15M, libre te quiero

5

Aníbal Malvar *

Miles de personas se concentraron ayer en la Puerta del Sol convocados por el movimiento 15M. / Kiko Huesca (Efe)

“Se les nota el miedo, pero sobre todo se les nota la vergüenza”. La próxima película del cineasta Basilio Martín Patino cumplirá este 15 de mayo un año desde su inicio de rodaje. Anoche, a la una y pico de la madrugada, un señor de 81 años, apoyado en un bastón y con los pelos revueltos, estaba en Puerta del Sol, rodeado por 45.000 manifestantes o así (no hay cifras oficiales) dirigiendo una película. Este señor, que entre otras obras maestras ha dirigido Canciones para después de una guerra, daba instrucciones a una mujer joven dificilmente colgada (o viceversa) de una cámara.

Publicidad

– Llevamos rodando desde el 15 de mayo del año pasado. Ya casi tenemos la película terminada.

– ¿Y cómo se titula?

– Libre te quiero. ¿Sábes por qué?

– Claro que sé por qué.

Y el periodista y Basilio Martín Patino se ponen a cantar, en medio de la Puerta del Sol, rodeados de 30, 40 o 50.000 personas, depende de las fuentes, la vieja canción de Amancio Prada sobre letra de Agustín García Calvo.

Libre te quiero,
como arroyo que brinca
de peña en peña.
Pero no mía...
Ni de Dios ni de nadie ni…
Ni tuya siquiera.

Tan poco tuya, tan poco de dios ni de nadie fue la movilización masiva de ayer que, en las 80 ciudades españolas que celebraron el primer aniversario del 15-M, hubo un puñados de detenidos en Barcelona, en Madrid (hasta 18); los desalojaron de las plazas –también en Valencia, en Cádiz o en Palma– con nocturnidad, sin cámaras.

En Madrid, donde la concentración se prolongó hasta bien entrado el día 13, los policías sonreían beatíficamente a pesar de la limitación de horario que prohibía la manifestación más allá de las diez de la noche. El periodista se acerca a uno de los agentes apoyados en una de las quizá treinta o cuarenta lecheras que vigilan la plaza.

– ¿Y ahora qué va a pasar? Esta concentración está prohibida desde las diez de la noche…

– Pues no va a pasar nada, caballero –responde el agente. Ahora están de botellón, no están concentrados.

El agente, quizá un tanto despistado, no recuerda que también el botellón está prohibido... Un botellón sin botellas. La gente no está bebiendo. Huele más a nenuco que a marihuana. Solo latas de cerveza que ofrecen unos hombres y mujeres de Bangladesh con carritos de la compra. Casi todos los vendedores de cerveza son de Bangladesh. Y están organizados.

– No le preguntar este. Este nuevo. Este no sabe. Preguntar mí.

Por la Puerta del Sol, a las diez de la noche, no se podía ni caminar. Se conoce que la libertad está intransitable. Y gritona:

¡¡¡Arriba, arriba.
Todos a luchar.
Que se metan por el culo,
la reforma laboral!!!

El lema del 12-M, el lema por excelencia, decía que “esta noche va a salir el sol”. Y a las doce de la noche lo que salió fue el silencio. Un minuto de silencio para celebrar el cumpleaños feliz del 15-M. Silencio total en Puerta del Sol. Un silencio asombroso. Ondearon, o filibustearon, banderas y pañuelos blancos, y un lema lampedusiano y muy oportuno emergió del silencio como pancarta: “Lo están jodiendo todo para que todo siga igual”. ¿Quién dice que los perroflautas no leen?

Con todo el respeto hacia los perros, las flautas y los dignísimos vagabundos de estos tiempos nuevos, ayer en Sol había pocos perroflautas. Habían tíos calvos y tíos peludos, mujeres con falda corta y chicas con vaqueros, abuelas con estrés y niños en carrito, tripones y delgados, señores indecentes y chicas carteristas… Había de todo.

Imagen de la manifestación de Granada. / J. Ochando (Efe)

Sin embargo, algunos medios de comunicación parecen empeñados en buscar un perfil rasta para hacer cualquier entrevista relacionada con el 15-M. Como para buscarle una imagen de marca totalmente apartada de la realidad al movimiento. Cuando eso ocurre, cuando ciertas cámaras acorralan a una persona buena e inocente con piercings hasta en las pestañas, con sencillez de palabra, con escasa vocación de tertuliano sabelotodo, los indignados se (la/lo) defienden. Y a gritos revientan la entrevista para hacerla inaudible: “Televisión, manipulación”.

Al lado del periodista, viendo esto, está un tío de unos treinta años, muy bien peinado, con camisa de rayas y aspecto ejecutivo. Su chica, elegante pero sin tacones, porque pensaba que tendría que correr delante de la policía, también se vuelve hacia la conversación.

– Mira, gritamos porque han cogido a esa pobre chica con los micrófonos. No tiene ni 18 años. A mí no me entrevistan.

– A nosotros no nos entrevistan. Ni a ese –señala a un señor con bigote-. Ni a esa –señala a una abuela que levanta el puño izquierdo y tiene todo el aspecto de cocinar unas lentejas prodigiosas y de haber leído a Habermas.

– Buscan un estereotipo. No quieren que los entrevistados les hablen ni de poesía ni de literatura ni de ideas –juro que este chico dijo esto: tengo testigos.

– Buscan una imagen manipulada –dice la chica. Eso es manipulación. Somos muchos. Somos muy distintos. Solo entrevistan a los que tienen pinta antisistema.

Porque, anoche, las clásicas entrevistas de las que se alimentan los medios estaban complicadas. Ni políticos ni sindicalistas ofrecieron palmito para ser insultados por las masas. Por Sol no apareció nadie, entre comillas, importante: “No nos representan”. “El próximo parado, que sea diputado”. Ni políticos ni sindicalistas se atrevieron a dar un titular: mejor no aparecer.

– Por mucho que vengan aquí, a hacerse los feroces… -dice Basilio Martín Patino apoyado en su bastón, en sus 81 años y en sus películas.

Y las voces se elevan coreando consignas y ya no nos dejan hablar más. Vienen las voces de todas partes. Como arrastradas por el universo:

De norte a sur
De este a oeste
La lucha sigue
Cueste lo quen cueste.

Y ya que estamos en canciones viejas, este último lema recuerda a Lluis Llach:

Venim del nord,
venim del sud,
de terra endins,
de mar enllà,
seran inútils les cadenes
d'un poder sempre esclavitzant,
quan és la vida mateixa
que ens obliga a cada pas.
I caminem per poder ser
i volem ser per caminar.

Uno de los detenidos esta madrugada en Sol, tendido en el suelo, esposado y rodeado por tres policías. / Luca Piergiovanni (Efe)

(Venimos del norte / venimos del sur / de tierra adentro / de allende el mar, /serán inútiles las cadenas / de un poder siempre esclavizante, / porque es la vida misma / la que nos obliga a dar cada paso. / Y caminamos para poder ser / y queremos ser para caminar).

Son las seis de la mañana y parece ser que hay dos policía heridos en Madrid. Y que los antidisturbios se han puesto un  poco fieros con las decenas de acampados en Puerta del Sol. I volem ser per caminar.

* Aníbal Malvar es periodista y escritor.
5 Comments
  1. lola says

    qué emoción. qué buena crónica. qué verdadera.

  2. quenoteuserubalcaba says

    Estará en la plaza el «indignado millonario», jeje seguro que no. A este no lo encuentran ni con un satélite de rastreo. A medida que se recupere españa, y los que ahora vuelvan a poder comprar pisitos en la ciudad y en la playa, y cambiar de coche cada año, y por supuesto, irse de vacaciones y puentes a saco, se les irán de a poco todas las influencias de rubalcaba y las izquierdas reaccionarias. QUE NO TE USE RUBALCABA, NO SEÁIS TONTOS

  3. quenoteuserubalcaba says

    Cuando me refiero al «indignado» millonario, es por aquel que estaba en Sol y ganó más de 1 millón de euros. http://www.publico.es/espana/381698/un-indignado-se-convierte-en-millonario-gracias-a-la-primitiva

  4. pachi martinez says

    Gracias Aníbal por darle forma a lo que intuíamos y no sabíamos que sabíamos

  5. millonetialaflauta says

    Que mala es la envidia
    Por la mañana haciendo carteles y pancartas,al mediodia comiendo con mis compañer@s,la tarde caminante y Sol en mi corazon.
    El Pueblo unido jamas sera vencido
    Ego muere ya…Salud

Leave A Reply

Your email address will not be published.