España se sigue rompiendo, o eso dicen Mayor Oreja y sus amigos

6
Mayor Oreja y Vidal Quadras, ayer, en Madrid. / J. C. E.

El cartel era de lo mejorcito, nada que envidiar a cualquiera de los de San Isidro. Seis primeros espadas, seis, lidiaban en el madrileño Hotel Intercontinental con un clásico del coloquio y las mesas redondas: La necesidad de España. Para un servidor, la cita era obligada tanto por lo trascendente del debate como por el hecho de que el moderador de asunto tan proceloso fuera Jaime Mayor Oreja, hombre poco dado a la moderación y menos en temas de esta naturaleza. En realidad, bastaba con repasar la lista de intervinientes -Alejo Vidal Quadras, Carmen Iglesias, Bieitio Rubido (ABC), José María Marco (La Razón), Manuel Pizarro y Nicolás Redondo Terreros- para predecir que no habría mucho que moderar porque todos estarían de acuerdo. Organizaba el acto Valores y Sociedad, la fundación que se ha montado el propio Mayor Oreja para hablar de sus cosas. Así que el supuesto árbitro jugaba en casa.

Mayor ha evolucionado desde que el triunfal barco del PP, capitaneado por Rajoy, pasó su puerto de largo -el de eurodiputado en Estrasburgo- y, lo que es peor, introdujo variaciones de rumbo respecto a la lucha antiterrorista. Y como ya no puede decir que el Gobierno sigue negociando con ETA, lo que sostiene ahora es que desde “el estúpido proceso de paz” está en marcha una secesión que culminará sin remedio si no se hace frente al colosal desafío nacionalista. “ETA tiene ahora fuerza para competir por la presidencia del País Vasco. Nació para romper España, matando o no matando (…) Cuando los diputados de ETA y del PNV sean mayoría impulsarán la autodeterminación (…) Hay que evitar el desenfoque de que estamos administrando el final cuando, en realidad, éste es el principio del desafío”.

En resumidas cuentas, ocurre lo que nos temíamos: España se sigue rompiendo. Y eso es así -a juicio de este hombre cuya habilidad para ver negociaciones con ETA hasta en la cola del hipermercado siempre fue impresionante- porque la crisis “está dentro de nosotros mismos”, nos hemos contaminado “por la moda imperante del relativismo” y esa crisis de valores se ha ensañado con la noción de España, que se ha relativizado. Impedir la catástrofe no será sencillo. Todo pasa, en su opinión, por la regeneración moral, por rectificar los “proyectos de ingeniera social” del estalinista Zapatero, por oponerse al aborto y fortalecer la familia, la educación, la verdad y, especialmente, la nación. Fortaleciendo la nación saldremos de la crisis, según predijo.

Parecía que nadie podría mejorar los postulados de Mayor Oreja pero en eso llego Vidal Quadras, eurodiputado cuando su dedicación a las tertulias de Intereconomía se lo permite, y del que el propio ex ministro dijo coincidir “en casi todo, si no en todo”. Además de sentido del humor y mucha mala leche, el del Gato al Agua es un auténtico rapsoda, al que le llevan los demonios que se entregue “la gobernación de la nación a quien pretende liquidarla” y que se sube por las paredes por el pacto que su partido, el PP, tiene con CiU en Cataluña.

Con su voz rota de fin de fiesta salvaje, Vidal Quadras enfervoreció a la multitud que le escuchaba devotamente. Dijo que la transición se ha mitificado, que la Constitución no es respetada ni por su intérprete, que la democracia no es tal sino una partitocracia clientelista, que la corrupción abochorna a las personas de bien y que deja atónito a cualquiera que la lengua oficial de España esté siendo expulsada de su propio Estado.

Se impone, por si no había quedado ya claro, una regeneración completa, bisturí mediante. “No es que no podamos pagar los servicios básicos; lo que no se puede pagar es el tinglado voraz que se ha creado para gestionarlos”. Si aquí el público ya no pudo contenerse y arrancó a aplaudir, la apoteosis llegó cuando proclamó aquello de que “hemos de elevarnos a la altura de España y no rebajar España a la nuestra”.

Don Alejo se permitió poner deberes a Rajoy para el próximo debate sobre el Estado de la Nación ya que -y eso iba por el gallego- “no son tiempos para un reformismo pausado”. A saber: reformar la Constitución hasta la médula, acentuar la separación de poderes y revisar el sistema educativo. Como quien no quiere la cosa, recordó que el Ejército sigue siendo el garante de la unidad de España. Los nacionalismos ya pueden ir atándose los machos.

Siendo también gloriosos, les ahorro por reiterativos los parlamentos del resto de diestros de la tarde y les dejó con el aviso a navegantes del citado Vidal Quadras, capaz de poner los pelos de punta al tipo más bregado: “O los dos grandes partidos abandonan su maniqueísmo y se ponen de acuerdo o antes de cinco años nos espera una convulsión política y social de consecuencias imprevisibles”. Afuera, los coches seguían circulando por el Paseo de la Castellana, ajenos a la inminencia del fin del mundo.


loading...

6 Comments
  1. Ramón says

    Cualquiera diría que prefieren los atentados de ETA y la protección de escoltas privados. Si es que el Oreja ese ha debido perder mucho dinero en los negocios de la protección bajo la cobertura de testaferros. Pero tiene tanto que no ha tenido más remedio que fundar una fundación para desgravar. ¡Hay que joderse con estos patriotas de hojalata!

  2. Beaver says

    La «convulsión social y política de consecuencias imprevisibles» la estamos viviendo ya, aunque Vidal Quadras no se haya dado cuenta (lo cual no sorprende a nadie: ¿creen ustedes que algún iluminado de la derecha se ha percatado de ello?). La verdadera convulsión consiste en que un pacto de muerte entre los poderes financieros y los políticos nos ha robado la democracia. Teniendo esto en cuenta, una conferencia sobre los peligros de ruptura en España no puede ser otra cosa que un ejercicio más de miopía por parte de Mayor Oreja. O de narcisismo. O de rotunda senilidad. Para no hablar del título, «La necesidad de España», que, queriendo sonar machadiano, reverbera con ecos de José María Pemán.

  3. Jonatan says

    Molaría que se pusieran de acuerdo esos dos grandes partidos políticos, Escudier; a pesar de la «voz rota de fin de fiesta salvaje» (muy bueno el símil).

  4. Pere says

    Hombre, es evidente que 5 millones de parados, unos partidos rechazados pro la gran mayoria, unos sindicatos CCOO y UGT inoperantes y corrutos también, unos movimientos separatistas cada vez mas agobiantes en las Vascongadas y Navvara, Cataluña y su eje catalanista en la Baleares, Comunidad Valenciana y parte de Aragón, y unos débiles, pero fanaticos también nacionalistas gallegos son un verdaero problema.
    Y los epor es euq el PPSOE-IU pacta con ésos nacionalistas contra el interés general. El único aire fresco es Ciudadans y UPyD, los demás partidos son más de lo mísmo: nada!!
    Creo que Orja y Vidal tienen razón, España debe ser refundada, empezando por su Constitución y naturalmente renovando la «casta política» mencionada,
    Amén

  5. Sergi says

    Quiero decir que si los excesos del capitalismo existen, es porque alguien lo permite, y ese alguien se llama POLITICOS. Por tanto, el verdadero culpable es esa mafia política que se vende a los poderes económicos, y esa realidad no es patrimonio de izquierdas o derechas, es el egoismo humano que transita la historia desde la antiguedad clásica a nuestros días, y esa enfermedad es el EGO, que dice; «primero yo y luego quizás tú». Lo del PSOE-IU-CCOO-UGT se han montado un mal rollo con éso de la «derecha», capitalismo financiero, los malos de esa parte, etc, pero cuando ellos gobiernan desangran los países sin piedad y son
    peores que la propia derecha a la que tanto satanizan. Solo CCOO y UGT recibieron de ZP la friolera de casi 200 millones de Euros entre el 2008 y el 2010. IU pacto con la corruta Junta Andaluza que roban 1600 millones del Fondo Público a los parados de Andalucía. Como puede hablar esta gente del PSOE-IU-CCOO-UGT de capitalismo, cuando ellos son unos ladrones??
    Que el PP lo hace mal esta claro, pero que ellos fueron un desastre también debería estar claro. Yo voto a UPyD porque me parece la gente más correcta en estos momentos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.