Trabajo no aporta datos del "plan de empleo alemán"

4

Han transcurrido tres meses desde que la canciller Angela Merkel ofreció trabajo en su país a jóvenes cualificados españoles y, de momento, sólo conocemos las áreas preferentes y las exigencias mínimas del “reclutamiento”. La respuesta que el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha enviado a la diputada del PP María Concepción Bravo no puede ser más escueta al respecto.

El ministro le cuenta que las “áreas preferentes de reclutamiento son sanidad, ingeniería, docencia y hostelería y turismo”, y señala que “a petición de Alemania se ha iniciado una colaboración entre los Servicios Públicos de Empleo de ambos países a través de Eures-Alemania y Eures-España”. También le aporta unos datos sobre “la exigencia mínima de un nivel de alemán B1/B2 del marco común europeo de referencia para las lenguas”. El usuario de B1 ha de ser capaz de desenvolverse en la mayor parte de las situaciones que pueden surgir durante un viaje por zonas en las que se utiliza la lengua objeto de estudio, y el de B2 ha de poder relacionarse con hablantes nativos con un grado suficiente de fluidez y naturalidad.

Pero aparte de esos datos ya divulgados tras la cumbre bilateral hispano-alemana del 3 de febrero, nada nuevo añade el titular de Trabajo, salvo que “en una primera fase” del “plan de empleo alemán” se va a elaborar una lista de las personas interesadas y posteriormente se contactará con ellas para “analizar el casamiento de las ofertas y las demandas”. Según publicó la revista Der Spiegel en febrero, Alemania necesita paliar un déficit de medio millón de profesionales. Solo el gigante de la automoción Daimler-Benz quiere crear 10.000 nuevos empleos, 4.000 en Alemania por ninguno en las tres plantas que tiene en España. De ellos, 6.700 son para trabajadores cualificados, 700 para ingenieros mecánicos, eléctricos e informáticos, 700 para recién graduados, 1.900 para aprendices técnicos y 600 para becarios en sus programas de formación.

Publicidad

Frente a la escueta respuesta del titular de Trabajo sobre el “plan de empleo alemán”, también sabemos que la oferta de Merkel ha disparado la demanda de alemán en los centros del Instituto Goethe hasta un 22% respecto al año pasado. En los cursos de primavera de los centros oficiales Goethe de Madrid, Barcelona, Granada y San Sebastián se han inscrito 2.680 alumnos que terminarán sus estudios en junio. Se estima que la demanda ha crecido en un porcentaje similar en los centros privados.

¿Y los cursillos del Inem? El ministro no aporta datos, aunque de la oferta se deduce que la enseñanza que ofrecen a los desempleados no alcanza el mínimo nivel exigido. Es como si alguien en las instancias oficiales hubiera impartido la consigna de que Alemania puede esperar. Y, lógicamente, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha acudido a visitar a la señora Merkel y dar un repaso a una política de Zapatero que no ayuda a exportar el talento.

4 Comments
  1. V_alpha says

    ¿Qué necesidad hay de que las administraciones de los países hagan de intermediarios entre los trabajadores y las empresas? Muchos españoles ya se están buscando la vida por su cuenta en ese país. Por otra parte, el problema del desempleo hay que resolverlo aquí y no ayuda que el talento se vaya a vivir al extrangero.

  2. V_alpha says

    Pido disculpas por el error ortográfico en mi anterior comentario.

  3. Ramon says

    Es África y América Latina la que necesita ayuda, talento, sanidad, tecnología, no la opulenta y podrida Alemania. ¿No se enteran o no se quieren enterar?

  4. Zaratustra says

    Que no, que no atan los gatos con longanizas en la federal del tornillo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.