La hora de las listas: Guerra quiere saber si Rubalcaba cuenta con él

6
Rubalcaba, el pasado sábado, interveniendo en el instituto Jaime Vera. / Leonardo Wen (Efe)

Hay puestos que requieren mucho esfuerzo para conseguirlos y muy poco para desempeñarlos. Entre ellos figura el de diputado. La competencia en los partidos por los puestos de cabeza de las listas suele ser feroz. Las direcciones provinciales, regionales y nacionales deciden. Las camarillas se pasan facturas entre sí. Son momentos de incertidumbre y desazón para quienes han hecho profesión de su vocación política. Y si no, que se lo pregunten al exjefe de economía del PP, Miguel Arias Cañete, que en las elecciones de 2008 fue desbancado de la cabeza de la lista de Cádiz al Congreso por Javier Arenas para colocar a la alcaldesa Teófila Martínez. Arias fue rescatado por el propio Marino Rajoy, que lo colocó en su lista por Madrid. Ahora preside el comité electoral del partido y se encarga de supervisar y corregir las candidaturas.

Otro ejemplo sonoro de esa batalla de las listas que se reavivará con el esplendor de toda su crueldad después del paréntesis vacacional fue el de Gustavo de Arístegui, antiguo colaborador de Jaime Mayor Oreja y experto en política exterior, terrorismo islamista y relaciones internacionales. Sin la intervención de Rajoy, que le envió de “cunero” a Zamora no habría sido diputado. Por cierto, que la política nacional no le ha dejado demasiado tiempo para ocuparse de los problemas de su circunscripción. Esa dedicación a lo general con descuido de lo particular es una fuente de problemas que a la hora de la verdad obliga a los máximos dirigentes de los partidos a intervenir.

Publicidad

Entre los socialistas vascos ha habido problemas tradicionales de “encaje”. Vale citar por su relevancia el caso de José María Benegas, uno de los dirigentes de más larga trayectoria al que en las elecciones de 2008 sus compañeros querían enviar al Senado. Él se negó porque la opción consistía en sustituir a Lentxu Rubial, hija del que fuera presidente del PSOE y una de las figuras históricas más queridas del partido, Ramón Rubial. El propio Benegas había evocado su figura en un libro que tituló Ramón Rubial, 20 años en las cárceles de Franco (2006) y de ninguna manera quería reemplazar a Lentxu, que era senadora por Vizcaya desde 2004. Aun a sabiendas de que tenía pocas posibilidades de salir ocupo el tercer puesto de la lista de Vizcaya. Y los vizcaínos votaron con tanta fuerza al PSE-PSOE que salieron cuatro.

Cierto es que aquel resultado histórico, obtenido unas horas después de que los asesinos de ETA mataran al exconcejal socialista de Mondragón (Guipúzcoa) Isaías Carrasco, ya no se repetirá, en primer lugar por la concurrencia de Bildu, que no ha dudado en extender una pancarta en el Ayuntamiento de Donosti, donde gobierna, exigiendo la disolución de ETA, y en segundo lugar por el desgaste lógico de la labor de gobierno. Pero ahora es Benegas el que dirige, con Ramón Jáuregui, el comité electoral que elaborará las listas al Congreso y al Senado, y no existe mayor problema sobre los candidatos.

También, como recordó el viernes Rubalcaba ante los jóvenes socialistas reunidos en la Escuela Jaime Vera, estamos “por primera vez desde que hay democracia” ante una campaña electoral sin la sombra amenazante de ETA, lo que significa que el candidato socialista espera el comunicado de disolución antes del 20N y abre la reflexión y el debate sobre cuál es el partido y el gobernante más idóneo para gestionar la paz: el PSOE y Rubalcaba o Rajoy y sus seguidores que hasta hace poco pedían cadena perpetua para los terroristas.

Volviendo a la lucha interna en la confección de las listas, los socialistas reconocen la presión de los ediles y gobernantes autonómicos descabalgados de sus cargos en los comicios del 20 de mayo pasado sobre los puestos de cabeza de las candidaturas ante el 20N. Aunque “no hay nadie fijo”, dan por descontado que personalidades como el presidente del partido y vicepresidente del Gobierno, Manuel Chaves, y los ministros mejor valorados no tendrán problema para encabezar las listas en sus respectivos territorios. En última instancia decidirá la Ejecutiva federal, es decir, José Blanco y el propio candidato, Rubalcaba, quien ya ha avisado al madrileño Tomás Gómez y a otros navegantes: “Algo tendré que decir yo sobre las listas”.

La incógnita principal es si Alfonso Guerra, el único diputado que ha mantenido su escaño desde las primeras elecciones democráticas de 1977, repetirá como cabeza de lista por Sevilla. Con 71 años y una capacidad política indiscutible, no sólo espera la decisión del partido, sino también que Rubalcaba le diga si cuenta con él para tareas parlamentarias concretas, tanto si gobierna como si va a la oposición. En este punto no hay que olvidar la adscripción renovadora de Rubalcaba al comienzo de los años noventa del siglo pasado, cuando, con el apoyo de Felipe González, ese sector “renovó al amanecer” al mayor número de “guerristas” que pudo.

Confrontaciones históricas aparte, es lo cierto que Guerra, que ha presidido la Comisión Constitucional durante las dos últimas legislaturas, contribuyendo decisivamente a pulir los aspectos inconstitucionales del Estatuto de Cataluña –lo que no evitó el recurso del PP al Constitucional-- y ha logrado que los conservadores asuman la ley de la Memoria Histórica, se encuentra más cerca de las tesis sociales y fiscales de Rubalcaba que de la opción de los recortes que eligió el presidente Zapatero. Su conocimiento y experiencia sobre el sistema electoral serían en cualquier caso de innegable utilidad para la reforma que propugna Rubalcaba con el doble fin de lograr una mayor proporcionalidad preservando la estabilidad gubernamental y de facilitar la cercanía y las relaciones entre representantes y representados.

6 Comments
  1. Ramón says

    No, si al final, el único renovado de la izquierda va a ser Llamazares por Cayo, que como su nombre indica, viene de los romanos.

  2. antordonez says

    Deben ser las calores del verano las que no me dejan reflexionar sobre la veracidad de que Alfonso Guerra, político tan veterano como responsable con todas las metas rebasadas, sea en estos momentos la piedra angular de obstáculo, ni la esencia necesaria para el posible fracaso o éxito de Rubalcaba en las próximas elecciones. Algo se me escapa o tengo una edad en la que las majaderias de verano me nublan el sentido.

  3. Someone says

    Si quieren hacer un sistema más proporcional que asegure la gobernabilidad por qué no lo han cambiado en esta legislatura??

  4. borja says

    Por favor pedir a amigos,conocidos,familiares que no voten ni al psoe ni al pp pasarlo por favor.Si nadie vota a estos dos partidos los que ganen tendran que cambiar las cosas sin posibilidad de no hacer nada.Estarian obligados a cambiar la justicia y la leyes electorales la clave es que psoe y pp no tengan ni un voto.GENERACION NI NI,NI PSOE NI PP PASARLO PORFAVOR,hablar de ello con familiares y amigos y que nadie les vote y TODOS A VOTAR.Que voten a quien sea menos psoe y pp gracias.

  5. borja says

    NI PSOE NI PP POR ESTO,corruptos 730 y los librados,29 años de gobierno,mitad salario de Francia,Alemania,Italia,Inglaterra etc,se regalan coches,trajes,VPOS,viajes y joyas,se perdonan sus deudas,colocacion hijos,primos,amigos,control medios y analistas de TODAS las tertulias y debates,se niegan saldar piso por hipoteca, incumplimiento programa electoral,(manipulacion ceoe,ccoo,ugt,iglesia,tv,periodicos,todos a sueldo)¿JUSTICIA?¿existe una justicia justa?NO..NI PSOE NI PP,PERO VOTA.GRACIAS.

  6. Ramiz says

    A ruptura esta dada. Bilhf5es de pesoass com acesso a informae7e3o, escolhendo, rejeitando, avaliando, opinando, inventando e, em breve, produzindo, ale9m de contefado multimeddia’, produtos materiais. As pesoass, na esseancia, continuam pesoass. O que he1 de novo e9 a possibilidade de amplificae7e3o de sua capacidade de ae7e3o a individual e, a mais potente, em rede. As organizae7f5es que ne3o souberem se integrar a esse novo ambiente perdere3o o bonde. E a roda vai continuar a girar. Em um novo contexto que este1 sendo gestado nesse processo de retroalimentae7e3o: tecnologia + o que se faz dela. Em velocidade nunca vista, gente em rede pensa, produz, comunica e gente em rede usa, modifica, massifica ou elimina a novidade

Leave A Reply

Your email address will not be published.