Zapatero agotará la legislatura y no espera una “debacle” del PSOE en mayo

6
Zapatero balance 2010 blog LD
Zapatero, durante la rueda de prensa en la que hizo balance de 2010. / Ballesteros (Efe)

(Actualización)

Publicidad

El Gobierno agotará la legislatura “hasta el último día y hasta el último momento”, según manifestó el presidente José Luis Rodríguez Zapatero en la habitual rueda de prensa de fin de año para hacer balance. El presidente anunció “cinco años más” de reformas estructurales que quiere pactar con el PP, especialmente, las referidas al sector financiero, energético y las pensiones.

Publicidad

Sobre la reforma de las pensiones, Zapatero confirmó que elevará a edad de jubilación a los 67 años de “manera flexible y espaciada” y concretó que la horquilla irá desde 2013 a 2027, lo que significa que cada año se prolongará la vida laboral un mes y veinte días. “Si en privado todos aceptan que hay que hacer la reforma, ¿por qué no se traduce en una posición?”, se preguntó en tono de reproche al PP.

En hora y media de rueda de prensa, el presidente contestó a varios temas de actualidad: el terrorismo, la subida de precio de la energía, el estado de alarma contra el sabotaje de los controladores aéreos, el cierre de CNN+ y, entre otros, su peor momento del año. Confió en que “no se produzca la debacle” del PSOE en las elecciones municipales y autonómicas de mayo, mantuvo la incógnita sobre si repetirá como candidato y sostuvo que “el Gobierno y el PSOE está dispuesto a jugársela” con reformas profundas y duraderas para superar la crisis y crear empleo.

El presidente inició su comparecencia con los acuerdos del Consejo de Ministros de subir el 1,3% el salario mínimo interprofesional, lo que equivale a 9 euros y lo sitúa en 641,5 mensuales, y con la compensación de la inflación a los pensionistas, diciendo que recibirán una paga a final de enero con un aumento del 1,3%, que en el caso de los 3,3 millones que reciben la mínima será del 2,3%, porque el Gobierno ha decidido subirla un punto.

Recortes sociales

A continuación, visiblemente encorajinado por los reproches que unos minutos antes le había lanzado Mariano Rajoy en su balance --“Este ha sido el año de los mayores recortes sociales de la democracia”, dijo el líder del PP-- anunció que ha pedido comparecer en el Parlamento para debatir los avances sociales, demostrar que “este ha sido el Gobierno de las políticas sociales” y establecer objetivos y prioridades. “Si algo ha caracterizará a este Gobierno cuando se vea en perspectiva será el esfuerzo titánico por mantener en plena crisis las grandes políticas sociales que constituyen los pilares del Estado del bienestar”. En definitiva, Zapatero no está dispuesto a que le arrebaten la “solidaridad” como seña de identidad de sus mandatos.

El presidente reconoció que 2010 ha sido un año “difícil” y debería interpretarse como el del paso de la recesión a la recuperación, con cuatro trimestres sin signo negativo. “Pero sabemos que se ha perdido empleo y que el crecimiento todavía es débil; no hemos conseguido encontrar la senda de la creación de empleo neto”, admitió antes de afirmar que, no obstante, el déficit exterior se ha reducido a la mitad y el ajuste “duro y difícil” del gasto público se ha cumplido a partir de mayo y proseguirá en 2011 con “un esfuerzo de austeridad”.

Pero sobre todo incidió en que para ganar la recuperación económica se necesitan reformas estructurales que hay que abordar y mantener a cinco años. Además de profundizar en la laboral y la del sistema financiero para culminar la reestructuración de las Cajas y las medidas de transparencia, estimó vital la del sistema de pensiones con el fin de que, dado el incremento del número de jubilados, en 2025 no rebasemos la media de gasto de la Unión Europea. Hoy las pensiones representan el 8% del PIB y en 2025 no deben rebasar el 12% estimado por Francia y Alemania que, por cierto, las ha mantenido congeladas varios ejercicios.

Amenaza de huelga

Además de pedir un compromiso explícito al PP para que apoye la reforma de las pensiones, “dado que afectará a distintos Gobiernos”, Zapatero recabó “el compromiso de todos”, incluidos los sindicatos, y se mostró convencido de que “la sociedad lo entenderá”. Manifestó que se va a emplear a fondo en el diálogo y la búsqueda de acuerdo. Y sobre la amenaza de huelga recordó que hace 15 años la reforma originó una gran contestación social –incluida la dimisión de los dirigentes de UGT Nicolás Redondo y Antón Saracíbar como diputados del PSOE–, “y se ha comprobado que era adecuada”.

Sobre el pacto energético, evitó contestar a si reconsiderará el cierre de la nuclear de Garoña y reconoció que la subida de la tarifa de la luz es “fuerte y excepcional” aunque obligada por el déficit tarifario y la caída de la demanda. Sobre el futuro del carbón apreció una “mínima” posibilidad de mantener esa fuente “autóctona” si se consigue “secuestrar las emisiones de CO2” en centros de almacenamiento como el de Ponferrada (León).

En respuesta a los documentos de la diplomacia estadounidense desvelados por Wikileaks sobre España dijo que “más allá de la versión de parte, España ha mantenido la misma posición en público y en privado” y aludió al pulso con George Bush, “también en la muerte del periodista José Couso en Irak”. Sobre la derrota de la ley Sinde, se mostró convencido de que habrá un acuerdo para preservar la propiedad intelectual y la libertad de los internautas. Sobre los controladores manifestó que el “estado de alarma ha servido para dar tranquilidad a los ciudadanos” y confió en las negociaciones entre ese colectivo y Fomento. En todo caso dijo que “no es intención del Gobierno prorrogar” esta medida excepcional, que termina el 15 de febrero.

El presidente, que evitó entrar en temas sucesorios y de partido, dijo que “no se va a producir una debacle” para el PSOE en las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo. Tras recordar que su partido siempre se la ha jugado por España, por la democracia, la reconversión industrial, las pensiones…, “ahora está dispuesto a jugársela una vez más” para llevar adelante las reformas estructurales.

La sucesión

Aseguró que el debate sucesorio en el PSOE “no tiene nada que ver con la acción del Gobierno” y no influirá en sus decisiones. Ya en tono personal dio a entender que se crece ante las dificultades, aunque admitió que pasó el momento más difícil del año en mayo, cuando tuvo que adoptar las medidas de ajuste duro. En todo caso, “más duro ha sido para quienes han perdido el empleo; esa es una sensación que tengo a flor de piel cada día”.

Sobre el esperado comunicado de ETA anunciando una tregua permanente y verificable contestó que “sólo esperamos el abandono de la violencia” y reafirmó que mantendrá la política antiterrorista de acuerdos y firmeza hasta que ETA abandone las armas. Tildó las declaraciones de Otegui de “palabras gastadas”. Y evitó opinar sobre la condena de cuatro guardias civiles por malos tratos a los etarras Igor Portu y Martín Sarasola, autores de la voladura de la T-4 de Barajas con la que la banda terrorista liquidó la negociación en 2006.

El presidente confesó sentir tristeza por el cierre de CNN+. “Era la cadena que veía más y me siento triste”, dijo antes de elogiar “el altísimo valor profesional y cívico” de la emisora y de lamentar profundamente su defunción, aunque se negó a pensar que eso sea un síntoma de retroceso social.

6 Comments
  1. Jubilado says

    Ya no quedan más giros de tuerca. Tengo un nieto con 32 años que sólo ha tenido tres contratos temporales de dos meses cada uno. Y me temo que con esa reforma y el estado de cosas aquí nunca podrá cobrar una pensión, ni a los 67 ni a los 70, salvo que se marche de España. ¿Por qué no le dicen la verdad?

  2. el andaluz says

    Por mucho que ZP pretenda deslindar la política nacional de los próximos comicios locales y autonómicos,el fracaso es inevitable y el plato frio está listo para su entrega.
    Primero despilfarro después ajustes y mas ajustes y ya solo queda el estrangulamiento.Que asuma su responsabilidad nuestro presidente y dé paso a otras personas de su partido que puedan desenredar este embrollo.

  3. Ana María says

    Un gobernante genuflexo ante los parados que ha pisoteado su programa –incluso prometió 800 euros de SMI– y ha permitido a los chupópteros del sudor ajeno cerrar las empresas y llevarselo crudo, generando 4,5 millones de parados y facilitándoles toda suerte de incentivos fiscales, no puede apelar ahora a su seña de identidad social sin que nos de risa. Verán como este acaba colocado en Endesa o en Gas Natural como González, con un buen sueldo. ¿A quién pretenden engañar? Piden el voto al trabajador para entregárselo a la derecha, y eso es traición.

  4. Alarico says

    Desde la emigración el B.Aires, vausté a la mierda

  5. Elemental says

    ZP giró a la derecha para encontrarse con CiU y PP a los que acabará entregando el poder. Su política, permitiendo la sangría de 4,5 millones de parados y obligndo a los trabajadores a cargar con las chorizadas de los especuladores no resiste un elemental análisis desde la izquierda. Este señor es tan rehen de Botín como su antecesor, el gallito guerrero del bigote.

  6. Kaio says

    Grandiosas alguna, me1s que dovtronerticas otras pero se confirma lo que todos frikardos de las zapas sabemos que es una certeza empedrica: Scottie Pippen es Dios.

Leave A Reply

Your email address will not be published.