Rebelión contra Griñán del hijo político de Chaves

5
Griñan charla con Octavio Granados (de espaldas), en presencia de Chaves, poco antes de iniciarse el Comité Federal del pasado sábado. / F. Alvarado (Efe)

Por si no tenía bastante con pelearse con las encuestas, que si no crudo se lo están poniendo poco hecho, al presidente de Andalucía, José Antonio Griñán, han empezado a hacerle la cama en su partido, donde la técnica del embozo cuenta con consumados especialistas. Hombre poco dado a la estridencia, a Griñán no se le había tomado muy en serio entre algunos clanes del socialismo andaluz, hasta que sus intentos para restarles poder en la organización les ha embarcado en una guerra interna a la que han acudido prestos con el cuchillo entre los dientes.

La rebelión contra Griñán ha prendido en Almería y, especialmente, en Cádiz, plaza donde se ha hecho fuerte el actual consejero de Gobernación y ex vicesecretario del PSOE-A, Luis Pizarro, que es el cabecilla de la asonada. Los pizarristas creyeron en un primer momento que contaban con el apoyo de Manuel Chaves, pero el ex presidente se ha llamado andana y ha dejado a su otrora mano derecha y a los seguidores de este último colgados de la brocha. Ello no les ha impedido protagonizar varias escaramuzas sin que Griñán haya respondido aún al fuego graneado contra sus partidarios, posiblemente para no pegarse un tiro en el pie con las elecciones a la vuelta de la esquina.

La primera de las víctimas de los pizarristas ha sido el ex alcalde de Algeciras, Tomás Herrera, que dimitió el pasado mes septiembre después de que la asamblea local del partido decidiera por unanimidad que no fuera el candidato en las municipales de mayo de 2011. Herrera había rozado la mayoría absoluta en los anteriores comicios y tenía muchas posibilidades de obtener la reelección, pero sus vínculos con el presidente de la comunidad le habían convertido en un enemigo a batir. Como la herida había sido grande, desde la Junta se le puso una tirita pagada con dinero público: Griñán le nombró subdelegado del Gobierno para el Campo de Gibraltar.

Algo parecido se intentó infructuosamente con Pilar Sánchez, alcaldesa de Jérez quien, a diferencia de Herrera, controla cómodamente la estructura local. El pasado día 20 de este mes Griñán giró visita a la ciudad y, en sus declaraciones públicas, expresó su “total solidaridad y apoyo personal” a la alcaldesa, unas palabras incomprensibles para quienes no estén al tanto de la batalla que se continúa librando, ya que las presiones para que Pilar Sánchez tire la toalla no han cesado pese a haber sido ya designada candidata.

El último episodio ha tenido lugar ayer mismo, en una reunión en Cádiz en la que se ha formalizado el nombramiento como coordinadora de los diputados y senadores gaditanos de Carmen Sánchez, una funciones que había venido ejerciendo el ex consejero de Medio Ambiente andaluz José Luis Blanco, enemistado con el pizarrismo y con su lugarteniente en la zona, el secretario provincial y presidente de la Diputación, Francisco González Cabaña. Blanco, miembro de la Ejecutiva provincial, había acusado previamente a González Cabaña de promover un ajuste de cuentas contra los críticos, todos ellos griñanistas, entre los que se incluía.

Fuentes conocedoras de esta reunión subrayaron que del grupo de coordinados sólo el senador José Carracao había manifestado su apoyo a Carmen Sánchez, quien, por cierto, en el Congreso de los Diputados ocupa una de las tres secretarías adjuntas del Grupo Socialista y tiene entre su funciones la de ser poste, es decir indicar a sus compañeros brazo en alto si han de votar sí, no o abstenerse.

En declaraciones a cuartopoder, Carmen Sánchez rechazó que su designación guardara relación con guerras internas de los socialistas andaluces: “Esto es una intoxicación”. Según Sánchez, lo único que se había hecho es crear una estructura similar a la existente en la Ejecutiva regional, que venía a complementar la coordinación ya existente.

-Pero José Luis Blanco tenía unas funciones y deja de tenerlas-, le digo.

-No las ejercía porque no conocía el día a día de lo que pasa en Madrid-,  responde.

Con el nombramiento de Pizarro como consejero, Griñán cumplía la promesa que le hizo a Chaves cuando éste hizo mutis hacia el foro para ser vicepresidente del Gobierno. Como lo normal entre los sucesores es matar al padre, es altamente probable que la escabechina se lleve también por delante a  quien fuera su escudero. Es cuestión de tiempo.

5 Comments
  1. MANU says

    Son 30 años, no de Dieguitos y Malfaldas como dice la canción, son 30 cruces de un partido acomodado, que se merece una liberación de este pueblo. Es una pena estamos en democracía pero algunas personas se van a morir de viejas y sólo han conocido franquismo y PSOE.

  2. Jorge says

    Estupendo articulo como siempre. Solo me quedo con la duda de saber si tras estas luchas internas, diferencias ideologicas o la traicion a los principios socialistas de siempre que se viene dando, tienen algo que ver con todo esto, o si simplemente se trata de una lucha por el poder sin mas.

    La respuesta me la imagino pero siempre se ilusiona uno pensando que aun queda algo de integridad y lealtad a los principios en el PSOE

  3. el andaluz says

    Estos momentos del psoe andaluz se tornan revueltos.Chaves no era el mejor, pero era junto con zarrias el centro de gravedad del soe andaluz.Desplazado el C.G el barco tiende a la escora.Para salir de la escora hay que volver a compensar, o de lo contrario ….a la deriva

  4. gulliver says

    Griñán, Chaves, Borbolla, Escuredo… todos haciendo reverencias a Madrid. Si en Andalucía fuésemos como el PSC otro gallo nos cantaría…

Leave A Reply

Your email address will not be published.