Exabruptos y perlería de campaña

1
Francisca Pol Cabrer durante un mitin en la presente campaña. / Imagen de su cuenta de facebook

Del caladero de la campaña electoral van saliendo epítetos, exabruptos, tonterías, errores y alguna gracia. Cualquiera que se acerque puede observar las especies. De epítetos y exabruptos cubrió Mariano Rajoy a José Luis Rodríguez Zapatero durante la última legislatura. Sin enterarse de la estupenda crónica de Hernest Emingway el 24 de noviembre de 1923 en el Toronto Star sobre la muerte de don Tancredo, el candidato del PP le llamó Tancredo constantemente y le tildó de inútil, incompetente, perjudicial, loco, mentiroso y por ahí para allá tantas veces que hasta el más paciente ha perdido la cuenta. La afición de Rajoy al exabrupto quedó de relieve en el debate cara a cara por televisión con Alfredo Pérez Rubalcaba, al que llamó “insidioso” hasta decir basta y “mentiroso” tres veces por una del socialista.

Exabruptos de la perlería de la presidenta madrileña Esperanza Aguirre son “Rubaltero” y “Zapalcaba” para designar a Rubalcaba. No piensen en la originalidad de la lideresa ni de sus mozos de cámara, pues se han inspirado en esos indignados –también con su política-- del 15M que tanto detestan y que han difundido la fusión Rubaljoy contra el bipartidismo. Si Aguirre hubiera sido leal a su jefe, le habría soplado la ocurrencia para que no se obcecara en llamar “Rodríguez Pérez” a Rubalcaba en el debate televisivo.

Publicidad

Tampoco han sido muy originales Iñigo Urkullu con su epíteto de “bombero pirómano” al lehendakari Patxi López ni Alfonso Guerra con su descripción de Rajoy como un hombre tumbado y con galbana ni Felipe González con la suya: “un señor con aire de casino del siglo XIX”. Claro que si antaño González inventaba expresiones para abrirse paso en el ciribicundio de los debates, como su celebre “hipotizar el futuro”, ahora muestra tanta afición por el verbo “implosionar” como Gallardón por llamar a los museos “contenedores culturales”.

Entre los exabruptos o salidas de tono de esta campaña vale anotar la del ex delegado del Gobierno en Galicia y candidato por A Coruña, Miguel Cortizo. Este hombre dijo que “en el PP ha habido cabrones y mezquinos que se han comportado con deslealtad al Gobierno en la lucha contra el terrorismo y la crisis”. O el no menos imaginativo de la candidata suplente del PP en la lista al Senado por Mallorca y ex diputada (2000-2004) y consejera de la funeraria local, Francisca Pol Cabrer, publicando en Facebook una foto trucada de la ministra de Defensa, Carme Chacón, mostrando un pecho. La foto fue tomada en Haiti, a donde acudió tras el accidente de helicóptero en el que murieron cuatro militares españoles que transportaban ayuda humanitaria.

Exabrupto superlativo el difundido asimismo en la red social Twitter por el amigo de Gallardón y coordinador de tráfico del Ayuntamiento de Madrid, Fernando Autrán, diciendo que “ETA vota a Rubalcaba” y, entre otras estupideces, replicando a una frase del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, asegurando: “Los demócratas sabrán ser generosos cuando ETA deje las armas... porque  en vez de un tiro les meteremos dos”. Gallardón ha cesado a ese Autrán, y Pol ha renunciado a ir en la lista senatorial.

Algo malo habrán hecho los jornaleros andaluces al cabeza de lista de CiU por Barcelona al Congreso, Josep Antoni Durán i Lleida, para que merezcan sus exabruptos diciendo que cobran el PER o subsidio de paro agrario y se van al bar. ¿Y los inmigrantes? ¿Qué le habrán hecho a este hombre de Estado los inmigrantes para que lance su inquina contra ellos? Dice Durán, natural de Huesca, que esa gente es una ruina porque provoca la caída del precio de las viviendas en los barrios donde se asientan y además echan abajo el nivel educativo de las escuelas. Como de esa demonización impropia de un  democristiano al odio y la xenofobia sólo hay un paso, le convendría arrepentirse para que no le manden al infierno. A propósito de la religiosidad, va el de Argamasilla de Alba (Ciudad Real), Cayo Lara, pidiendo un “milagro laico” que permita a IU armar un grupo parlamentario fuerte para combatir al neoliberalismo.

La campaña está siendo pródiga en bobadas. “Felipe, los valencianos te queremos”, dice la candidata del PSOE Inmaculada Rodríguez Piñero. “Necesitamos cambiar, cambiar dramáticamente”, clama el pluripagas José María Aznar. “Voy a devolver la felicidad a los españoles”, afirma Rajoy en plan Cameron, que en 2010 prometió meter dinero en el bolsillo de los ingleses y “alegría en sus corazones”, aunque luego les metió un ajuste de caballo. “Queremos que la materia prima que hará crecer a la humanidad, el conocimiento, se reparta y se reparta bien”, predica Rubalcaba, quien afirma: “No me parezco absolutamente nada a Rajoy”. Si eso es evidente, ¿por qué lo dice? Las tonterías son propias de los tontos, y, según Miguel de Unamuno, en alusión al general dictador Miguel Primo de Rivera, tonto quiere decir tonto, defectivo de entendimiento. Puesto que ninguno de los citados lo es, hay que suponer que por tal toman a sus oyentes.

Con independencia de que una alusión de Guerra a las relaciones entre la jueza del Eregate y el alcalde de Sevilla haya sido interpretada como un exabrupto y atribuida al hecho de que la instructora dictó en junio pasado el embargo de un piso de su hermano Antonio Guerra, la verdad es que la campaña transcurre con bastante limpieza y deportividad. No han lanzado dossieres unos contra otros y, a excepción de la jueza lucense doña Estela San José, que ha remitido al Supremo sin conocimiento del fiscal las diligencias del caso Campeón, en el que el empresario y supuesto corruptor Jorge Dorribo afirma que compró favores del ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, tampoco ha habido episodios judiciales que hayan colocado la improbidad política en el primer plano de la actualidad.

De los errores vale decir que Cazalla y Constantina no están en la provincia de Cádiz como afirmó Rajoy sin que Rubalcaba, diputado por Cádiz, le rectificara. De las torpezas hay que resaltar el resbalón del PSC con el video del joven que muere acompañado de un maniquí, y que fue retirado sin que sepamos si CiU va a poner los médicos que la sanidad catalana necesita. Y para perlas con gracia, dos de Ángel Pérez, concejal y dirigente de IU de Madrid: “El turismo ha funcionado porque el sol no depende del Gobierno”, y “los votos son decibelios para que os escuchen”. Pues eso.

1 Comment
  1. Zaratustra says

    Siempre nos dicen lo que ya sabemos. Siempre se callan lo que hayan contra nosotros próximamente.

Leave A Reply

Your email address will not be published.