Que se publique la carta de Trichet

10
El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, en una imagen de archivo. / Jebulon (Wikimedia)

Como adelantó en cuartopoder.es Luis Díez en su crónica sobre la reforma de la Constitución, lo que más ha dolido en el seno del PSOE ha sido que José Luís Rodríguez Zapatero haya aceptado sin rechistar el trágala sobre la reducción del déficit y el modo en que debía hacerlo España que planteó a primeros de agosto Jean Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo. Y más cuando, como se señala en las filas parlamentarias socialistas, se le allana el terreno a Mariano Rajoy no sólo hacia la victoria electoral sino a la posibilidad de que acabe trillando la poca paja que quede del Estado de Bienestar, tras apartar el grano para los adinerados, asegurando encima que el PP no hace sino continuar la obra emprendida por el derrotado PSOE.

La tan famosa como desconocida carta de Trichet a Zapatero sigue estando significativamente oculta. Pero no sólo por el Gobierno, sino por Rajoy, que también la tiene (y es muy posible que también por Josep Antoni Durán Lleida e Iñigo Urkullu, por más que las circunstancias electorales les hayan llevado a mostrarse indignados, eso sí, como nacionalistas, no en lo económico). Pero el presidente, como señalan las fuentes parlamentarias consultadas, no se encomendó ni a Dios ni al Diablo ni a Alfredo Pérez Rubalcaba, salvo a última hora, cuando ya tenía adoptada la decisión de acordar la reforma con Rajoy, y para que evitase la disgregación de las filas socialistas ante un tema tan capital.

Un destacado miembro del Comité Electoral elegido por Alfredo Pérez Rubalcaba, al calor del vermú, lo definió muy bien poco después de la votación del viernes en el Congreso. Para que el BCE comprase deuda española frente al nuevo ataque de los mercados, que también acosaban a Italia, insistía en la reducción del déficit pero en esta ocasión ordenando también cómo hacerlo. La misiva se pasaba tanto por el forro la soberanía española que ese ilustre diputado dijo haber estado tentado de decirle a Zapatero que respondiese a Trichet con un sencillo “¡Váyase a tomar por culo!”. Y, aunque comprendía que no podía ser, aseguró que si no llega a ser por Rubalcaba, la bronca hubiera estado garantizada en el Grupo Parlamentario. No en vano, Zapatero le dio las gracias públicamente por ello.

En cualquier caso, los ciudadanos tienen derecho a conocer los términos de esa carta conminatoria de Trichet que ha llevado a nuestros gobernantes a aprobar una reforma constitucional que nos cambiará la vida porque cede una parte sustancial de nuestra soberanía: la regulación económica. Porque, aunque es verdad que lo que diferencia a socialdemócratas y neoliberales es cómo y en qué se gasta lo presupuestado, ata de pies y manos a los gobiernos futuros cuando hay que pedir prestado porque los ingresos no dan de sí y, digámoslo simbólicamente (y en muchos casos literalmente), muchos pueden pasar hambre.

Si la carta de Trichet a Zapatero se asemeja a la que le envió a Silvio Berlusconi, lo que es más que probable porque fueron enviadas tras la reunión del BCE del 7 de agosto, antes de que se llevara a cabo la compra de bonos de deuda pública italiana y española, seguro que no exageran los que invitan a mandarle, diplomáticamente, a freír espárragos. Porque lo que hizo Berlusconi fue obedecerle “al dente” y tomar medidas como la desaparición de 38 provincias mediante la agrupación de ayuntamientos; el impuesto solidario del 10% para los más ricos; el fin de los puentes festivos, el endurecimiento de la lucha contra el fraude o el aumento gradual de la edad de jubilación para las mujeres a los 65 años. España, de momento, además de la reforma constitucional ha optado por recaudar más de las empresas, ahorrar con el tijeretazo de los medicamentos, puntualizar la reforma laboral y controlar el gasto público de las CCAA. Pero, teniendo en cuenta que, entre otras cosas, no se sabe de dónde va a salir el dinero para el plan de recapitalización de las cajas de ahorro o financiar a los miles de ayuntamientos españoles en quiebra, sería bueno saber hasta dónde exige la maldita carta que alcance el Vía Crucis.


loading...

10 Comments
  1. asd says

    Zapatero es un cobarde y el tipo ese un mero lacayo de la verdadera clase dirigente de Europa (no se crean lo de los mercados, 50 o 100 industriales, banqueros y financieros no mas, se les podia reunir en una plaza de toros, en Badajoz por ejemplo) y los que le tenia que haber hecho es mandarle a tomar por culo publicamente y punto. Por cierto ¿Porque no enviamos a la aviacion a bombardear el BCE cuando esten todos reunidos?

  2. tatin50 says

    Si esto es así, desde luego #nolesvotes

  3. borja says

    Por favor pedir a amigos,conocidos,familiares que no voten ni al psoe ni al pp pasarlo por favor.Si nadie vota a estos dos partidos los que ganen tendran que cambiar las cosas sin posibilidad de no hacer nada.Estarian obligados a cambiar la justicia y la leyes electorales la clave es que psoe y pp no tengan ni un voto.GENERACION NI NI,NI PSOE NI PP PASARLO PORFAVOR,hablar de ello con familiares y amigos y que nadie les vote y TODOS A VOTAR.Que voten a quien sea menos psoe y pp gracias.

  4. BERRACO says

    PPSOE o PSOEPP. Soy un pensionista que me voy a volver loco. No llego ni a mitad de mes

  5. JUANPALMAAZNAR says

    Yo jamas votaré ni por el PSOE ni por el PP. Yo no votaré a nadie. Porque estoy harrto de tantos maleantes y maleantas.

  6. borja says

    NI PSOE NI PP POR ESTO,corruptos 730 y los librados,29 años de gobierno,mitad salario de Francia,Alemania,Italia,Inglaterra etc,se regalan coches,trajes,VPOS,viajes y joyas,se perdonan sus deudas,colocan a hijos,primos,amigos,control medios y analistas de TODAS las tertulias,debates,se niegan saldar piso por hipoteca, incumplen programa electoral,(manipulan ceoe,ccoo,ugt,iglesia,tv,periodicos,todos a sueldo)¿JUSTICIA?¿existe una justicia justa?NO..NI PSOE NI PP,PERO VOTA.GRACIAS.PASALO PORFAVOR.

  7. Samuel García Arencibia says

Leave A Reply

Your email address will not be published.