Israel 1, Flotilla 1

4
El barco turco 'Mavi Marmara', que fue asaltado por fuerzas israelíes en la madrugada del 31 de mayo de 2010. / Free Gaza

Se acaba de presentar ante la ONU, y de filtrar al público (que no es exactamente lo mismo que divulgarlo seriamente) el llamado Informe Palmer sobre el asalto por Israel de la flotilla que en 2010 trató de romper el bloqueo de Gaza, operación en la que murieron nueve activistas turcos. Pueden estar orgullosos los autores del informe, que gustar, lo que se dice gustar, no ha gustado a nadie.

El informe critica a Israel por hacer un uso desproporcionado y a todas luces poco inteligente de la fuerza para repeler a la flotilla. Les señala incluso varias alternativas que pudieron emplear para no tener que llegar a ese punto. También les conmina a revisar cada cierto tiempo su drástica decisión de mantener el bloqueo naval de Gaza. Y a someterlo al control de la ONU, tanto militar como humanitario.

A Israel no le ha gustado que la acusen de hacer un uso desproporcionado de la fuerza. Al resto del mundo no les ha gustado todo lo demás: que el informe critique el bloqueo de Gaza pero a la vez admita que es una respuesta a una amenaza real contra la seguridad de Israel, puesta sistemáticamente en jaque desde ese territorio. Además el informe distingue entre privaciones y verdadera crisis humanitaria para aquilatar la situación de los civiles en Gaza.

Por último el informe tampoco ahorra críticas a Turquía, que en su opinión no pretendía llegar a un escenario de nueve muertos –como tampoco creen que lo pretendiera Israel-, pero que no hizo todo lo posible por evitarlo. Pudo insistir por ejemplo a sus ciudadanos en la gravedad de tratar de romper un bloqueo naval por las buenas o por las malas, lo cual indudablemente excede lo humanitario para entrar de lleno en otro tipo de activismo. El informe subraya que las flotillas presuntamente humanitarias deben estar siempre dispuestas a cambiar de rumbo cuando se las insta a hacerlo.

Finalmente el informe no se corta en cuestionar no ya los efectos sino las intenciones de la flotilla misma. Concluye que muchos de sus miembros iban de buena fe, o por lo menos con ánimo pacífico, pero siembra importantes dudas sobre los propósitos últimos de la organización. Aunque el informe no llega a enunciarlo abiertamente –quizás porque eso dinamitaría el propio afán conciliador del documento, que ruega a Israel y a Turquía hacer las paces y adoptar medidas para evitar la repetición de este tipo de incidentes-, se desprende a las claras del texto que sus autores creen que la entera flotilla fue un acto premeditado de provocación.

Resumiendo, que aquí no se salva nadie. Y que las responsabilidades de esos nueve muertos están mucho más desagradablemente repartidas de lo que a mucha gente le entusiasma pensar. Y es que ya estamos de nuevo con lo de siempre: o la ONU desautoriza de cabo a rabo a Israel, su derecho a defenderse y su mera existencia, o el documento no tiene validez ni ningún interés. Se interpreta como un lavado de cara de los israelíes, como una patente de corso para sus crímenes.

La misma cantinela de siempre. El mismo discurso unilateral que excluye una y mil veces la mitad del problema…y la totalidad de la solución. Cabrán críticas al informe Palmer, como a todo. Pero sigue siendo profundamente lamentable, me temo, que sólo se acepten informes que refrendan conclusiones preconcebidas. El mundo en blanco y negro de los de siempre.

¿Aún no ha quedado claro que esa cortedad de miras liquida toda esperanza…y a mucha gente?

4 Comments
  1. FRANCISCO PLAZA PIERI says

    Cuántas veces será menester decirlo para que cale en la consciencia de esas mentes, ¿dementes?…
    Hace un tiempo se me ‘recordó…, vía Embajada de Israel, que toda actuación de MI PUEBLO, sí, tanto como de ellos, estaba justificada.
    ¡Injustificable!
    Nada, insisto, nada justifica una acción que ponga en peligro vidas humanas, perrunas o de cualquier especie.
    Admito, ¡faltaría más!, toda defensa del Pueblo Hebreo, con manos y dientes, si fuese necesario.
    Pero agredir a unos activistas sin más medios violentos que sus voces. Agredirlos a muerte, eso es imperdonable, señores.
    ¡Defiendan todo lo defendible, que ahí estaré yo, pero haganlo con mesura!

  2. Fajf says

    Franco, cuando los soldados abordan la flotilla se encuentran con activistas que los comienzan a golpear, etc. por lo que los soldados se asustaron.

  3. davidson says

    Fajf, tienes razón: el otro día una señora se me coló en el supermercado, me asusté, y le abrí la cabeza con una pata de jamón que llevaba en el carro. Yo les entiendo perfectamente. Además, a pesar del susto, sólo mataron a 9 personas de todos los que iban en el barco. De desproporcionado nada, fue en legítima desfensa y muy comedido. No sé de qué les acusan. Y encima quieren que el Estado israelí indemnice a sus familias, después del susto que les dieron a los soldados!

Leave A Reply

Your email address will not be published.