Rubalcaba y Bankia: ¿gol en propia puerta o sabotaje?

2
Rubalcaba conversa con el portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso, ayer, día 31, en el Congreso. / F. Alvarado (Efe)

Regocijados andan algunos dirigentes del PP con los dimes, diretes y hasta motines que el asunto Bankia suscita en la nave del PSOE. Primero fue el marumenendezgate. En los bancos populares hay quien cruza apuestas sobre si pudo ser una mano amiga del mismo grupo socialista la que dejó adrede con el micro al aire a Alfredo Pérez Rubalcaba (es sabido cómo le quieren todos en su partido y cómo hacen piña a muerte con él)…o incluso si no pudo tratarse de un maquiavélico despiste fingido. Y es que empieza a ser arduo hasta para las mentes más cándidas creer en la virginidad de los políticos ante un micro abierto. No deja de ser una manera de cantar las verdades haciendo como que se pasa el rosario...

Pero tal regocijo es pequeño comparado con el de la visión de Rubalcaba obligado a solicitar formalmente una comisión de investigación que él mismo insiste en decir que no le parece ni de lejos la mejor manera de ir deforestando el espeso bosque de responsabilidades de Bankia. Carme Chacón le ha ganado esta primera gran batalla después de muerta, y quizás no sea una batalla baladí. Quizás sea uno de los sabotajes más finos que la catalana malcontenta ha conseguido calzarle a su odiado rival.

Consideremos algunos detalles de interés. Afirma la doctrina oficial socialista que el PP huye como alma que lleve el diablo de que se investigue a Bankia en el Congreso. ¿Es eso verdad? A día de hoy, indiscutiblemente. Pero, ¿lo seguirá siendo el mes que viene? ¿Y al otro? ¿Y al otro? ¿Y al otro?

“Ahora, ni de coña”, explica gráficamente una garganta profunda del PP con bastante mando en plaza en el Congreso, “porque ahora hay que capear el temporal y no dar munición en contra nuestra a los mercados, pero, en cuanto esto amaine, ya lo creo que querremos investigar, y que vengan a dar explicaciones la anterior ministra de Economía, y Pedro Solbes, y los vivos de los sindicatos”. Y añaden: “Queremos que salga toda la mierda, y de ninguna manera vamos a permitir que se la coma Rodrigo Rato”. Vamos, ¿que al final van hasta a pelearse por quién saca antes las uñas y la comisión de investigación? Sería divertido.

Sobre todo para los que dentro del mismo PSOE, decíamos ayer, quieren tanto a Rubalcaba, pero tanto, tanto, que no pueden esperar a organizarle una nueva noche de los muertos vivientes del gobierno de Zapatero. Una nueva película de terror y de desgaste a cuenta de un pasado que siempre fue peor. ¿No es eso lo mínimo que puede pasar si se investiga Bankia de verdad y a fondo? ¿O es que sólo se pide una comisión de investigación de lo ocurrido en los últimos quince días?

Del mismo modo que Rubalcaba parece haberse jugado su carrera a que Mariano Rajoy no sobrevive a la crisis, otros dentro del PSOE parecen estársela jugando a que Rubalcaba no sobrevive a su propia estrategia. Al arriesgado ejercicio de hacer oposición al puro borde del abismo. Cuando el mismísimo Felipe González tiene que salir a pedir unidad, así sea por un rato, para que no nos despedacen a todos los tiburones que rondan alrededor, oliendo la sangre y las miserias.

Cuestión de cuatro o cinco meses, dicen en el gobierno que puede tardarse en salir de la UVI y estar en condiciones de pasar lista y depurar responsabilidades. Que se eche a temblar…¿quién?


loading...

2 Comments
  1. Patronio says

    Señora Grau, está bien que trate de desviar la atención de la responsabilidad de gestión y política del PP en Bankia, para eso la pagan a usted y por eso ha escrito este artículo en el que solo se refiere al Psoe. Pero no cuela, señora. Que en el Psoe no exista unanimidad acerca de la conveniencia ahora de una comisión de investigación parlamentaria es algo normal en un partido democrático y plural, en La Falange no lo sería. Pero eso no cambia absolutamente nada, son nimiedades sin trascendencia alguna. La responsabilidad está donde está y no tiene usted que mirar muy lejos, entre sus compañeros de redacción del ABC y entre su círculo de amistades peperas.

  2. Clavel says

    Prodigio de contorsionismo periodístico, este nuevo artículo de Grau. Ella quiere jugar con los que recaban el respeto intelectual (la prensa seria de izquierdas), pero alguien amenaza con cortar el suministro de lentejas si se mete con el establishment de frente, por lo que la pobre se pasa la vida haciendo complicados juegos malabares: cuando muere Fraga, se le cuestiona como prócer de la patria, pero no más que a Carrillo, que ese sí que fue malo; cuando el indignado protesta en la calle, se le ridiculiza, pero bajo el pretexto de que, en realidad, es hipócrita, pues le importa un comino el inmigrante (que quede claro que no se le critica por falta de sensibilidad social); si cae Bankia, lo verdaderamente importante es que Rubalcaba ha tenido que doblegarse ante la presión de Chacón (vaya cisma). Y todo ello, pergeñando sustanciosos artículos sobre lo que hace Ana Rosa Quintana los domingos. No ha de ser fácil ser Anna Grau.

Leave A Reply

Your email address will not be published.