En el subconsciente de Zapatero

3

Algunos párrafos de la entrevista al presidente del Gobierno en El País del domingo son muy ilustrativos. Nos permiten adentrarnos en su subconsciente, ya sabéis, esa parte de la mente en la que se desarrolla una actividad independiente de la voluntad del sujeto y no percibida por su conciencia. Cuando habla cualquiera, y especialmente un presidente, resulta mucho más revelador lo que dice sin querer que lo que dice queriendo.

Empecemos por una sola pregunta, con una respuesta cargada de significados implícitos. Cito:

"P. Vuelvo a la pregunta inicial. ¿España puso en riesgo el euro?

R. No. En ningún caso. Siempre ha habido confianza con la economía española. Lo que existía era la necesidad de comprobar que el Gobierno era capaz de tomar decisiones difíciles. Eso sí. Hay medios de comunicación europeos que tienen una gran influencia y decían: "Este es un Gobierno socialista, que ha hecho una política de ampliar derechos sociales, de gasto social, de inversión pública, ¿será capaz de embridar el gasto?". Teníamos que dar un mensaje contundente."

¿No es el perfecto discurso del siervo orgulloso de haber complacido al amo? “Existía la necesidad de comprobar que el Gobierno era capaz de tomar las decisiones difíciles”, dice. Atentos a los recursos lingüísticos de esa frase. Utiliza el verbo en forma impersonal para contribuir al anonimato de aquellos que le dan órdenes, es decir, los que gobiernan a nuestros gobernantes, los que no son elegidos en las urnas ni se someten a controles democráticos. “Existía la necesidad”, dice, como si no fuera una necesidad de alguien concreto, sino un fenómeno de la naturaleza.

El impersonal es la forma verbal predilecta de los gobernantes cuando quieren eludir sus responsabilidades. Me recuerda a aquella famosa conversación entre Henry Kissinger y Deng Xiaoping en 1974. Cuando Deng le pregunta sobre el Watergate, Kissinger contesta mediante un verbo en voz pasiva que le permite eludir el sujeto, es decir, el responsable. Aquí está la cita:

Y su traducción:

Deng: ¿Por qué hay aún tanto jaleo sobre el Watergate?

Kissinger: Forma parte de una serie de acontecimientos incomprensibles. Tiene sus raíces en el hecho de que se cometieron algunos errores, […]

El escándalo del Watergate que hizo dimitir a Nixon por espiar a sus rivales del Partido Demócrata, aparece, en boca de Kissinger, como un error –no un delito, sino un error-, que además carece de autor: un error sin responsable. Kissinger no estuvo implicado en el Watergate, pero formó parte de los Gobiernos de Nixon, de ahí su voluntad de encubrirlo.

Zapatero se sirve del mismo recurso: ¿quién tenía la necesidad a la que se refiere? Barruntamos que se refiere a “los mercados”, otro sintagma triunfante para ayudarles a ocultar su identidad. A estas alturas, tenemos claro que están dictando la política económica y fiscal de Europa, pero no sabemos quiénes son, no tienen rostro ni nombre ni apellidos.

Las palabras de Zapatero dejan claro que esos seres fantasmagóricos querían asegurarse de que uno de los pocos gobiernos socialistas –al menos en el nombre– que quedan en Europa, era capaz de someterse a la doctrina del ajuste y el recorte del déficit, ahondando en la ortodoxia neoliberal que nos ha llevado a la ruina.

Continuará. La entrevista es un verdadero filón.

3 Comments
  1. IGNACIO says

    Un buen análisis del significado implícito de la entrevista. Felicidades. Además, en la respuesta de Zapetero hay una deriva demagógica. Habla de un gobierno que se caracteriza por ampliar los derechos sociales. ¿Se refiere a la eliminación del impuesto del patrimonio? ¿O quizás al tratamiento fiscal de las SICAV? ¿O entiende por derechos sociales el crecimiento acelerado del paro?

  2. celine says

    Bravo, Lozano. Así hay que leer la prensa. Particularmente, me gusta la apreciación de que el gobierno socialista es «capaz de someterse a la doctrina del ajuste y el recorte del déficit, ahondando en la ortodoxia neoliberal que nos ha llevado a la ruina». Sabido esto, a ver qué puede hacerse.

Leave A Reply

Your email address will not be published.