Vergüenza Nacional-II

5

En el país con más kilómetros de alta velocidad ferroviaria que el resto de Europa junta, el tramo de la carretera Nacional II (Madrid-Barcelona) entre Alfajarín y Fraga (Aragón) merece el título que figura aquí arriba porque registra un promedio de doce muertos y un centenar de heridos cada año sin que las autoridades gubernamentales hayan hecho algo para evitarlo. Según los datos que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha remitido al Congreso a petición del diputado de la Chunta Aragonesista Chesús Yuste Cabello, integrado en Izquierda Plural, en los últimos nueve años han muerto 106 personas en esos 91 kilómetros y otras 878 han salido heridas, con mutilaciones y minusvalías.

Desde 2004, en que el desaparecido José Antonio Labordeta resultó elegido diputado por Zaragoza, la CHA viene reclamando el desdoblamiento y la conversión en autovía de ese tramo de la N-II, uno de los pocos de doble dirección que quedan en el trayecto entre Barcelona y Madrid y que está catalogado por los camioneros como el más peligrosos de España. Casi 10.000 vehículos pesados transitan por él cada día. En 2005 batió el record de personas fallecidas en accidentes con 23 muertos. Las protestas de la gente y las denuncias de la CHA has servido para poco. Desde 2002 hasta finales de 2011 ha mantenido un promedio fatídico de 60 accidentes con la pérdida de al menos doce vidas cada año. Digo "al menos" porque los datos oficiales sólo consignan a las personas que mueren en las 24 horas posteriores al accidente. Si expiran después, aunque sea a causa del siniestro, no quedan registradas en la contabilidad oficial de la DGT (Ministerio del Interior).

Publicidad

En 2009 el Ejecutivo anunció que convocaría un concurso para realizar el proyecto de desdoblamiento. Entre tanto, redujo a 80 kilómetros por hora la velocidad máxima y en octubre de ese año decretó la exención del peaje a los vecinos de las localidades afectadas para que pudieran circular sin pagar por la autopista AP-2. El impacto fue inmediato: los accidentes bajaron a 49, con 5 fallecidos y 82 heridos. Pero en 2011 se volvieron a registrar 11 muertos, sin que el añorado desdoblamiento hubiese comenzado. No se trata de una obra difícil ni costosa por causa de la orografía, ya que el terreno es llano y el tramo discurre por el desierto de Los Monegros. ¿Por qué entonces tanta demora con tan alto precio en vidas humanas? ¿Acaso procuran no perjudicar o restar clientes a la concesionaria de la autopista AP-2, por la que se puede realizar el mismo trayecto con menor riesgo?

Además de ese tramo de la muerte, en Aragón hay otro muy peligroso. Son los 26 kilómetros de la N-232 entre Mallén y Figueruelas, que también registran un intenso tráfico de camiones y que tenía que haber sido desdoblado hace años. Ahí se registra un promedio de 20 accidentes al año, con siete fallecidos y 40 heridos. También en este caso los distintos gobiernos del PP hasta 2004 y del PSOE hasta el año pasado habrían optado por preservar el negocio de la concesionaria de la autopista AP-68, que discurre paralela. Todo lo cual se resumen en lo que dice la gente y repite la CHA: una verguenza nacional en su doble sentido literal.

5 Comments
  1. Manolo says

    ¿Hasta cuándo serán insensibles al dolor y la muerte?

  2. Mecacholo says

    Beneficios vs muertes.

  3. Corrección says

    Solo un apunte. Los datos de fallecidos en carretera no son los de las 24h siguientes, sino los de los 30 días siguientes. Sí es verdad que el dato bueno no se conoce hasta los resúmenes finales del año y que en un primer momento se utilizan estimaciones, pero en los anuarios se recoge la cifra definitiva de fallecidos en carretera, incluidos los de los municipios.

  4. Luis says

    Los datos enviados por el Gobierno al diputado de CHA y sobre los que se basa la información se referieren a los fallecidos en las 24 horas siguientes al accidente, según dice expresamente la respuesta parlamentaria. Gracias, no obstante, por la precisión.

  5. vox says

    La nueva ministra tiene la oportunidad de mostrarse sensible a un tramo que por su actividad merece más atencion del Gobierno

Leave A Reply

Your email address will not be published.