La desunión resta a la izquierda no socialista tres escaños

13

¿Está mitificada la unidad de la izquierda? Una lectura paciente de los resultados electorales así parece indicarlo. Las matemáticas, que no son una ciencia exacta cuando se aplican a la política –la suma, a veces, resta y, a veces (pocas), multiplica–, revelan que en las elecciones del 20-N no había mucha más cera que la que finalmente ardió.

Según la Ley D'Hondt, por la que se rige nuestro sistema electoral, si los partidos más aproximadamente afines –IU, ICV, Equo y Compromís- se hubieran unido en todas las circunscripciones, habrían conseguido tres diputados más: uno en Alicante, otro en Baleares y el tercero en Cádiz. En las dos primeras circunscripciones, a costa del PSOE, mientras que en la última se lo hubieran arrebatado al PP.

En Alicante, EUPV, la marca valenciana de IU, fue la tercera fuerza política, con 57.503 votos, y la coalición formada por Compromís, ICV y Equo, la quinta, con 27.568. Como se puede ver en el gráfico, la suma de los votos de ambos  (85.071) hubiera sido más que suficiente para lograr un escaño. El perjudicado en esta provincia habría sido el PSOE, que logró su cuarto escaño con 59.707 votos.

Publicidad

Reparto de escaños en Alicante, en color rojo, con la suma de votos de la izquierda. En azul, el escaño que hubiera perdido el PSOE. / Gráficos: Elaboración propia. Fuente: mir.es

En Baleares, otra coalición de la que formaban parte Iniciativa y Equo, junto con el Partido Socialista de Mallorca (PSM) y la Entesa per Mallorca (ExM), fue la tercera fuerza con 31.378 votos, que sumados a los 21.626 de la cuarta, Esquerra Unida de les Illes Balears, hubieran sobrado para conseguir un diputado (ver gráfico) en detrimento del PSOE, que logró su tercer escaño con 42.215 votos.

Reparto de escaños en Baleares, rojo, con la suma de votos de la izquierda. En azul, el escaño que hubiera perdido el PSOE.

En Cádiz, el perjudicado hubiera sido el PP. Los 54.199 votos de IU y los 4.336 de Equo superan en 200 al último cociente de votos que permitió a los populares conseguir su quinto escaño (58.335).

Repartos de escaños en Cádiz, en rojo, con la suma de votos de la izquierda. En azul, el escaño que hubiera perdido el PP.

Al margen de la aritmética, el análisis de estos resultados pone de manifiesto algunas contradicciones políticas difíciles de entender. La más clamorosa es la de Iniciativa-Verds e Izquierda Unida, que en Cataluña se presentaron coaligados y en Baleares y en la Comunidad Valenciana, justo donde la izquierda pudo haber logrado dos diputados más, por separado.

Una contradicción que, en última instancia, puede resolverse con una solución tan disparatada como es la de que Iniciativa-Verds tenga representación, a la vez, en el Grupo Parlamentario Mixto, con el único diputado de Compromís, y en el que forme con Izquierda Unida.

La formación que lidera Cayo Lara es, por lo demás, la única de la izquierda no socialista, también llamada real y transformadora, que ha logrado el porcentaje de votos y la representación suficientes para tener perfil propio  en el Congreso. Es, por tanto, la fuerza hegemónica de esa izquierda, y la que tiene la responsabilidad de intentar aglutinar de cara al futuro todo lo diverso y disperso que hay en torno a ella.

Es una tarea difícil. Ya lo intentó con escaso éxito antes de las elecciones. Su llamamiento a la convergencia electoral sólo fue atendido por la Chunta Aragonesista, algunos grupos minoritarios de Navarra, Extemadura o Canarias y una pequeña parte del ecologismo político.

En esta nueva situación de hegemonía incontestable cabe preguntarse si sabrá estar a la altura, pero también es imprescindible formular otro interrogante: ¿Sabrán estar a la altura quienes, incluso de manera displicente, rechazaron reiteradamente su oferta?

13 Comments
  1. mandarina says

    Interesante artículo…

    Sin embargo, considero que parte de una premisa equivocada: la de que, si las fuerzas citadas (IU, EQUO, Compromís, Iniciativa, etc.) hubiesen concurrido en coalición, habrían obtenido idéntico número de votos.

    Pero no es así; concretamente EQUO, formación en la que me integro y conozco muy de cerca, habría obtenido aún menos votos si se hubiese coaligado con IU.

    No es mi caso, pero conozco mucha gente cercana a EQUO que jamás nos habría votado de presentar candidatura junto a IU. Precisamente EQUO se constituye como respuesta a la necesidad de toda esa gente de tener una alternativa «votable» distinta a las ya existentes…

  2. celline says

    Me cae bien Cayo Lara y me alegro del éxito de IU como si fuera mío. La coalición sufrió -a mi entender- a causa de su proceder en el País Vasco, pero parece que puede recuperarse. Claro que mandarina puede estar en lo cierto. Lo que pasa es que en tiempos como los que vivimos ya nos iría bien a los españoles, de izquierda o mediopensionistas, unirnos en el esfuerzo por salir de este pantanal. Se le echa a usted de menos en este blog, Frechoso.

  3. Sebas Martín says

    Me parece muy oportuno y procedente el artículo y los cálculos que realiza en la primera parte. No sabía que con la sencilla decisión por parte de ICV de haber concurrido junto a IU podrían haber llegado a 13 diputados.

    Disiento, sin embargo, tanto del cálculo general como de la apreciación de mandarina. Por un lado, creo que una unión de todas esas fuerzas progresistas habría tenido un efecto multiplicador. Los apoyos habrían sido más que su simple suma aritmética.

    ¿Y cómo podría haber sucedido esto si, tal y como indica mandarina, muchos de Equo no habrían votado a IU? Pues porque el acuerdo habría significado una transformación interna de IU.

    En contraste con tu conclusión, creo que la tarea de entenderse y caminar juntos está en el tejado tanto de IU como de Equo (y Anticapitalistas, que por cierto faltan en el cálculo). Los segundos tendrán que apercibirse de su más que probable condena a la marginalidad, pero los primeros tendrán que postular una coalición diferente a la «unión en torno a IU» que ofreció Enrique de Santiago. Converger no es integrarse con pérdida de autonomía e identidad. Es más, converger puede que sea, en el mejor sentido, una confluencia que beneficie a las partes confluyentes, a Equo dándole más plataforma y a IU dándole más apertura, horizontalidad y frescura organizativa.

    Si esa unión se hubiese dado, yo creo que estaríamos ante un grupo no de 13, sino de 30 diputados.

    Un placer seguir Cuarto Poder y a tI!

  4. Pazos says

    Con todos los respetos este razonamiento y sucesivos son una aberración: «En Alicante, EUPV, la marca valenciana de IU, fue la tercera fuerza política, con 57.503 votos, y la coalición formada por Compromís, ICV y Equo, la quinta, con 27.568. Como se puede ver en el gráfico, la suma de los votos de ambos (85.071) hubiera sido más que suficiente para lograr un escaño».

    Está más que demostrado qué en política 1+1 no es 2, ver por ejemplo los resultados, nº de votos, de las autonómicas de 2007 con EUPV+Bloc formando Compromís, y ver los resultados de las autonómicas de 2011 presentándose por separado. Y como este muchos más ejemplos a lo largo de 40 años de democracia. Cuartopoder tiene todos mis respetos, pero en esta noticia habeis estado muy poco finos.

  5. Ramón says

    Si no logramos cambiar la ley, tendremos que tomar nota.

  6. Ga says

    Que me llamen diverso, me parece positivo, que me llamen disperso, es más bien negativo. Que otorgeis a IU la hegemonía de la izquierda y que insistais en ello y la repetís dos veces en dos párrafos es muy indicativo de por qué IU no aglutina. Cuando se va de hegemónico, los diversos y dispersos no tenemos ganas de ser subditos de nadie. Si se fuese de igual a igual, con humildad, con transparencia, abiertos a una plataforma amplia y no solo a reforzar al hegemónico, otro gallo nos cantaría. No somos tontos y ya sabemos que IU tiene más votos que otros pero no hace falta regodearse en ello.

  7. Jon Ander Figueroa says

    Este es el blog que inicio hoy, por si es de vuestro interés: http://losbaresdelcongreso.blogspot.com/

  8. JAVIVI75 says

    TODA la gente que voto EQUO o solo o en sus coaliciones, NUNCA votarían a IU, por cansancio, falsedad de pCe eterna, tener que unir al pCe y caYar ……….. EQUO, es una formación, que esta para quedarse e ir en solitario, viene de Los Verdes Europeos y salvo en España, que IU tiene ¨bula divina ¨para lo de UNIDA, cuando solo esta el pCe y 3 partidillos verdes de 4 personajillos en total …. si no es por la perdída de mas de 4 Millones de votos del PsoE, tendería a desaparecer, según se podría ver con un gráfico de las elecciones de los ultimos 12 años …… saldría solo ICV …………. es muy sencillo hacer baladí, de la verdadera Izquierda alternativa y unica con reales posibilidades de sacar representación, etc a IU …… y por mucho que se repita por parte de IU-pCe o medios afines ¨que IU ha sido muy GENESORA … ¨eso es una tontería mas grande que nada ….. lo unico que hace el pCe es te unes a mi, a ver si te doy algún puestecillo en las listas o carguito ………

    Como ya leo os han contestado por aquí …… MUCHOS HEMOS VOTADO A EQUO O SI NO, NO HUBIEMOS VOTADO O VOTADO A UN PARTIDO MUCHO MAS MINORITARIO ……… Y NO VOTARIAMOS A UNA COALICION CON IU ………..

  9. Llorente says

    Es verdad que en política no siempre 1+1 es = a 2, pero en estas elecciones hay ejemplos de lo contrario:
    Zaragoza (elecciones 2008) CHA e IU, por separado, 47.735 votos, 0 diputados.
    Zaragoza (elecciones 2011) CHA e IU juntos, 11.000 votos más, 1 diputado.

  10. Juanpunquiles says

    Creo que también hubiese salido uno más en Córdoba con la suma de IU, PA y Equo.

  11. 46520 says

    Tengamos cabeza los de Izquierdas, dejarse de tonterías y unir todas las fuerzas, por favor tened conocimiento, los votantes creo que así lo queremos………toda la izquierda unida……..a luchar por los derechos de los mas débiles

  12. top formal dress designers says
  13. negras tormentas says

    ¿Cuando veremos su comentario sobre el grandísimo h….p y defenestrado periodista?
    Saludo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.