Eurodiputados españoles…¡obligados a volar en Business Class!

2

Ironías de la vida: buena parte de los eurodiputados españoles que viajaron a Bruselas el pasado mes de abril, para asistir al primer pleno celebrado, tras la polémica generada en torno a los costes de los vuelos de sus señorías y la petición de que viajasen en clase turista en sus desplazamientos semanales a la Eurocámara, intentaron dar ejemplo y demostrar que también son capaces de volar en clase turista sin despeinarse. Fueron varios (populares y socialistas) los que sacaron sus billetes en clase turista, pero sus tarjetas “oro” y “platino”, de clientes preferentes en la compañía Iberia, les jugaron una mala pasada y se vieron “obligados” a volar en Business “contra su voluntad”.

Tanto PP como PSOE habían sugerido a sus representantes en la Eurocámara que, aunque no haya entrado en vigor aún ninguna normativa que les impida volar en Business Class y, previsiblemente, todavía tarde en hacerlo, si es que finalmente sale adelante, sería conveniente que empezaran a dar ejemplo, especialmente cuando, tanto populares como socialistas, se habían manifestado en contra de ese recorte de privilegios, para rectificar su postura poco después (el PSOE, 24 horas después de haber votado contra la iniciativa, atribuyó ese “no” a un “error”,  mientras que el PP fue el último en cambiar de postura y añadir a su “digoDiego” que presentarían  nuevas medidas para recortar esos “privilegios”). Por ello, varios de los eurodiputados que volaban desde la T-4 de Madrid-Barajas sacaron diligentemente su vuelo en tarifa turista.

Sin embargo, ese día, en las postrimerías de la Semana Santa, la compañía Iberia les jugó una “mala pasada”, puesto que el vuelo en el que viajaban estaba overbooking, o lo que es lo mismo, había hecho una sobreventa de billetes en categoría turista. Por eso, y para dar cabida al máximo número de pasajeros, Iberia obsequió a sus clientes más distinguidos con un “upgrading” a Business, es decir, una mejora de las condiciones del vuelo que realmente habían pagado, y los pasó de clase turista a Business Class. Y ¿quiénes eran los pasajeros más distinguidos en ese vuelo, aquellos que tenían sus tarjetas de pasajero frecuente en categoría “Oro” o “Platino”, que son respectivamente las máximas tarjetas que un usuario recibe en función del gasto realizado en vuelos? Obviamente, los eurodiputados, que llevan años viajando en Business “tarifa completa”.

Para ser merecedor de la tarjeta Iberia Plus Platino, el cliente debe acumular al menos 6500 puntos aéreos básicos al año, mientras que la tarjeta “Oro” se obtiene al acumular 2500 puntos aéreos básicos al año. Y, teniendo en cuenta que por cada vuelo de ida y vuelta Madrid-Bruselas se obtienen 220 de esos puntos, los eurodiputados españoles obtienen y renuevan con facilidad cada año la distinción de cliente “platino”. Eso sí, cada vuelo de ida y vuelta, de acuerdo con las tarifas que ofrece la compañía en su página web para este mes de mayo, puede costar entre 1512 y 1685 euros, que desembolsa el Parlamento Europeo, mientras que una tarifa turista sin restricciones y con posibilidad de cambio cuesta 908,35€. Baste esta explicación para deducir que cualquier eurodiputado español consigue con facilidad la distinción “Platino”, si su compañía aérea habitual es Iberia. Por eso, el día de autos, la “cortesía” de la mencionada compañía aérea recayó en los eurodiputados, usuarios “platino”, cuya intención inicial era dar ejemplo durante las 2 horas y 20 minutos que dura  el mencionado vuelo, pero a los que Iberia impidió cumplir sus deseos.

Así, según cuenta un eurodiputado socialista, aquel día pudo incluso ver a una compañera del PP tratar de convencer al personal de tierra, en el mostrador de facturación, de que ella prefería viajar en turista, mientras la azafata en cuestión le explicaba que su asiento en turista estaba ocupado por otra persona. Uno de los eurodiputados presentes recuerda, además, que muchos de los eurodiputados acomodados por fin en esa Business Class,  bromeaban con frases del estilo “a ver si va a haber por aquí un periodista… ¡y nos organiza otro lío!”. De hecho, diversos eurodiputados, tanto del PP como del PSOE, coinciden en una queja: “llevo muchos años en el Parlamento Europeo y los periodistas jamás- asegura uno de ellos a cuartopoder.es- me habéis llamado para preguntarme por las iniciativas que he presentado, o por los temas que se tratan en el pleno. Pero ahora me llamáis de varios medios para saber si voy a volar en turista o en Business”. Por si las moscas, varios de los “beneficiados” por Iberia, se justificaron ante sus compañeros: “¡a mí me han hecho un upgrading!”.

Pero no todo son quejas y/o disculpas: un eurodiputado socialista, que se autodefine como “eurodiputado sin complejos” encabezaba ese mismo día su propia revuelta. Y, según asegura, no es el único que, hasta que no se haya aprobado definitivamente en el Pleno de la Eurocámara, no tiene intención de volar en clase turista. El eurodiputado en cuestión, argumenta de esta manera su protesta: “hasta que yo no vea que los funcionarios del Parlamento Europeo no viajan en turista, no voy a dejar de volar como ellos, en Business Class”. ¡Ah!, ¿pero es que los eurofuncionarios también vuelan en Business?

2 Comments
  1. julendys says

    que significa bussiener class

Leave A Reply

Your email address will not be published.