Ojo con Wikileaks, que también te la puede meter doblada

40
Julian Assange, durante la rueda de prensa que ofreció en el sur de Londres el sábado pasado. / Felipe Trueba (Efe)

He llegado a la conclusión de que no me fío de Julian Assange. De que me da grima. De que me da hasta miedo. Lo siento pero no me creo que sea lo que él cree que representa, una especie de sherpa periodístico, el descubridor de supremos atajos informativos. Sé por experiencia que el camino a la verdad nunca es tan corto. Ni tan llano. Me gusta que Wikileaks acceda a documentos secretos y que los haga públicos. Pero no me gusta cómo lo hace ni por qué creo que lo hace.

No me gusta cómo lo hace porque creo que abrumar con miles de documentos a la gente no es informarla mejor. Casi siempre es informarla peor. ¿Quién tiene tiempo de leerse 400.000 informes? Nadie. ¿Quién ha comprobado que los papeles del Pentágono dicen lo que Wikileaks dice que dicen? Personalmente, ninguno de los que estamos aquí, mareando felizmente la perdiz sobre el tema.

Publicidad

Se supone que lo han comprobado por nosotros destacados periodistas de algunos de los mejores periódicos del mundo, como The New York Times, The Guardian, etc. Pero oiga, si hacen falta todos esos filtros…¿dónde está la novedad? ¿En qué queda la revolución Wikileaks? Assange no sería el émulo de Bernstein y Woodward, los viejos campeones del caso Watergate, sino algo así como el marchante de sus fuentes, el intermediario que cobra por ponerles en contacto con Garganta Profunda.

¿Que Wikileaks no cobra y que sus huestes de voluntarios trabajan por amor al arte? Verdad hasta cierto punto lo segundo (¿de qué vive Assange, del aire?), me temo que verdad con los días contados lo primero. Yo creo que el genio de esta gente va por otro lado. Wikileaks no ha revolucionado la información sino su mercado. En un mundo saturado y bastante asqueado de noticias ha sabido sacarse de la chistera algo tan extraordinario como el apetito informativo. Todos queremos saber lo último de Wikileaks, es lo más cool, lo que más mola.

Hasta el punto, me temo, de cancelar hasta nueva orden todo sentido crítico con la organización y con su líder. Parece que no se le pueda decir nada a Assange, como no se le podía decir a Sara Carbonero. Y si se lo dices eres de la CIA o eres Urbaneja. Pero por lo menos con la novia de Iker Casillas nadie se hacía ilusiones, todos sabíamos que aquello era puro cotilleo. Con Wikileaks se supone que hablamos de cosas serias. De informaciones a vida o muerte.

Yo como ciudadana y como periodista agradezco a Wikileaks algunos servicios prestados, como la difusión de Collateral Murder, el célebre y revelador vídeo de un helicóptero norteamericano abriendo fuego contra civiles en Bagdad. Aquello estuvo bien que se conociera. A lo mejor pudieron protegerse un poquito mejor a algunos implicados y algunas fuentes, pero en fin, cuando uno va de Ciudadano Kane por la vida, ya me imagino que es difícil atender a ciertos detalles. Pero lo dicho, aquello estuvo muy bien.

Más opinable me pareció la primera gran filtración de documentos sobre la guerra de Afganistán. Ahí me pareció que el grano venía muy poco separado de la paja. Cribar la información no es censurarla, es hacerla útil. No todo documento secreto por el mero hecho de ser secreto dice la verdad. Ni tiene el mismo valor un informe de fulanito, que es un pringado, que de menganito, que es un experto. Sé de lo que hablo porque estoy escribiendo un libro sobre la materia, ya os contaré. Por ejemplo un informe sobre la inteligencia afgana hecho por la inteligencia paquistaní hay que ponerlo profundamente en cuarentena porque ambas inteligencias se odian. ¿Qué credibilidad tendría un informe secreto de María Dolores de Cospedal para Mariano Rajoy afirmando que, aún sin pruebas, está segura de que Rubalcaba cuando estaba en Interior le pinchó el teléfono?

Lo siento pero la información no se descarga y ya está, como un saco de patatas. Hay que trabajar mucho para sacar algo en limpio. Y si no existe el peligro de sacarlo todo en sucio, de darlo todo por bueno cuando no lo es. Ejemplo: la nueva hornada de documentos de Wikileaks parece acreditar masivos abusos contra detenidos en Irak. Leído deprisa esto (que es como se lee todo lo de Wikileaks) puede parecer que los abusos los cometieron soldados norteamericanos, como en los viejos tiempos de Abu Ghraib. Pues no, son abusos cometidos por las nuevas fuerzas de seguridad iraquíes. Esas que supuestamente tienen que tomar el control para que los americanos se puedan retirar del país, como a pleno pulmón les exige medio mundo. ¿Qué hacemos a la vista de estos documentos, cancelamos la retirada americana, y volvemos a mandar a las tropas españolas?

Por otro lado, y ya se me perdonará por ser tan directa: ¿alguien dudaba de que el trato medio a un preso iraquí medio en su propio país era ése? ¿No era así e incluso peor antes de la guerra, en las mazmorras de Sadam Hussein? Todos sabíamos entonces que en Irak se asesinaba extrajudicialmente y se torturaba. Un disidente del régimen se arriesgaba como poco a que le demolieran la casa hasta los cimientos, mataran a sus hijos y violaran a su mujer y a su hija delante de él, etc. Todos sabíamos que pasaban estas cosas pero en general se prefería mirar para otro lado, con el argumento de que como vas tú a imponer la democracia a ningún país. Pues parece que cuando el Pentágono se aplica por fin el mismo cuento que el resto del mundo, todos nos exclamamos de la magnitud de la tragedia.

Por no hablar del miserable papel de los mercenarios o contratistas, de cómo Irán campa por sus respetos atizando la insurgencia y la discordia (mira por donde esto no era una pura paranoia de Israel, hasta Wikileaks ha acabado descubriendo la sopa de ajo)…pero a ver, señores, un poco de seriedad: ¿de verdad precisábamos de Wikileaks para darnos cuenta de todo esto? ¿Qué COÑO nos creíamos que era una guerra? (Las mayúsculas me han salido del alma y espero que el director de cuartopoder.es me las deje pasar, porque si no las pongo, reviento)

La guerra es siempre una barbaridad, y llena de espantosas paradojas, más cuanto más nos alejamos del siglo XX y nos adentramos en el XXI, en el que las guerras ya no son entre ejércitos, son para machacar civiles y no soldados, en proporción de nueve a uno. ¿Nos queremos enterar de una vez de que era eso? ¿Y de que eso ni siquiera se arregla haciendo el pacifista –o el muerto-, porque la paz tampoco garantiza el fin de los abusos, no mientras siga habiendo tanta injusticia, tanto analfabetismo, tanta pobreza?

De verdad que me estremece que la gente descubra estas cosas leyendo, o creyéndose que lee, los informes de Wikileaks. Si estaba la herida bien abierta y bien visible desde hace tiempo. Recomiendo encarecidamente la lectura de los Cuadernos de Kabul de Ramón Lobo, uno de los mejores corresponsales de guerra que ha habido en España. Uno de los pocos que siempre ha tenido claro que no se va a una guerra a contar que casi te matan y que uy qué valiente eres o ni siquiera a filmar heroicamente cómo vuelan un puente. ¿Qué COÑO –y van dos- me importa a mí el puto puente? Si Ramón se juega el tipo, y su madre y su hermana y su novia derraman muchas lágrimas, es para volver de Afganistán y contarme lo que promete en la portada de su libro, compilación de sus espléndidos escritos en El País: “historias de mujeres, hombres y niños atrapados en una guerra”. Historias reales de gente real sumergida en esa inmensa pecera de putadas que a copia de verla cada día por la tele nos acabamos creyendo que es un juego de rol, como las aventuras de Assange. Como nuestra propia y lamentable frivolidad ante la puta guerra y sus noticias.

[youtube width="604" height="300"]http://www.youtube.com/watch?v=iyPIc8ZmZbM[/youtube]

Por no hablar de nuestra alarmante indulgencia con cualquiera que vaya (aparentemente) de enrollado. Al Pentágono le exigimos que no se enfade si le roban documentos. En cambio a Julian Assange no se le pueden pedir cuentas, no ya de las denuncias por abuso sexual que tiene puestas en Suecia, sino ni siquiera de las disensiones internas en Wikileaks, o de cómo se financia este invento. Eso es un secreto más inviolable que los de la CIA. ¿En casa del chivato, transparencia de palo?

40 Comments
  1. Daniel Cana says

    Anna, entiendo el enfoque de tu texto, me parece necesario, pero creo que Wikileaks no es periodismo, no tienen que interpretar las noticias ni valorarlas. Ellos las han puesto a disposición del mundo, los periodistas tienen que separar el grano de la paja (si es que se acuerdan de cómo se hace).¿Cuál es el trabajo de un periodista? Obtener fuentes y dar forma a su contenido. La primera parte la ofrece Wikileaks. El mundo es menos ciego desde que existe Wikileaks. Mientras actúen así, no me importa de qué vive Assange.

  2. lol007 says

    «Todos sabíamos entonces que en Irak se asesinaba extrajudicialmente y se torturaba.»
    Ahora tenemos los documentos que demuestran que USA ha torturado. Antes no, ahora si. Esa es la diferencia.

  3. Rob says

    Creo que estas profundamente equivocada.
    Wikileaks no es una organización que se dedique a hacer periodismo, sino a sacar a la luz documentos secretos de muy diversos gobiernos y hechos. Precisamente por eso se apoya en otros medios como el Times o el Guardian, para que analicen y contextualicen la información, asi como para conseguir mayor repercusion.
    Y si Wikileaks es tan importante y necesaria ahora mismo quizas en por que el «Periodismo» (en general) no ha hecho bien ese «trabajar mucho», dedicandose a servir a intereses corporativos y/o gubernamentales en lugar de informar adecuadamente al ciudadano. Ya desde hace tiempo que los clientes de la prensa no son los lectores, sino los anunciantes e inversores.
    Además creo que centralizar la cobertura mediatica en la figura de Assange en lugar de Wikileaks como organizacion es más responsabilidad de los medios que del propio Assange, y el simplemente se aprovecha de esa atencion a su persona para conseguir más difusión.

    ¿Por que te fias más de Wired? Una revista que entre otras cosas se dedica a publicitar las «maravillas» tecnologicas de la industria armamentistica.

  4. Castigador says

    lol007, aprende a leer.

  5. Roberto Gutiérrez says

    Rob: la responsabilidad de centrarse en Assange es del propio Assange, que le gusta más un foco que a un tonto un lápiz, y lleva años demostrándolo.

    Joder, lol007, ni siquiera te lees el texto que comentas. Los documentos documentan, valga la ‘refunfancia’, las torturas de las fuerzas iraquíes, no norteamericanas.

  6. AnteTodoMuchaCalma says

    Estimada Anna:
    Me parece que esto es de lo peor que has escrito. Assange NO ES UN PERIODISTA. Olé. Claro que no lo es. Has descubierto el mediterráneo. ¿Hacía falta tu comentario para esto?

    Pero a partir de ahí montas un titular descalificador que dice que «TE LA PUEDE METER DOBLADA». Los motivos: que te gusta lo que hace pero no CÓMO lo hace ni POR QUÉ.
    Respecto a sus motivaciones internas: tus juicios morales son irrelevantes. Si lo que hace está bien o mal es lo que determina si «te la mete doblada» o no. ¿T%e imaginas que alguien criticase tu artículo por lo que sospecha que te lleva a escribirlo? Imagínate que dijesen: «Anna te la puede meter doblada. Ella sabe por qué escribe lo que escribe. Es una jodida envidiosa, porque su trabajo no tiene ni la milésima parte de relevancia que la de un Assange como no-periodista». Como crítica sería una porquería. Pues eso.
    Respecto a que no te gusta CÓMO lo hace: tú consideras que hace mal porque DA DEMASIADA INFORMACIÓN. Supongo que tú consideras…
    – ¿que debería DAR MENOS? (sería una tontería).
    – ¿que debería CRIBARLA? Joder, ESO DEBEN HACERLO LOS PERIODISTAS, no los Wikileaks. En mi modesta

    Las pruebas sobre los abusos de los mercenarios de Blackwater son NECESARÍSIMOS. Tienes que pensar en el lector estadounidense, no en el socialdemócrata europeo. En el siglo XX había quedado claro que los estados renunciaban a las labores de mercenarios: las leyes de la guerra no los protegían como a la tropa regular, y se consideraban un elemento peligrosísimo en los conflictos armados. Sin embargo, en Estados Unidos se había perdido esta idea en los últimos años. Es fundamental insistir con pruebas en que teníamos razón al vetar la entrada de la empresas privadas de mercenarios, y que debemos recuperar el ESCÁNDALO por su mera existencia.

    Por último: tus afirmaciones sobre la responsabilidad de militares USA en estos abusos son, si me lo permites, banales. Sin entrar en los casos de responsabilidad directa de militares USA por asesinatos (el caso del asesinato de rendidos al helicóptero Apache, p.ej.), cualquiera sabe que LA FUERZA OCUPANTE ESTÁ OBLIGADA A GARANTIZAR EL ORDEN Y LA SEGURIDAD. Y se imputa responsabilidad penal al ocupante (incluso a los superiores militares de sus fuerzas) por los crímenes TOLERADOS (responsabilidad por omisión). ¿Hablamos o no de delitos tolerados por la fuerza ocupante? Si la respuesta es SÍ, el Derecho Penal Internacional tiene algo que decir sobre quienes cometen esos crímenes y sobre quienes los toleran o no los investigan:

    ART. 28.2 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, imputa responsabilidad penal al superior por los delitos cometidos bajo su autoridad si:

    a) Hubiere tenido conocimiento o deliberadamente hubiere hecho caso omiso de información que indicase claramente que los subordinados estaban cometiendo esos crímenes o se proponían cometerlos;

    b) Los crímenes guardaren relación con actividades bajo su responsabilidad y control efectivo; y

    c) No hubiere adoptado todas las medidas necesarias y razonables a su alcance para prevenir o reprimir su comisión o para poner el asunto en conocimiento de las autoridades competentes a los efectos de su investigación y enjuiciamiento.

    En resumen: que disiento del título descalificador y, en mi opinión, infundado; del contenido despectivo y de las afirmaciones cuestionables.

  7. Anna Grau says

    A «AnteTodoMuchaCalma»: si mis juicios morales te parecen irrelevantes, ¿por qué me lees?
    E insisto: con todas mis reservas ante Wikileaks, lo que me preocupa no es qué hay en su trastienda. Es el poco sentido crítico que hay y se permite a su alrededor. ¿Qué pasa, que no sabemos vivir sin caudillos de la información?

  8. Clidice says

    Estimada Anna,

    mis felicidades por tu artículo. No entiendo esta necesidad de «campeones» de nada que parece tener nuestra cultura. Cuando vi la notícia lo primero que pensé fue en la sospecha de quien financiaba a este señor. Todos sabemos que la información nunca es gratis en nuestro mundo y que nunca es neutra.

    Mientras nos postramos ante estos nuevos dioses, postergamos la asunción de responsabilidades por parte de todos y cada uno de nosotros. Así nos va, perpetuando el desastre. Pura cobardía.

  9. maría says

    ¿cuánto te han pagado nuestros colegas del Pentágono por escribir todo esto?

  10. Anna Grau says

    A María: por escribir el artículo me han pagado la tarifa habitual en Cuarto Poder. Por pensar lo que pienso no cobro, lo hago gratis. ¿Tú no?

  11. tito says

    Desde cualquier punto de vista, sacar los huesos del armario no me parece que sea ir de superestar. Aquí por intentarlo ya tenemos a un juez en el exilio y a punto de ir a la carcel.
    Detrás de su artículo parece que hay una especie de deslegitimación de ese señor, periodista o no.
    Que para descalificarlo aluda a que no cree en su altruismo me parece mal. Yo soy buzo, o profesor, o médico o cristalero y trabajo porque me pagan. Igual que usted y probablemente el señor Assante.
    Su artículo podría ser propaganda.
    O no, pero ahí está, creando opinión.

  12. Alberto Payo says

    Creo que no has entendido ni de lejos la labor de WikiLeaks ni su valor en el mundo digital,Anna. A diferencia de los medios de comunicación, en primer lugar no se trata de una empresa con intereses políticos o económicos, sino que se sustenta de las donaciones.

    En segundo, permite poner a disposición de la opinión pública documentos oficiales y clasificados en bruto.Les criticas porque no desgranan o interpretan la información para el gran público, porque «abruman con miles de documentos a la gente». Creo que sin darte cuenta has caído en el error de recomendar leer Reader Digest o la sinopsis de un libro en lugar del la obra al completo.

    A partir de ahí que su «cabecilla» te produzca más o menos grima es algo irrelevante. Hay gente que no puede ni ver a Rupert Murdoch pero sigue sus medios.

    El valor de la información «pura» y sin aditivos se merece, como mínimo, nuestra atención como periodistas. Más a veces que la de comunicados oficiales, notas de prensa o declaraciones políticamente correctas.

  13. AnteTodoMuchaCalma says

    A “AnteTodoMuchaCalma”: si mis juicios morales te parecen irrelevantes, ¿por qué me lees?

    Falacia. Respuesta infantil, mero ad hominem y elusión del debate. Digo: es irrelevante tu juicio moral a la hora de decidir si «LA METE DOBLADA O NO». Por favor, no sigas insultando la comprensión lectora de los que siguen CuartoPoder.

    E insisto: con todas mis reservas ante Wikileaks, lo que me preocupa no es qué hay en su trastienda. Es el poco sentido crítico que hay y se permite a su alrededor.
    NO, al menos ten el valor de no engañar. Tu descalificación es A WIKILEAKS. Dices «WIKILEAKS PUEDE METÉRTELA DOBLADA», y no «hay gente que es acrítica».
    Afirmación insidiosa sin fundamento.

    Luego, cuando te lo cuestionan, te enfurruñas, no contestas, dices que no te lean y escondes la mano, diciendo que en realidad con quien te metías era con los que no tienen sentido crítico.

    Eso sí: cuando algunos ejercemos nuestro sentido crítico contigo, montas el lío. ¡Edificante!

    ¿Qué pasa, que no sabemos vivir sin caudillos de la información?

    ¿Qué pasa, que no aguantamos un debate con confrontación de argumentos racionales?

    Puede parecer que los abusos los cometieron soldados norteamericanos… Pues no

    Insisto respecto de la responsabilidad penal del ocupante que tolera torturas o agresiones: si no te documentas lo mínimo sobre las responsabilidades que tienen las fuerzas ocupantes, terminas escribiendo cosas como esa. Las tropas y superiores militares ocupantes responden por tolerar esos abusos. Ahora entiendo por qué te molesta que se tenga demasiada información: tú prefieres escribir sin documentar la parte de responsabilidad de los militares.

    Ojo con Anna Grau, que no documenta suficientemente lo que afirma. «OJO CON ANNA GRAU, QUE TAMBIÉN TE LA PUEDE METER DOBLADA». Supongo que si se puede afirmar esto de Wikileaks, se puede afirmar de tí, ¿no? (de hecho, yo sí he señalado aspectos de lo que dices que SÍ la meten doblada a quien no sepa del tema).

  14. Anna Grau says

    A AnteTodoMuchaCalma: definitivamente es curioso tu nombre de guerra, porque no tiene nada que ver con el contenido ni con el tono de lo que viene después. A riesgo de dar demasiada importancia a lo que no la tiene: no creo que sea insultar la comprensión lectora de nadie expresar lo obvio, que cuando lees un artículo de opinión te asomas a un juicio de valor. Negarle toda relevancia y leer el artículo es cuanto menos contradictorio. Igual que es contradictorio enfadarse tanto simplemente porque alguien se pregunta si Wikileaks tiene motivos ocultos o miserias ocultas. A la vista de todo lo demás que leo no me parece que sepas mucho del tema…ni que quieras saber, la verdad. En realidad creo que tu visceralidad es la prueba viviente de lo que trato de denunciar en mi artículo: que Wikileaks es la nueva Palabra de Dios Revelada, intocable, irrefutable, incuestionable, ininvestigable…¡pues sí que nos ha traído libertad el tema!

  15. Anna Grau says

    A Alberto Payo: Estoy totalmente de acuerdo en que como periodistas -y como ciudadanos- tenemos que prestar mucha atención a Wikileaks. Eso es precisamente lo que hago en este artículo. En el que precisamente trato de hacer una reflexión sobre el valor de la información en bruto, que a veces es más engañosa de lo que parece. Bush fue a la guerra de Irak basándose en informes de la CIA que le aseguraban que Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva y que los soldados norteamericanos serían recibidos con dulces y flores. La CIA no tenía ni idea de esto ni la podía tener porque carecía de fuentes de información fiables en Bagdad. Entonces para llenar sus informes dio crédito a exiliados con agendas propias que dijeron lo que sabían que la Casa Blanca quería oír para lanzarse a la guerra. A los que le dijeron lo que no querían oír simplemente no los metieron en los informes. Si en ese momento Wikileaks hubiera filtrado tal cual esos informes su efecto engañoso podría haber sido mayúsculo. Sobre todo si se hubieran filtrado en cantidades inmanejables para la gente. Y finalmente sí, tengo muy en cuenta que Wikileaks se sustenta con donaciones…eso precisamente pregunto yo: ¿DE QUIÉN? Lo siento pero sin saber ese dato me resulta imposible descartar que no tengan intereses políticos o económicos. Cuando a los candidatos electorales se les exige revelar de dónde vienen sus donaciones, es por algo…

  16. JMGarcia says

    De WIKILEAKS siempre me preocupo el afnán con que logarn información del lado «occidental» y en especial las muy vendibles filtraciones de USA. Por que no hay el mismo interés en lograr filtraciones del gonierno Cubano, Ruso, Venezolano, Iraní o China. El día que WIKILEAKS empiece a destapar información de esos otros «chicos malos» pensaré que realmente son tan altruistas como algunos les cree. Yo, por el momento, no

    JMGarcía
    http://necolandia.blogspot.com/

  17. celine says

    Gracias a todos por esta puesta en escena. Debo decir que este artículo y sus comentarios me han servido para saber algo más de WL. La virulencia de Anna en sus sospechas me parece sincera y ella, generosa por compartirla (todos sabemos que hay que nadar y guardar la ropa y no mostrar las cartas boca arriba en este mundo de malintencionados). Los comentarios, a pesar de las voces y aspavientos, también me han aportado información. Me pasa como a Anna que Assange me produce algo de resquemor. Pero su trabajo es materia inestimable de investigación periodística, desde luego. Alguien estará ya haciéndolo: es un trabajo que lleva su tiempo. Gracias, Anna (y cía).

  18. Rob says

    Un interesante articulo sobre este tema:
    http://blogs.rtve.es/retiario/2010/10/26/la-terrible-revelacion-wikileaks

    Y una pregunta Anna:
    Como corresponsal del ABC intuyo que tus articulos responten a intereses ocultos de la editorial o inversores del ABC y de los anunciantes, no? Tambien podemos hablar de las disensiones en la dirección de ABC por su linea editorial.
    Es solo una suposicion, pero visto lo visto, es mas importante esto que los contenidos.

  19. lola says

    Wikileaks no es un medio de información, es una ong que destapa archivos, información que se guardan los estados y demás medios censuran, no es su labor darte los informes analizados y traducidos para el ciudadano de a pie. Tampoco es Julian Assenger todo wikileaks pero si su representante y su parachoques. Denoto mucha envidia y mucha opinion precipitada en su artículo de opinión. Cómo puede negar el valor de los archivos que estan saliendo a la luz, por qué el ejercito israelí es más bruto, por qué todo el mundo lo sabía, ¿no se da en periodismo lo de probar los hechos?. Antes de lanzarse contra wikileaks no cabe la duda?.

  20. moi says

    Propongo entonces que el próximo proyecto periodístico de Anna Grau sea hacer una criba crítica de la documentación filtrada para orientar a los obnubilados lectores.

  21. aguila says

    En primer lugar creo en el periodismo investigativo porque ayuda a que las sociedades sean mas democraticas. Ahora,desconfio de este senor por su comportamiento. El abandonar una entrevista de CNN porque se le pregunto una pregunta valida de sus problemas legales, no me parece ni tolerante ni balanceado. Es facil criticar a los Estados Unidos que es una sociedad abierta, dificil es investigar los crimenes que cometio Stalin en su epoca o investigar los crimenes que comete China, Corea del Norte o Iran para mencionar a unos pocos. Fui abogado militar en el Ejercito americano, me consta del entrenamiento que le damos a nuestros soldados para el trato a los prisioneros de guerra y de las reglas para entablar combate. Ahora, estar en un teatro de guerra de una irregular, donde cualquiera se explota con explosivos, no ayuda mucho a mantener un buen juicio. Es muy bonito verlo desde la tranquilidad del hogar. Los excesos que se hayan cometidos se investigaran y tendran que comparecer a juicio. Ahora los invito a ver el otro lado de la moneda, a nuestros veteranos en los hospitales de veteranos mutilados, quemados y con problemas mentales. Hussein se merecio el final que tuvo porque era un sanguinario. Creo en la libertad y en los derechos humanos y soy activista de Amnistia Internacional. Pero no vengan con estos salvadores de pacotilla que lo que buscan es fama internacional.

  22. Enrique J. says

    Estimada Anna:

    Voy a ser repetitivo como muchos de los comentarios ya publicados: no has entendido la función de Wikileaks. Wikileks no es otro medio de comunicación, son un grupo de personas que publican filtraciones a la par que, y he aquí donde reside su verdadero valor, protegen la identidad de sus fuentes. Wikileks no informa, porque informar es trabajo de los periodistas que son los que deberían recoger las documentaciones que publica wikileaks y desbrozar, a partir de ellas, la verdad. Así que tampoco entiendo cómo, como periodista, te puedes quejar de que se publiquen tantos documentos y mucho más si estás escribiendo un libro sobre el asunto. ¡Es cómo si un historiador se quejase del descubrimiento de un rico yacimiento arqueológico!

    También, y me vas a perdonar, es un poco triste que caigas en el juego de criticar a Wikileaks atacando a Assange y afirmando que no te fias de él (y por lo tanto de wikileaks) cuando, precisamente, si han logrado publicar lo que han publicado es siendo dignos de confianza. creo que te has hecho una idea precipitada, aunque perfectamente elaborada por otros, de Assange y sus compañeros a partir de lo publicado en los «medios oficiales», esa BASURA a la que llamamos periodismo, y la has repetido como si fuese tu opinión sin darte cuenta de que, y te pido disculpas de antemano, te la han metido doblada.

    Un saludo

  23. Anna Grau says

    A Enrique: creo que tú no has entendido mi artículo. En él preciso con ejemplos concretos que me gusta que Wikileaks saque a la luz documentos secretos pero no me gusta cómo lo hace (con arrogancia y un sospechoso afán de protagonismo, sin aceptar críticas ni someterse a controles de credibilidad democrática) ni por qué creo que lo hace (para poner las bases de un negocio, no de un servicio público). Mi experiencia como periodista es que las filtraciones de información raramente son desinteresadas. Por lo demás en este tema no creo que se me pueda acusar de dejarme comer el coco…Salta a la vista que donde van Vicente y la gente no es por donde yo digo…

  24. Lobo says

    Pues sí que «la mete doblada».

    El que haya visto la versión larga de «Collateral Murder» verá como unos insurgentes (a los que acompañaban dos periodistas) eran volatilizados por un helicóptero.

    Luego se acerca una furgoneta a recoger los cuerpos y la arrasan igualmente. Ahí sí que no sé si es legal o no.

    Pero al menos la muerte de los dos periodistas no fue deliberada. Iban «empotrados» con la insurgencia y tuvieron mala suerte. Nada más.

  25. Enrique J. says

    Estimada Anna:

    He leído tu artículo varias veces y sigo sin entender cómo nos la pueden meter doblada, por qué son arrogantes, y dónde está la falta de democracia y el negocio. ¿De qué forma tendrían que hacerlo para ser humildes, demócratas y no necesitar dinero, tal vez por fascículos (con pausas para la publicidad) en vez de hacerlo en bloque y con suscripción (como la TDT de pago) en vez de permitir la descarga gratuita? Dices que la gente se puede saturar con tanta información y yo te digo que eso no es información: son datos de los que los periodistas deben extraer la información. ¿Quién se va a leer todo eso? Espero que queden periodistas que lo hagan. En Wikileaks trabajan, a sueldo, 12 personas y se financian de donaciones privadas ninguna de las cuales sobrepasa los 20.000 dolares de más de 10.000 donantes. Se dedican a eso, nunca han dicho que vivan del aire y tienen que comer y vestir e incluso permitirse alguna frivolidad de vez en cuando. ¿Eso pone en entredicho su trabajo? Greenpeace, entonces, tampoco son de fiar (¡ah, esos ecologistas, algo oscuro traman haciendo negocio con la salvación de las ballenas!). ¿Pero importan mucho las motivaciones de las fuentes para filtrar toda esa información a Wikileaks? ¿Sólo se aceptan documentos de personas con motivaciones puras? No entiendo qué clase de argumento es ese. Y tampoco eres la única que piensa así, no creas que vas contra corriente, mucha gente desconfía de Assange y, por extensión, de Wikileaks pero me pregunto cómo es posible que sin conocerlo de nada o, mejor dicho, sólo por lo que han publicado los medios, la gente se haga esa idea. ¿Será por las acusaciones de violación (tan creíbles por el momento en el que se hicieron) o por las oportunas declaraciones de un exmiembro de wikileaks afirmando que el tipo es un tirano? Porque, si te fijas, todo cuadra: es un tirano endiosado que se cree con derecho a todo y la prueba es que va por ahí, en plan estrella, violando mujeres. ¡Qué malvado el tal Assange! 🙂

  26. Anna Grau says

    Me interesa mucho toda esa información que das, Enrique, sobre el número de personas que trabajan en Wikileaks y las donaciones que reciben. ¿Dónde puedo contrastarla y ampliarla?

  27. el andaluz says

    Magnifico articulo, es sospechoso manejar tanta información con tan supuesta simplicidad.Lo dificil que resulta encontrar información autentica y creible y esos rapheles la publican con chorro a presión.

  28. AnteTodoMuchaCalma says

    Anna, harías bien en fijarte en lo que piensan tus lectores.

    1. Tú imputas sin la más mínima prueba a alguien que «TE LA PUEDE METER DOBLADA». Se te pregunta por tus motivos (el post es una triste sucesión de barruntos) y te enfurruñas. Se te dice que entres en el debate y respondes caricaturizando los argumentos de los demás. Triste y patético.

    2. Wikileaks no es periodismo, sino suministro de fuentes.

    3. Tú deberías hacer periodismo. Si afirmas algo, respaldarlo. No lo haces. Periodismo de barruntos.

    4. ES FALSO que «te preguntes por sus motivaciones ocultas». Por el contrario, AFIRMAS que tiene motivaciones ocultas y fraudulentas (que nos la va a meter doblada). Sin pruebas. Sólo con barruntos.

    5 Por las mismas, nos preguntamos: ¿Cuáles son las motivaciones ocultas de Anna Grau? ¿Cómo puede incurrir en la triste banalidad de descalificar las denuncias de los crímenes de ejércitos mercenarios en la guerra… porque vete a saber qué intenciones tiene quien lo hace? (por cierto: sin aportar una miserable prueba).

    Dicen q

  29. AnteTodoMuchaCalma says

    Los más aferrados al pasado dicen que Internet está acabando con el periodismo. No: lo hacen los malos periodistas, quienes juegan a la insidia pero no se molestan en buscar fuentes. El estilo «prensa rosa» se va extendiendo…

  30. Anna Grau says

    Lo dicho, ante todo, mucha calma…No me preguntes por qué, pero empiezo a barruntar que mi opinión te saca de quicio…No tengo pruebas, pero vaya…

  31. Doch says

    Anna, no respondes a lo que te cuestionan. ¿Por qué Wikileaks va a engañarnos más que, por ejemplo, Cuartopoder? Creo que tiras una piedra pero no das argumentos. Te lo está diciendo todo el mundo.

  32. aguila says

    Anna, tal parece que toda la psicosis politica antiamericana te ha caido encima, y que el dogma antiamericano es incuestionable. El buscar la fama internacional atacando a la primera potencia tiene seguidores y a su vez no tiene tanto peligro como seria investigar a Corea del Norte o a China, que formo un berrinche por el Premio Nobel de la Paz.

  33. AnteTodoMuchaCalma says

    Lo dicho, Anna: vacío periodismo de barruntos. Insidia y «huy, que va de enrollado, qué mal». Veo por «aguila» por dónde van los tiros: «antiamericanos contra proamericanos». Si se trata de esto, esto es La Noria.

    Lo de decir que «es irrelevante denunciar los crímenes de guerra porque en la guerra siempre hay crímenes» es de una ignorancia supina. Si no es ignorancia, es algo peor.

    Cuando el «marchante de fuentes» señala la luna, el necio mira el dedo.

  34. ATMC: en La Vanguardia says

    Manuel Castells en La Vanguardia:

    http://www.lavanguardia.es/lv24h/20101030/54062523022.html

    «Algunos medios de comunicación están colaborando con el ataque que los servicios de inteligencia han lanzado contra Julian Assange, director de Wikileaks. Incluso un comentario editorial de Fox News aboga por su asesinato. Y sin ir tan lejos, John Burns, en The New York Times, intenta mezclarlo todo en una niebla respecto al personaje de Assange. Es irónico que lo haga este periodista buen colega de Judy Miller, la reportera de The Times que informó, consciente de que era mentira, del descubrimiento de armas de destrucción masiva (…).

    Esa es la más vieja táctica mediática: para que se olviden del mensaje: atacar al mensajero. Eso hizo Nixon en 1971 con Daniel Ellsberg, el que publicó los famosos papeles del Pentágono que expusieron los crímenes en Vietnam y cambiaron la opinión pública sobre la guerra. Por eso Ellsberg aparece en conferencias de prensa junto con Assange».

    Según el Social Sciences Citation Index 2000-2009, Manuel Castells es el quinto académico de las Ciencias Sociales más citado del mundo y el académico de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) más citado del mundo.

  35. Joe says

    Que te de grima es un argumento periodístico de primer nivel.

    Menos mal que existe Wikileaks.

    Qué mal tanto cinismo. Como a todo el mundo le atrae Wikileaks, lo subversivo y guay debe ser criticarlo, ¿no?. ¡Olé!

  36. Anna Grau says

    A Doch: cualquiera te puede engañar. Cualquiera. Incluyendo a Wikileaks y a Cuartopoder y al Evangelio. Basta con que tú pierdas todo sentido crítico frente a lo que te cuentan. Como obviamente les está pasando a muchos con Wikileaks.

  37. Anna Grau says

    A ATMC: ya que citas peyorativamente a The New York Times, me parece que es uno de los periódicos que ha publicado los papeles de Wikileaks, ¿no? Será que para ellos lo cortés no quita lo valiente, que pueden publicar los documentos filtrados por Wikileaks cuando les parecen interesantes, y a la vez publicar críticas a Assange, cuando les parecen fundadas.
    ¿Tan difícil es alcanzar y mantener ese mínimo de rigor?

  38. Amsterdam says

    Estoy de acuerdo con Ana con la prudencia. A todos nos encanta la teoria de la conspiracion pero una cosa es una pelicula de Hollywood y otro es una guerra. Una de las cosas que me gusta de USA es su transparencia con los lobbies. Todos saben quien hay detras, que financian y que intereses defienden. Para poder juzgar la veracidad de Wikileaks, seria de agradecer que aplicaran la misma transparencia que le exigen al gobierno americano.
    Aunque quizas las conclusiones sean correctas, me parece razonable la duda planteada por Anna ya que nadie se va a patear los 400 mil folios.
    Supongo que es las cosas no canvian tanto, la mujer del Cesar no solo tiene que ser casta, tiene que parecerlo y lo mismo aplica a Wikileaks. Pero por encima de todo, estoy de acuerdo con las mayusculas, que creiamos que era una guerra? un partido de Wimbledon entre caballeros?

  39. Ana Castro says

    Ana les recuerdo a los que te leen, que América es desde Patagonia hasta Alaska. Y que cada país tiene su gentilicio. Todos los nacidos en este continente somos AMERICANOS.

Leave A Reply

Your email address will not be published.