Amaiur tendrá que esperar a que pasen las andaluzas para tener grupo

2
El diputado de Amaiur Iker Urbina, el pasado viernes, a la salida del Registro del Congreso tras la presentación del escrito del recurso a la Mesa para tener grupo propio. / Manuel H. de León (Efe)

Todo apunta a que esta misma mañana de lunes, la Mesa del Congreso vuelva a rechazar el recurso de Amaiur contra la decisión “arbitraria” de negarle un grupo parlamentario que adoptó el pasado jueves porque, aunque cuenta con 7 diputados, no cumple estrictamente el Reglamento al no contar con el 15% de los votos en la circunscripción de Navarra (tiene el 14,86). De nada sirvió entonces –ni servirá esta mañana en la reunión previa al debate de investidura- la argumentación de los diputados abertzales de que es un criterio "consolidado" del artículo 23 -el que fue utilizado en su contra- la interpretación que permitió a PNV y ERC tener grupo propio en la cámara durante cinco legislaturas, tanto con mayorías del PP como del PSOE.

La coalición recuerda que el Congreso aceptó en 1989, 1993, 1996 y 2000 que el PNV tuviese grupo pese a que nunca superó el 2,5% de los votos en Navarra y que ERC logró lo mismo en 2004 sin alcanzar por unas décimas el 15% en Barcelona. En todos los casos, la Mesa entendió que la exigencia del artículo 23 se salvaba si el partido había obtenido una media de votos superior al 15% en el conjunto de las circunscripciones. Aplicando ese criterio, Amaiur deberían tener grupo propio porque su media de votos en las cuatro circunscripciones es del 22%.

Pero nada. Porque la dureza del PP en sus planteamientos va más allá del aparente rigor jurídico. Ese criterio de “a los proetarras ni agua” tiene otro calado político: el ojo puesto en las elecciones autonómicas de marzo en Andalucía. Algo de lo que tampoco escapa, obviamente, el PSOE. Ninguno de los grandes partidos que se la juegan en Andalucía quiere aparecer, ni por la referencia más remota, como cómplices de la coalición heredera de Batasuna. Ni con proceso de paz de por medio. Ni aunque ETA haya anunciado el abandono de las armas.

Tanto Mariano Rajoy como Alfredo Pérez Rubalcaba quieren que la incorporación política de la izquierda abertzale al sistema democrático se consolide cuanto antes para que quienes quieren que la organización violencia etarra desaparezca de una vez por todas se impongan definitivamente a los pistoleros. Pero la presión que reciben en sus partidos por las alas más duras y españolistas les aconsejan no dar ni un solo paso que pueda llevar al electorado andaluz una buena voluntad que se interpretaría como debilidad.

Ambos partidos, por lo demás, confían en que sea de nuevo el Tribunal Constitucional el que les saque del lio si, como piensan, Amaiur recurre el rechazo final de la Mesa esta mañana. No en vano recuerdan que fue el Constitucional el que legalizó a la coalición y permitió a la izquierda abertzale presentarse a las generales. E, incluso, confían en que, antes de recomponerse, legalicen el partido heredero de Batasuna, Sortu.

La sentencia sobre el Grupo Parlamentario, por más urgente que fuese, se emitiría pasada la Semana Santa y, en consecuencia, celebradas las elecciones andaluzas, tan decisivas para PSOE y PP.

El PP se ha distanciado más y sus responsables parlamentarios reconocen en privado que a ellos, en este asunto, no les va bien ser generosos, por más que pudiera estimarse conveniente. Sin embargo, el PSOE dejó marcado el camino, significativamente, en la propia nota oficial explicativa de su abstención en la Mesa. Tras explicar que la nota de informe jurídico sobre Amaiur era la única que no terminaba con una propuesta concreta de autorizar o no el Grupo, reclamó un nuevo informe al que el PP se negó en redondo. Por eso se abstuvo, como CIU.

Pero la nota socialista marcaba con claridad lo que esperan que suceda en un último párrafo que lo dice todo. Las decisiones de la Mesa, afirma el comunicado del PSOE en lo que parece un guiño a Amaiur, “pueden ser recurridas ante órganos como el Tribunal Constitucional”. Pues eso. Por si no lo sabían.

2 Comments
  1. PPSOE says

    !!Gracias a esta decisión polítcaOtegui será el futuro Lendakari, al que votarán hasta los del PNV!!!

  2. Pedro Perez says

    ¿Alas españolistas?¿Que otra cosa podemos ser los españoles, independientemente de nuestra ideologia?Me gustaria que explicara alguien que es eso del españolismo y que es lo que tiene de malo, porque ya está ien de adoptar el lenguaje separatista pervirtiendo palabras que no tienen ninguna significación peyorativa, sino más bien al contrario.

Leave A Reply

Your email address will not be published.