres de niños con cáncer. Están todos conjurados para vencer al horror por cinco a cero.

La mirada de Amina. / Fotos cedidas por Bárbara Celis.

Lo terrible de la realidad es que lo que no puede pasar pasa. Cuando tú esperabas una sucesión de emocionantes escenas heroicas, de la niña salvándose en brazos de sus padres pluscuamperfectos de postal, de repente la más estrepitosa humanidad empieza a colarse por todas las rendijas del drama. Los padres están en tensión y se pelean. La madre se siente anulada y suprimida para todo lo que no sea cuidar de la hija. Se queja de que el padre se mantiene a distancia de los problemas y empieza a increparle mirando a cámara, verbalizando y visualizando su frustración, usando el documental como terapia. Mientras él se queja de que aquí sufren los dos pero parece que sólo decide ella, cuya exhibición trágica le desborda.

Rápidamente la crudeza y la sinceridad de este conflicto, de esta guerra en el epicentro del dolor, deviene la clave de la historia. Es llegado este punto en el que Bárbara Celis depuso toda pretensión periodística y se entregó definitivamente al documental. “De repente me sentí libre de ser mucho más directa, de utilizar elementos poéticos, de no tener miedo de dejar mi impronta personal”, explica.

Atrás quedan los esfuerzos por contextualizar si la leucemia de Amina se explica por una masiva contaminación de las aguas del East River que según Celis convierten a Brooklyn es “carne de cáncer” en un índice mucho más elevado que el resto de Nueva York. O siniestros apuntes como que el casero del matrimonio les amenazó por carta con el desahucio cuando quedaron a deberle un mes del alquiler –un solo mes– sabiendo que tenían a la niña con leucemia en el hospital.

Huella del pie de Amina.

El dato planea sobre la historia como un recordatorio de que el mundo puede llegar a ser mucho más cruel que tus peores circunstancias. Pero Bárbara Celis prefiere centrarse en la intimidad del drama en sí, en la pareja de jóvenes artistas europeos que habían viajado a Nueva York con la maleta cargada de sueños, para descubrir que en realidad les aguardaba una larga temporada en el peor de los infiernos. Donde entran como familia unida y saldrán como padres de un niño vivo y de una niña muerta. Y como pareja rota.

A día de hoy siguen separados. ¿Siguen siendo los dos amigos de Bárbara? “Sí, y me enorgullezco de ello”, reivindica la realizadora, “porque mi objetivo era no tomar partido, dar puntos de vista múltiples”. “Creo que fueron los dos muy valientes, porque estaban superexpuestos, todo el mundo les juzga”, concluye Celis. Cierto. Algunos creen (creemos) que Anne encarna el drama de la mujer fuerte que atrae a un hombre sensible pero débil. Pero también hay quien le ha dicho a Bárbara, “Anne está loca, no sé cómo ese tío la aguanta”. Algo bien habrá hecho Celis para que este debate sea posible.

Por lo demás ante las imágenes tendemos a reaccionar más visceralmente que frente a las palabras, algo que atañe a la misma creadora, que se ha involucrado hasta las cachas en este proyecto haciendo a veces de la necesidad virtud. Siete años le ha costado llegar a puerto, sin una sola subvención ni más ayuda que su propio empeño y hasta una colecta que hizo por Internet. Y a la que la gente reaccionó tan bien como a la que Anne y Tommaso tuvieron que hacer en su día para pagar el alquiler de su apartamento en Nueva York.

Bárbara Celis, autora del documental.

“Primero traté de editar el documental yo sola, y me salió una versión de media hora, pero me di cuenta de que necesitaba ayuda”, rememora Celis con sencillez. Admite que sólo gracias a la crisis del periodismo y al bajón de sus colaboraciones con El País tuvo tiempo y ocasión de replantearse un proyecto que dormía en el cajón. Y en su alma. “Hasta que tuve la suerte de que aterrizó en Nueva York una persona providencial, Beto, un montador que venía a estudiar inglés y que empezó a ayudarme por las tardes”, cuenta con una luz todavía inmensamente agradecida en los ojos.

De Beto aprendió a saber lo que quería. Entonces se fue a un festival de documentales y se los vio todos hasta encontrar a la montadora adecuada, la que daría el volantazo justo y definitivo a su historia. Junto con la banda sonora original de Carlos Noain e incluso un tema de Franco Battiato que éste cedió gratis.

Surviving Amina ya se ha estrenado en Suiza y en pases privados en Nueva York y llega ahora a la Seminci.

Yo no la dejaría pasar de largo.

(*) Más información sobre la leucemia en:
http://www.fcarreras.org/es/
http://www.aeal.es/
http://www.asleuval.org/
http://www.leucemiaylinfoma.com/
4 Comments
  1. Claudia says

    Qué buena pinta tiene. Si aparece por LA avisadme que voy a ella! Un besazo.

  2. celine says

    Una triste historia y una periodista valiente. Le deseo que la aplaudan en Valladolid.

  3. baifo says

    Sospecho que la cruda realidad empieza cuando esta señora apaga la cámara, cruda realidad como la de su «periodismo»,. He leído un articulo suyo sobre lou reed, con motivo de su reciente muerte, y con eso tengo suficiente, como para ver una pelicula suya…

Leave A Reply

Your email address will not be published.