El PSOE acusa al PP de querer crear otra burbuja inmobiliaria

1
Zapatero, durante el pasado debate sobre el estado de la Nación. / la-moncloa.gob.es

A José Luís Rodríguez Zapatero le molestaron especialmente las declaraciones de José María Aznar y del actual portavoz económico del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, negando en la Escuela de Verano de la FAES, que encabeza el ex presidente, su papel decisivo en la creación de la burbuja inmobiliaria al tiempo que acusaban al PSOE de ser “la verdadera burbuja que ha lastrado a nuestro país en los últimos ocho años”. Y le sentó especialmente mal porque él mismo, en el Debate del Estado de la Nación de unos días antes, había hecho una severa autocrítica diciendo que si de algo se arrepentía era de no haber conseguido pinchar antes la burbuja inmobiliaria.
Como respuesta a las acusaciones de Aznar y Montoro, el Gobierno y el PSOE han elaborado un informe denunciando no solo el nacimiento y desarrollo de la anterior burbuja inmobiliaria sino la disposición anunciada del PP a crear otra nueva actuado en contra de lo que aconsejan todas las instituciones económicas internacionales.

En el documento se destaca, de entrada, que cuando el gobernador de España, Jaime Caruana, advirtió en octubre de 2002 del riesgo excesivo de endeudamiento de las familias españolas por la compra de vivienda, Montoro replicó en el ABC que el Gobierno creía que ese endeudamiento era muy bueno y que todo el crecimiento económico que se estaba produciendo era “gracias al comportamiento de la construcción, que ejerce de motor económico”.

Acto seguido, el informe señala que el crecimiento especulativo de la construcción en España se generó en los años de la primera legislatura del PP (1996-2000) aprobando la ley del suelo de 1998 que consagraba la vivienda como el motor de un crecimiento económico especulativo donde todo el suelo era urbanizable. Además, entre 1996 y 2000, las viviendas libres iniciadas crecieron un 118%, sin embargo las viviendas protegidas caían un 33%. Ya en 2003, las 622.000 viviendas iniciadas superaban las construidas en Alemania, Francia, Italia y Reino Unido juntos y entre 2000 y 2004, teniendo Aznar mayoría absoluta en las Cortes, el precio de la vivienda creció a un ritmo superior al 10% anual. En tan solo 10 años, el precio de la vivienda en España creció el 100%, se duplicó. Y para rematar, el endeudamiento asociado a la actividad (construcción, inmobiliario e hipotecas) se multiplicó por 3,5 entre 1996 y 2004, pasando de 154.000 millones a 540.000 millones de euros, lo que supuso que la productividad de la economía española creciese tan sólo un 0,2% entre 1996-2003 frente, por ejemplo, al 1,8% en Alemania.

El informe intenta minimizar el sostenimiento del ladrillo que los gobiernos socialistas hicieron a partir de 2004 hasta que estalló la burbuja en 2008. Lo que hizo el Gobierno de Zapatero, afirman, fue poner coto a la especulación del suelo. Pero la inmensa mayoría de la construcción eran promociones que estaban planificadas antes del año 2004. Y el proceso de planificación de viviendas suele ser superior a 3 años, previos al inicio de su construcción. Encima, tal como la aplicó el PP era regresiva porque las más beneficiadas eran las familias de rentas elevadas, mientras que su alto coste fiscal (en torno a 6.000 millones anuales) lo pagábamos todos los contribuyentes. Esas ventajas fiscales eran tenidas en cuenta por los promotores a la hora de fijar los precios, de forma que al final beneficiaron más a los promotores y propietarios de suelo que a los compradores de vivienda.

El Gobierno socialista, presidido por Zapatero, promovió un modelo de crecimiento económico de bases más sólidas y un ajuste gradual del sector de la construcción pero esperó al 2007 para hacer una ley del suelo que ponía coto a la especulación, aumentando los mecanismos de participación pública y las reservas para vivienda protegida. Entre los años 2005 y 2008 se iniciaron en promedio un 40% más de viviendas protegidas que en los años de Gobierno del PP. Se ha aprobado una Ley de Fomento del Alquiler y se ha implantado la Renta Básica de Emancipación que beneficia ya a casi 300.000 jóvenes. Además, se da apoyo financiero a las viviendas para el alquiler, a través de la línea ICO-Vivienda y se ha dado un impulso fiscal y normativo (Ley de Economía Sostenible) importante para favorecer la reforma y rehabilitación.

No obstante, el PSOE reconoce que “con este Gobierno también han seguido construyéndose más casas de las necesarias” y que el proceso de ajuste en el sector de la vivienda comenzó en el año 2007. El problema, dicen, es que “el PP quiere hacer otra burbuja inmobiliaria”. Los socialistas destacan que el PP “ha anunciado ya que, si gana las próximas elecciones, volverá al modelo de crecimiento económico de 1996, reinstaurando la deducción por vivienda para todos los niveles de renta y creando una nueva burbuja inmobiliaria”, en un momento en que todos los organismos internacionales (OCDE, FMI, Comisión Europea y BCE) critican y desaconsejan establecer una deducción general por cuenta vivienda. De hecho, muchas de esas instituciones aplaudieron que España lo eliminase parcialmente, ya que se ha mantenido para las rentas bajas. En la etapa del PP el efecto de este incentivo fiscal fue aumentar la demanda de pisos y con ello su desmesurada subida de precios.

“El anuncio del PP –concluyen- tiene, además, un efecto negativo en la recuperación del sector inmobiliario porque puede provocar que los consumidores retrasen sus decisiones de compra hasta que se clarifique el régimen fiscal tras las próximas elecciones”.


loading...

1 Comment
  1. Rebelde says

    Ni Aznar movió un pelo del bigote ni Zapatero un pelo de la ceja para detener la burbuja inmobiliaria. Y quien diga o escriba lo contrario miente.

Leave A Reply

Your email address will not be published.