El PSOE apuesta por el 'esprínter' Rubalcaba para ganar las generales

10
El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su intervención en el Comité Federal del partido celebrado ayer en su sede de Madrid. / PSOE

Inmunes a los rigores de la democracia, los barones del PSOE, total o parcialmente  derrotados en las elecciones del 22M, se cerraron sobre su propio núcleo y aceptaron la propuesta del presidente del Gobierno y secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, de elegir como candidato único en las primarias a la presidencia del Gobierno a Alfredo Pérez Rubalcaba. Éste aceptó el encargo. Su nominación se produjo por unanimidad, aunque con reticencias al método y peticiones de que abandone el Gobierno. El Comité Federal, máximo órgano entre congresos, aceptó las explicaciones del presidente, que se autoinculpó del desastre electoral, y evitó el debate de las políticas de fondo que han propiciado el mayor fracaso electoral, en términos porcentuales, desde las elecciones de 1977.

Publicidad

Zapatero y José Blanco llegaron sonrientes a la reunión. Unas horas antes habían conseguido su objetivo: que los barones aceptase su planteamiento de un solo candidato para no tener que hacer primarias y una conferencia política en septiembre. Rubalcaba llegó exultante y dicharachero. A su lado, la que iba a ser su competidora, Carme Chacón, le dejó con la palabra en la boca y puso cara de funeral cuando entraron las cámaras de televisión. Zapatero despachó en diez minutos la explicación del mal resultado, que atribuyó a la dureza de la crisis y a las decisiones dolorosas que ha tenido que adoptar para “defendernos sin ayuda exterior”, pese a lo cual insistió en que ha logrado preservar el Estado del bienestar y reiteró que culminará la legislatura.

Publicidad

Luego, invocando la “unidad” y la “responsabilidad”, propuso a Rubalcaba como sucesor. “Tiene todas las cualidades: es la persona que quieren nuestros compañeros y votantes, es respetado por los adversarios y temido por los enemigos, los terroristas”. Y añadió la frase para titular: “Alguien que es un esprínter, que ha sido capaz de correr los cien metros lisos en poco más de diez segundos, es capaz de ganar las elecciones en diez meses”. Entonces, los 246 miembros del Federal se pusieron a aplaudir. Zapatero no olvidó a Chacón. La ministra de Defensa, con su peinado de casco, era la gran sacrificada de las “no primarias”. El secretario general la puso como ejemplo del “esfuerzo de unidad y generosidad”. Y los asistentes la aplaudieron también.

Rubalcaba: sí, quiero

Después de cuatro horas y media y de 34 intervenciones habló el designado y dio el sí quiero. “Os estoy diciendo que sí, que voy a presentarme porque soy consciente de que el partido me lo ha dado todo y creo que tengo que hacerlo. ¿Cómo le voy a decir a un militante que no?” Rubalcaba invocó tres razones: “Mis ideas, la gente, los militantes que habéis sufrido y los que habéis perdido las elecciones con una buena gestión”. Anunció que recorrerá las agrupaciones recabando apoyos y pidiendo el voto de los españoles para un proyecto renovado.

La aceptación de Rubalcaba fue acogida con renovados aplausos. Las cámaras del PSOE, que ofrecían la señal, no dieron imágenes de la decepcionada Chacón. El vicepresidente tampoco la mencionó en su breve alocución, en la que citó a Groucho Marx –“He pasado una semana extraordinaria, pero no ha sido esta”--, recordó que lleva “37 años de militancia y de servicio a mi partido y a mi país”, evocó su labor en las administraciones de Felipe González –en la que fue ministro de Cultura y Deportes y Portavoz del Gobierno-- y de Zapatero, al que agradeció la cita atlética y le llamó corredor de fondo. “El tiempo reconocerá tu defensa del Estado del bienestar”, le dijo.

El designado ofreció pocas pistas sobre sus planes: “Autocrítica sí, pero tenemos que pensar en el futuro”, dijo en respuesta a Patxi López, que había pedido un congreso extraordinario y se acabó conformando con una conferencia política en septiembre. También respondió a otros oradores para hacerles ver que no basta con resaltar la mala política de la derecha para ganar. “Tenemos que entrar en el corazón de los españoles y modernizar el Estado del bienestar, y para modernizar la casa, lo mejor es que llamen al arquitecto que la diseñó”. Luego afirmó con contundencia que “el PSOE es un partido de gobierno, de mayorías”, pidió a todos “tantas ganas de ganar y tanta determinación como tengo yo” y se fue a abrazar a los compañeros, el primero Zapatero y el segundo, López.

No lesionar al corredor

El presidente del Gobierno y líder del partido, José Luis Rodríguez Zapatero (izquierda), saluda al vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. / PSOE

Aunque la mayoría de los barones regionales entendieron que no era el momento de poner zancadillas al esprínter sino de animarlo y jalearlo, se registraron matices significativos en sus intervenciones. El vasco Patxi López dejó claro que su única ambición es seguir siendo lehendakari y si pidió un congreso extraordinario no fue por deslealtad sino porque, según dijo, “no se trata sólo de cambiar la foto del cartel; hace falta un debate en profundidad”.

El extremeño Guillermo Fernández Vara asumió la candidatura de Rubalcaba, al que, según recordó, ha defendido desde antiguo, pero consideró necesario que dé un paso al frente y “deje el Gobierno meses unos meses antes para dedicarse al partido y a la campaña electoral”. El asturiano Javier Fernández afirmó dentro y desmintió fuera que le gustaba más el candidato que el procedimiento.

El madrileño Tomás Gómez recordó que ha hecho “un doctorado en primarias” –precisamente contra Zapatero y Rubalcaba-- y criticó la urdimbre que ha descabalgado a Chacón de la competencia. Incluso se las dio de soñador pidiendo “neutralidad objetiva” ante cualquier otro candidato, como si en el PSOE hubiera alguien capaz de recoger más de 60.000 avales. Para Gómez, el 22M hubo un “voto de rabia” contra las medidas del Gobierno que han hecho recaer el peso de la crisis sobre los más débiles. En ese sentido recordó que el candidato forma parte del Gobierno y reclamó “un giro” de las políticas fiscales, en materia de hipotecas y el control de la retribución de los banqueros.

El extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra también soltó varias cargas de profundidad contra la política de Zapatero al animar a Rubalcaba a ser “el auténtico líder” y no un “candidato clinex de usar y tirar después de las elecciones”. Hubo, no obstante, propuestas constructivas entre las voces críticas como la del asturiano Fernández de hacer ver a los españoles que se necesita “un fuerte contrapeso” al mapa territorial azul de la derecha.

El aparato no sufre

El catalán José Montilla sintió muchísimo la pérdida del Ayuntamiento de Barcelona y del poder municipal, que ha sido la base del PSC, elogió a Rubalcaba, al que consideró “cercano a Cataluña”, elogió a Chacón y reiteró la fraternidad de la organización de la que todavía es primer secretario. Entre las intervenciones más entregadas a la causa de Rubalcaba se contaron las del presidente andaluz, José Antonio Griñán, para quien “hoy comienza la recuperación”. Rubalcaba realizará su primer acto en Sevilla esta semana.

Mientras se sucedían las intervenciones, algunos miembros del Federal utilizaban las redes sociales para transmitir frases de los oradores. José Blanco fue alertado y llamó al orden a los compañeros: “pido a los tuiteros que no tuiteen el comité federal desde dentro”. Fuera, la policía local de Madrid ponía multas a los coches estacionados en doble fila en la calle de Ferraz, entre ellos, el de escolta de Zapatero.

El balance de la intensa reunión fue claro: Zapatero ha sacado adelante al candidato más valorado, seguirá gobernando para completar la reestructuración bancaria y la reforma laboral –algo que hasta ahora no ha creado empleo-- y continuará como secretario general, lo que permite mantener el equipo de dirección con José Blanco, Marcelino Iglesias, Antonio Hernando, Elena Valenciano y el propio Rubalcaba formando piña y decidiendo la próxima campaña y las listas al Congreso y al Senado en marzo de 2012.

10 Comments
  1. Jonatan says

    Sinceramente, los asuntos internos de los partidos importan poco frente al apasionado y apasionante debate de la calle en el que se está tratando de refrescar la democracia. Estos personajes de las fotos resultan rancios, tramposos, sobrantes. Se lo han ganado ellos a pulso con su comportamiento público. Y ahí está el peligro: el descrédito de los políticos llevará al poder a los berlusconis y otros zafios negociantes.

  2. José says

    Más que las caras, importan las cabezas. Esperemos que la de Rublcaba esté bien amueblada para regenerar esta semidemocracia que padecemos. Por sus obras, y no por sus palabras, les conoceremos.

  3. Lucas says

    Las cuestiones de fondo ni se discuten: lo único cierto es que ZP y su tropa no han aplicado una sola medida para preservar los puestos de trabajo, y sin trabajo no se puede vivir.

  4. Digoyo says

    Si todas las decisiones que ha adoptado Zapatero para combatir la crisis han ido contra los asalariados y han llevado a este país a 5 millones de parados, ¿por qué insiste en seguir gobernando para completar –dice–, las reformas? A este tipo le han tomado el pelo en el G-20, en la UE y hasta con los pepinos. Por favor, no insista en mejorarnos y déjelo ya.

  5. FRANCISCO PLAZA PIERI says

    Cuánto me habría gustado ver medir las fuerzas que posee la señora Carme Chacón con las del inútil adversario… Pero, confío en que en un futuro no demasiado lejano, una o, a lo más, dos legisladuras -pues ella es muy joven-, pueda demostrar su valía.
    En cuanto al señor Rubalcaba, ¿qué decirle?, que se lance a fondo, él puede, y que arrase y eche al baúl de los ‘recuerdos olvidados’ a su futuro y pobre contrincante. Porque a lo más que alcanza esa criaturilla es a la menos que miserable actitud de unos votantes venidos de la miseria…, esto es: llegados de las más oscuras de las miserias de la llamada inmigración interior.
    Conozco de otros nacidos en la emigración de allende las fronteras que, hartos de mierda, se consideran a sí mismos los reyes del mambo. ¡Pobre gente!
    ¡Gente inculta, pues, por no saber no sabe ni hablar!

  6. José says

    No hace falta ser un esprinter para ganar las elecciones a un marrullero, sin perfil y sin programa.

  7. montero says

    Zapatero nombró a Rubalcaba Vicepresidente plenipotenciario para reconducir las expectativas electorales que señalaban las encuestas y evitar una derrota ante el PP. Después del «éxito», arrasados con nunca desde 1977, se presenta como candidato a la Presidencia del Gobierno ¡porque sabe lo que España necesita y «ha percibido signos de aclamación»! Además de desparpajo, utiliza argumentos que ya se oyeron a Fidel Castro, Franco, Chaves,…El gran Alfredo no nos dejará aburrirnos.

  8. Rosa María says

    No entiendo nada , se tenia la soluciín para dar trabajo por qué no lo ha hecho cuando estaba en el Gobierno. todo promersa vacias de contenido, más de lo mismo. no tiene credibilidad

  9. Rosa María says

    No entiendo nada , si tenia la solucción para dar trabajo ¿por qué no lo ha hecho cuando estaba en el Gobierno. ?todo promersas vacias de contenido, más de lo mismo. no tiene credibilidad

Leave A Reply

Your email address will not be published.