No somos el ombligo del mundo

5

Los ciudadanos del Primer Mundo (Europa) miramos por encima del hombro, con aires de superioridad a los habitantes de lo que llamamos Tercer Mundo. Nos quejamos del comportamiento de nuestros gobernantes, pero en el fondo de nuestra alma estamos convencidos de que no hay otro Continente como el nuestro; más desarrollado, con un nivel cultural más alto…..Por eso, pensamos con displicencia en África o América Latina donde de acuerdo a nuestro miope punto de vista sus gobernados viven bajo la bota de mandatarios corruptos, sátrapas, ignorantes y toda una retahíla de adjetivos a cada cual peor. Obviamente olvidamos que Rusia, Chechenia, Italia, Rumanía… son países de nuestro entorno.

Pues bien, estos días ha llegado hasta mis manos un informe de Naciones Unidas en el que aparece la evaluación que los americanos (Norte y Sur) hacen de sus mandatarios. Y resulta realmente sorprendente, pero por ignorancia más que nada. Es un Continente lejano al que llegan noticias convenientemente filtradas, deformadas y manipuladas para favorecer intereses que nos son propios.

El ranking lo encabezaba  Luiz Inácio Lula da Silva que terminó su mandato en primera posición, con un 78%, un porcentaje.  Mauricio Funes, presidente de El Salvador  por la coalición de izquierdas se coloca en segunda posición, con un 75%. Hay un segundo bloque en el que la puntuación va de un 75% a un 55%. En él aparecen Juan Manuel Santos, de Colombia, que llegó al gobierno con una expectativa alta y un acuerdo del 74%; Ricardo Martinelli, que cumple su año y medio de gestión en Panamá, logra la aprobación del 69% de sus gobernados. José Mújica, de Uruguay, con 8 meses a cargo del Ejecutivo en sustitución de Tabaré Vázquez, logra una aprobación del 63%, aceptable para un presidente recién elegido. Porfirio Lobo, tras la caótica situación vivida en Honduras con el golpe de estado, recibe el apoyo de un 60% de los hondureños; muy por arriba de sus inmediatos antecesores. Sebastián Piñera, novato en la presidencia  de Chile, también  goza de buena aceptación con una cifra cercana al 60%. Tres mandatarios aprueban muy justamente: Felipe Calderón, de México, obtiene un 55% y ocupa nuevamente la octava posición en la lista general;  Laura Chinchilla, de Costa Rica,  con menos de un año al frente de la administración, consigue el 54% y Rafael Correa, de Ecuador, remonta posiciones y gana puntos favorables para llegar al  53% de aprobación, y pasa del decimotercer lugar al décimo.

Suspenden cuatro de los 19 mandatarios evaluados: el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, con 49%; Evo Morales, con una caída estrepitosa de 11 puntos, que lo  coloca en el lugar duodécimo con un 46%  y Álvaro Colom, a pesar de lograr un incremento de tres puntos no alcanza el 50% y se queda con un 46%.  Barack Obama, continúa en descenso, pero todavía no se acerca a los niveles bajos de Bush.  También suspenden la argentina Cristina Fernández; el nicaragüense Daniel Ortega y el canadiense Stephen Harper, quien con un 32% ocupa uno de los últimos lugares junto a los presidentes de Perú, Alan García, y Paraguay, Fernando Lugo.

Es decir, en todas partes se cuecen habas, pero los ciudadanos del continente americano parecen más satisfechos del trabajo de sus mandatarios que los engreídos europeos de los nuestros. Y quizás sea porque lo hacen mejor, ponen más empeño en mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y se comprometen más,  aunque desde la distancia sigamos mirándolos por encima del hombro pensando que son inferiores.


loading...

5 Comments
  1. David S says

    No me parece un método muy exacto para medir la capacidad de un político. ¿No podría ser que los europeos somos más exigentes con nuestros mandatarios?

  2. Ute Gerber says

    Si en Honduras firman 1.5 millón de personas contra el gobierno Pepe Lobo, son 250 mil mas, que con las que fue «elegido» Lobo en las elecciones ilegales en medio del Golpe militar. Alguien de Ustedes habrá faltado en los cursos de matemáticas!

  3. Repollo says

    No es por ser quisquillosa pero… ¿no faltan algunos países en este ranking? ¡Queremos saber qué pasa con Cuba, Venezuela o Haití!

    ¡Ah! y Stephen Harper es un señor.

    Un saludo

Leave A Reply

Your email address will not be published.