El ministro de Lehman, contra los mercados

7
Luis De Guindos, durante una entrevista que concedió a Efe el pasado día 5 en Marbella (Málaga). / Al (Efe)

Aunque en ocasiones bizquea, Rajoy tuvo con De Guindos un gran ojo clínico porque el de Lehman fue mercado antes que ministro y eso equivale a ser cocinero antes que fraile pero a gran escala. Dirán que el elegido no era el más avispado de su clase y que la prueba es que sólo se enteró de la quiebra de su compañía cuando le falló la visa oro, pero es que no es fácil encontrar a alguien de sus características y que, además, se deje estrangular en Bruselas con la mejor de las sonrisas. Con sus conocimientos, De Guindos podría estar especulando con nuestra prima de riesgo pero, en vez de eso, se ha convertido en su ángel de la guarda.

Publicidad

En esa noble misión el ministro está bastante solo, toda vez que el presidente ha decidido reservarse para tareas más elevadas entre las que, por lo visto, no están dar la cara para explicar los presupuestos más restrictivos de la historia ni responder públicamente al pequeño Napoleón del Elíseo, empeñado últimamente en presentar a España como un infierno para justificar el purgatorio que tiene reservado a los franceses si vuelve a ganar las elecciones. Consciente de que sus ausencias pueden ser tomadas por desidia, su entorno ha transmitido al ABC -que el viernes hace de BOE y el resto de los días de Biblia- que Rajoy cumplirá con el objetivo de déficit aunque le vaya en ello el cargo, versión mariana del “cueste lo que me cueste” de ese otro mártir llamado Zapatero.

Publicidad

Con el presidente presto al sacrificio, De Guindos se ha propuesto saciar el hambre de los mercados antes de que se merienden al gallego y, conocedor de su dieta, ha avanzado que de las vacas sagradas de la Sanidad y la Educación pueden extraerse estupendos solomillos a la pimienta. Así lo comunicaba este viernes al Frankfurter Allgemeine, el medio más indicado porque escribe en alemán y no es preciso traducírselo a Angela Merkel para que lo entienda.

En Educación las cosas están bastantes claras. No basta con acabar con los interinos aumentando las horas lectivas de los profesores fijos; la solución es duplicar el número de alumnos por clase –se habla de un ratio de hasta 40 por aula-, lo cual reportará innumerables beneficios. De entrada se economizará en educadores y hasta en calefacción, que siempre es un pico; por otro lado, la rebaja de la calidad impulsará a aquellos padres que puedan permitírselo a derivar a sus hijos a la escuela privada. Finalmente, al disminuir los alumnos en centros públicos, éstos podrán volver a reducir su profesorado, creando un círculo virtuoso de ahorro.

Por lo que respecta a la Sanidad, el Gobierno se resiste al repago por aquello de no incumplir todas sus promesas electorales en menos de cuatro meses, pero la ministra del ramo ya ha advertido que el sistema es inviable y habrá que reformarlo, esto es, reducir sus prestaciones, ya que es evidente que hay ancianos que se mueren antes de sacarle todo el partido a sus carísimas prótesis de cadera. Ana Mato padeció en el pasado un déficit de atención que le hacía pasar por alto un Jaguar en su garaje, y quizás por eso no ha reparado en que es normal que aumente el gasto sanitario en un país altamente envejecido. De Guindos, siempre en guardia, sugería este lunes que las rentas más altas paguen más, lo cual parece muy razonable, aunque suponga otra subida de impuestos y una nueva muesca en el cabecero de los principios rotos del PP.

El objetivo es ganar la confianza de los mercados, ya sea dando tajos en Sanidad y Educación, imponiendo una reforma laboral salvaje o promoviendo una vergonzosa amnistía fiscal. Si el ministro de Lehman, que conoce el paño, no lo consigue es que lo nuestro no tenía remedio.

7 Comments
  1. ANTONIO ORDOÑEZ says

    RAZONES PARA OTRA HUELGA GENERAL
    Que el PP dijera en la campaña electoral, » No tocaré ni las pensiones, ni la sanidad, ni la educación”, y ahora a los 100 días de las elecciones, le mete un recorte de nada menos que 10.000 millones, esto es deshonesto y mintieron al electorado, para conseguir la mayoría. Si hubiéramos conocido estas políticas antes de votar, ¿Habrían alcanzado la mayoría? , yo creo que no. Con estas políticas, el PP nos va a retroceder al siglo 19, en cuanto al estado de bienestar y los derechos sociales y laborales. Esto sin ninguna duda, también es motivo de una huelga general.

  2. Lucas says

    De Guindos cayó del guindo y cuando sea viejo tendrá una pasta blanqueada que te cagas. Los demás no hace falta que lleguen a viejos si no pueden pagárselo. Oseasé, que no hubieran estudiado para tontos y que se jodan. Ah, y que trabajen los del guindo, o sea, pa sacar españa adelante.

  3. dbnews says

    Que el Gobierno haya comunicado este nuevo recortazo por nota de prensa sin dar la cara es insultante. Gobernar es mucho más que ir de decretazo en decretazo. Gobernar es escuchar, atender y no mentir al pueblo que, al fin de cuentas, es quien otorga la soberanía popular. Y esta soberanía no se entrega una vez cada cuatro años, sino día a día; el mismo día a día que el Gobierno se la tiene que ganar. Si no lo hace, no sólo es legítimo, sino legal y recomendable que el pueblo le retire esa cesión de soberanía de manera inmediata. Cueste lo que cueste (http://bit.ly/HDprPz)

  4. Perri el Sucio says

    Si alguien realmente se creyó lo que decía el pp en campaña y antes, se merece el actual gobierno. Y como diría stalin, los demás también por no haberlo impedido.

  5. José says

    Y digo yo: si este Guindos ayudó a L.B. a llenar de hipotecas basura la banca española, ¿por que està en el gobierno, de ministro de hacienda y no en Soto del real,de delincuente?

  6. krollian says

    Que siga la fiesta. Pasamos de Españistán a la Simiocracia.

    http://www.youtube.com/watch?v=TfRSfF296js

  7. scaramouche422 says

    No hay recortes que valgan para los mercados. Confianza? no se trata de eso, nos están desangrando para enriquecerse. El no es un problema de si españa es fiable, es un problema de avaricia. Hay que tomar medidas en contra de los mercardos, y a favor de los pueblos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.