ESTHER JAÉN | Publicado: - Actualizado: 8/1/2017 19:52

Francisco Granados (izda.), junto con Ana Mato y González Pons, en una mitin de la pasada campaña, celebrado en la localidad madrileña de Valdemoro. / ppmadrid.es

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compuso su gabinete con personas que tienen un denominador común: son leales a su persona. Pero para conformar ese Ejecutivo de confianza dejó a la estructura de su partido en una situación de precariedad que está decidido a subsanar en el próximo Congreso del PP, que se celebrará el próximo mes de febrero. Entre las personas que pueden pasar a ocupar puestos destacados en la cúpula del PP, se encuentra, según fuentes de la dirección del partido, el que fuera todopoderoso consejero en el gobierno de Esperanza Aguirre, Francisco Granados.

Puestos como la secretaría de organización, que ostenta  María Dolores de Cospedal, compatibilizándola con la presidencia de Castilla-La Mancha, o la vicesecretaría general  de organización, que sigue ocupando  Ana Mato, pese a que, desde el 22 de diciembre es  ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, deben ser asignados a otras personas o, en todo caso, introducir una remodelación en la estructura del PP para que todas sus áreas  estén bien atendidas. La situación de compatibilidad de altos cargos en el PP y el gobierno central y autonómicos se vería incrementada con otro “pluriempleo”, el de Javier  Arenas, actual vicesecretario general territorial, que podría convertirse en presidente de la Junta de Andalucía, si se confirman los pronósticos de las encuestas, en las elecciones andaluzas, que se celebrarán la próxima primavera.

La necesidad de reforzar la secretaría general y el área de organización se hace evidente y Rajoy tendrá que decidir entre mantener a Cospedal como hasta ahora y nombrar a un coordinador general, como ya ocurrió cuando Francisco Álvarez Cascos compatibilizó la vicepresidencia del gobierno con la secretaría general y para ello, el entonces presidente, José María Aznar, nombró coordinador general a Ángel Acebes, o relevar a Cospedal, así como a Ana Mato.

Para ocupar los nuevos puestos más fuertes en el PP, junto al actual responsable de comunicación, Esteban González Pons,  cobra mucha fuerza el nombre de Francisco Granados, el que fuera consejero de Presidencia, Justicia e Interior con Esperanza Aguirre, así como secretario general del PP de Madrid. Granados conoce bien el partido y sus estructuras de funcionamiento y de poder y, según fuentes del PP, el propio Mariano Rajoy le sugirió que tuviese paciencia y esperase hasta después de las elecciones generales, cuando Granados fue excluido del gobierno de Aguirre, tras las elecciones municipales de mayo.

Aunque Rajoy, para variar, no ha dicho una palabra al respecto, son varios los dirigentes del PP que interpretan esos comentarios de su líder como la evidente voluntad de Rajoy de contar con el que fue secretario general del PP de Madrid, cuando éste consiguió el mejor resultado electoral de su historia, el pasado  20-N, el mismo que, días después, fue destituido de su cargo como secretario general por la presidenta Esperanza Aguirre, quien alegó “pérdida de confianza” en Granados. Casualmente, la pérdida de confianza de Aguirre coincide con un aumento de  la confianza de Rajoy en el consejero rebelde de Aguirre.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend