Por sus lemas los conoceréis

3
Lemas de precampaña de PSOE, PP e IU. / cuartopoder.es

Como no hay izquierda, IU tiene un lema fácil: La izquierda. Como no hay originalidad, el PP recurre al cambio. Y como no hay discurso ni liderazgo, el PSOE apela al . Nunca se vio tanta imaginación en los grandes partidos de ámbito estatal ante unas elecciones generales como las 20-N, 36º aniversario de la muerte del dictador del Pardo. Del PP cabía esperar algún plagio, habida cuenta de que en la última campaña electoral ante las elecciones del 9 de marzo de 2008, a Mariano Rajoy le aplicaron aquel Con cabeza y corazón que asombró al mundo y eligió el genio de su campaña, Pío García Escudero, tras haber sido utilizado por un ultra guatemalteco, si bien suprimiendo la “mano dura” que precedía a los demás órganos.

No sorprende que la derecha recurra al manido cambio, ya utilizado en los años sesenta del siglo pasado por los socialdemócratas alemanes de Willy Brandt que en paz descanse y por los franceses de François Mitterrand y, después, por Felipe González. Ante el descontento social, lo más sencillo es ofrecer cambio. De los publicistas del PP hay que elogiar el detalle de habernos ahorrado la cuarta acepción del verbo comenzar y en vez de elegir el famoso arranca hayan optado por comunicarnos que empieza el cambio. ¿El cambio de qué, hacia dónde y hacia qué? Hacia la derecha y las políticas de derechas, claro está.

Publicidad

El cambio ha comenzado en Castilla-La Mancha con las subidas de sueldos de los consejeros de María Dolores de Cospedal, seguidas del impago de los medicamentos a los farmacéuticos, de la suspensión de ayudas a los grandes dependientes y de otros de recortes sociales. El cambio ha seguido en Madrid con una elevación por sorpresa y agosticidad papista del precio de los transportes públicos un 50%, con la expulsión de 2.300 maestros y profesores interinos del sistema público de enseñanza obligatoria –mientras la escuela privada desgrava a Hacienda por primera vez-- y, entre otras cosas, con el visceral rechazo de la presidenta Esperanza Aguirre a la reposición del impuesto sobre el patrimonio a los más ricos, pues ninguno de los ricos que han pedido pagar más impuestos es madrileño ni siquiera español.

Con el cambio del PP en marcha, el dirigente del partido y candidato a la presidencia del Gobierno, Rajoy, sólo desea que la máquina no chirríe ni se gripe. Él no pide Una nueva mayoría como en las elecciones de 1996 que ganó José María Aznar por 300.000 votos porque cuenta con ella desde el 22 de mayo pasado. Sólo reclama moderación, centrismo y, sobre todo, silencio a los suyos. Aunque España vaya mal, el PP va bien y no hay que echar arena en los engranajes ni soltar señuelos electorales con un adversario autodesarmado. Si luego el cambio exige sacrificios a los de abajo y se demuestra que el poeta comunista Carlos Álvarez tenía razón cuando decía que “para estar peor de lo que estamos ahora, habrá que remontarse a los tiempos venideros”, no será por culpa de las promesas de Rajoy.

El dechado de originalidad e imaginación se aprecia también en el lema del PSOE. Si estamos de acuerdo con Paul Valery en que el lema es la síntesis del discurso, el Rubalcaba sí del PSOE parece dirigido a afirmar un liderazgo que no se creen de puertas adentro y a atraer a los electores que en mayo dijeron “Zapatero no” y echaron al PSOE de todos los gobiernos autonómicos y de la mayoría de los municipios donde gobernaban. Pero detrás del lema que por contraste viene a decir “Rajoy no”, falta un discurso creíble que impida al capital reformar la Constitución a su antojo. Del Merecemos una España mejor del PSOE en 2004, los socialistas podrían haber pasado a una democracia real o, por lo menos, mejor; unos políticos de calidad, como pedía Miquel Roca hace años, y un sistema económico más justo.

Luego ya, las Nuevas Generaciones del PP no han necesitado echar mano al reverso del eslogan del PSOE para responder a las preguntas de si Rubalcaba era vicepresidente del Gobierno cuando el paro superó la cifra de cuatro millones de desempleados, cuando el Ejecutivo subió el IVA y los impuestos al ahorro, recortó los salarios de los empleados públicos, congeló las pensiones… Les ha bastado el anverso: Rubalcaba sí.

Si además de síntesis del discurso, el eslogan cumple la función metaforizante de una realidad más amplia que guarda relación con la situación social, y en el que trabajan lingüistas, comunicadores, psicólogos, sociólogos y expertos en mercadotecnia y publicidad, vale concluir que el PSOE y el PP se han esforzado en que sus lemas sean la metáfora de la vacuidad. El cambio del PP no admite concreciones porque lo dictará la CEOE en su momento y el de Rubalcaba se parece al de las niñas de Leandro Fernández de Moratín porque no cuestiona un solo aspecto de un sistema económico lacerante, basado en la rapiña, las trampas y la especulación, ante el que los gobernantes si no complacientes se muestran obedientes y dicen sentirse maniatados.

3 Comments
  1. inteligibilidad says

    ¿Y eso de «porque es muy listo» (bajo «Rubalcaba, sí») de dónde sale?

  2. Ramón says

    Tengo oído en la radio que lo de «listo» forma parte de la campaña junto con otros adjetivos como muy «trabajador», «sabe», etc. Estamos ante un ejemplo evidente de atribución de cualidades al líder que sin llegar a la exageración de «caudillo», «conductor», «cabeza», «generalisimo» o «augusto» puede acabar como «Tiberio al Tiber». Mala cosa cuando hay que adornar tanto al líder. A Pericles le bastó con que le llamaran «laringe de la democracia». A Rubal se la trae floja como se ha demostrado con la reforma expres de la Constitución. Y, por supuesto, a Rajoy, más.

  3. borja says

    Por favor pedir a amigos,conocidos,familiares que no voten ni al psoe ni al pp pasarlo por favor.Si nadie vota a estos dos partidos los que ganen tendran que cambiar las cosas sin posibilidad de no hacer nada.Estarian obligados a cambiar la justicia y la leyes electorales la clave es que psoe y pp no tengan ni un voto.GENERACION NI NI,NI PSOE NI PP PASARLO PORFAVOR,hablar de ello con familiares y amigos y que nadie les vote y TODOS A VOTAR.Que voten a quien sea menos psoe y pp gracias.

Leave A Reply

Your email address will not be published.