Fotoperiodistas agredidos en las protestas del 15M denunciarán ante Cifuentes "el aumento de la violencia policial"

9

Ofelia de Pablo *

Dos antidisturbios inmovilizan en el suelo a un periodista, el pasado día 14, durante el desalojo de Sol. / Víctor Lerena (Efe)

Ya son seis los fotoperiodistas que declaran haber sufrido agresiones policiales y obstaculización al desarrollo de su trabajo informativo cuando cubrían las manifestaciones del 15M en Madrid. Ante el aumento del número de acciones de este tipo, los fotoperiodistas afectados y sus compañeros han decidido reunirse para evaluar la situación y tomar medidas junto con las asociaciones profesionales de medios de prensa. La puesta en común de la situación actual ha llevado a los informadores gráficos a solicitar entrevistarse con la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, para expresarle sus quejas por el “aumento de la violencia policial contra los periodistas que les obstaculiza la realización de su trabajo”, declara uno de los asistentes a la reunión de gráficos.

Publicidad

Los afectados por las agresiones se preguntan “si desde la Delegación del Gobierno tienen conocimiento de que las actuaciones policiales están coartando la libertad de prensa de manera sistemática y no de manera aislada” Esta última afirmación, basada en los hechos producidos durante los jornadas de protesta del 15M, “es visible en la complicidad y pasividad que muestran miembros del cuerpo de policía ante el abuso o agresión de otro agente hacia los fotoperiodistas”, declaran los agredidos

Según relatan lo afectados, “en numerosos casos se ha dado el hecho de que un policía antidisturbios agrede a un fotoperiodista y sus compañeros o no le detienen o afirman no haber visto nada” como el caso del fotoperiodista de la agencia alemana LAIF, Javier Zurita. En otros casos, como el del fotógrafo Gabriel Pecot, “los policías nos obstaculizaban todo el rato en la toma de imágenes. En mi caso –añade–, me agarraron fuertemente de un brazo para echarme fuera de la plaza, y me amenazaron verbal y físicamente a pesar de estar correctamente identificado”. Pecot aclara que no solo fue a él: “fue una acción sistemática porque yo miré a mi alrededor y vi a varios compañeros que eran sacados a rastras de la plaza por la policía”. El mismo vio “cómo a Javier Bauluz le pegaban en la cara por preguntar por qué no nos dejaban hacer nuestro trabajo como prensa que somos”

Antonio Navia, fotógrafo de agencias internacionales fue detenido el día 12 mientras ejercía su trabajo durante el desalojo de Sol. Navia fue reducido violentamente e inmovilizado, según relata, “cuando fotografiaba a varios indignados que estaban siendo detenidos por la policía durante el desalojo de la Puerta del Sol”. Antonio afirma que cuando estaba reducido en el suelo “yo les gritaba que era fotoperiodista, que por favor sacaran mi carnet de prensa que lo llevaba en el pantalón, que no podía moverme”, añade Navia. El policía, al final, extrajo el carnet de la cartera del fotógrafo y vio que efectivamente era periodista. “Pues haberlo dicho antes, ahora te vamos a llevar detenido”, le contestó el policía, relata Navia.

Los reporteros trasladarán a la Delegada del Gobierno, en la cita que tendrá lugar la próxima semana, el material gráfico recopilado en el que se muestran claramente estos hechos y exigirán una respuesta ante tales actos. “Queremos comunicar que si no hay libertad de prensa no se puede garantizar el estado de derecho y por lo tanto no se puede garantizar la democracia”, añaden.

Con estas acciones, los informadores esperan que se pueda solucionar una situación que, según afirman, “pone en peligro la libertad de informar vulnerando claramente un derecho fundamental”. Una de las soluciones que aportan los gráficos es exigir a los antidisturbios a llevar el número de identificación visible, algo que por ley es obligatorio, pero que no se cumple, “De esta forma, si los hechos no corresponden a la debida actuación del cuerpo, como en algún momento ha comentado alguno de los jefes de los antidisturbios, se podrá denunciar a ese policía en concreto que no hace bien su trabajo y a los compañeros que lo consienten”, concluyen los agredidos.

(*) Ofelia de Pablo es fotoperiodista.

9 Comments
  1. María says

    Todo esto da mucho miedo…

  2. Roberto says

    María, el miedo es una reacción irracional ante lo desconocido. Aquí sabes de sobra lo que hay.

  3. Bill says

    Estimado jose, creo que usted es al que habla por hablar, permrio no creo que hayan aficiones mediocres, si eres aficionado de un equipo y vas al estadio cue1l es la mediocridad en eso si siempre se apoya al equipo en las buenas y en las malas, eso se hace porque se tiene un sentido de pertenencia y apego al equipo que representa el lugar donde vivimos o nacimos (por lo menos para nosotros los Sancarlef1os) y por otra parte no se aficionedo a que equipo sere1s, pero tampoco creo que sea muy aficionado porque nisiquiera deceds, puede ser que le de verguenza lo cual entenderedamos, y tanto que hablan los liguistas y saprissistas que son la mayoreda supuestamente, lo que pasa es que son un montf3n de acomodados, que facil buscar un equipo que ha tenido apoyo econf3mico y ha podido cosechar triunfos, eso es muy facil, pero nosotros los Sancarlef1os y aficionados de otros equipos fuera del valle central en realidad apoyamos lo nuestro, de donde somos, a ver cuantos liguistas hay en el canton central de alajuela y cuantos saprissistas son de tibe1s, etc. Si quisieramos triunfos, titulos, estrellas, idolos y deme1s, seriamos aficionados de algfan club de espaf1a, italia, inglaterra o por esos rumbos. Que es lo mismo que hacen quienes no son de aljuela centro, tibe1s, heredia centro y cartago!!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.