El 15-M no delató a los saboteadores del Metro de Madrid

6

Aníbal Malvar *

Dos policías encapuchados conducen a uno de los detenidos ayer en el barrio madrileño de Lavapiés. / Ballesteros (Efe)

Publicidad

Ahora resulta que los antisistema españoles son tan sistema que hasta colaboran con la Policía Nacional como delatores, chivatos, largones o chotas. En pocos meses, los violentos agarrones que todo el mundo pudo ver el 12-15M entre agentes e indignados se han convertido en abrazos tiernos y confidencias delatoras a la oreja.

Publicidad

El Síndrome de Estocolmo ha alcanzado tal paroxismo que, según la Policía, las delaciones voluntarias de varios miembros del 15-M han permitido la detención de seis presuntos saboteadores del Metro de Madrid. O sea, que el 15-M se ha chivado de los encapuchados que, el 25 de abril y el 8 y 29 de mayo, frenaron 23 convoyes en protesta contra el tarifazo de Esperanza Aguirre, que nos subió un 50% el precio del billete de Metro. Ítem más: que gracias a los antisistema del 15-M hoy hay seis personas más en los calabozos del sistema.

El método utilizado por estos saboteadores consistía en paralizar los trenes, cuando estaban detenidos en las estaciones y con las puertas abiertas, tirando del freno rojo de seguridad que hay en cada vagón de la red. No hubo heridos ni daños materiales, aunque muchas personas llegaron tarde al trabajo, y un número todavía no cuantificado de madrileños y madrileñas perdió la vez en la peluquería.

El pasado 26 de abril, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, parangonó las acciones de estos saboteadores con “la agitación o violencia callejera o kale borroka, al actuar con pasamontañas”.  La Policía no ha confirmado tanto extremo, aunque sí ha desvelado que dos de los recién detenidos militaban en una banda de hip-hop. Este talde musical, de nombre Me cago en tu padre, es responsable, entre otras sonadas acciones, de la partitura de la canción Tu padre & Sunny. Para más información, escuchar aquí:

La pena máxima a la que se enfrentan estos chicos es de cinco años de cárcel, según el artículo 382 de nuestro Código Penal. Sin embargo, en otra denuncia por sabotaje ferroviario interpuesta en marzo por el consejero delegado del Metro de Madrid, Ignacio González Velayos, se piden nada más que entre seis meses y tres años de prisión.

Kike Castelló, portavoz de Democracia Real Ya (DRY), no desmiente que los arrestos en el marco de la bautizada como Operación Nido puedan haber sido propiciados por delatores del 15-M. “Claro que puede haber sido gente del 15-M la que haya colaborado con la Policía, que es como decir que las detenciones se produjeron gracias a la valiosa información que nos proporcionó gente de Soria. ¿Quién es del 15-M? ¿Quién no es del 15-M? ¿Cómo se identifica a una persona del 15-M?”, se pregunta.

Y recuerda las palabras del comisario de la Brigada de Investigación Tecnológica, Manuel Vázquez López, cuando el 10 de junio del año pasado aseguró, en rueda de prensa, que su grupo había desarticulado “la cúpula de Anonymous” en España.

Anonymous, fenómeno mundial tan espontáneo e inaprehensible como el 15-M, carece, por supuesto, de cúpula: cualquier persona en el mundo puede vindicar sus acciones en nombre de Anonymous. Y nadie le va a ofrecer o arrebatar ningún carnet. Parafraseando a Groucho Marx, ningún anonymous aceptaría formar parte de un club que lo admitiera como socio.

Según la Policía y la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, la colaboración en la Operación Nido de los presuntos delatores del 15-M se debe a que el movimiento indignado “no está de acuerdo con los métodos empleados” por los saboteadores underground.

Fernando, 58 años, de la comisión de Información de Punto Sol y la asamblea de Carabanchel, señala: “Yo no me lo creo. Eso es mentira. Mi opinión es personal, ¿eh?, pero creo que una gran mayoría de la gente del 15-M está de acuerdo con estos sabotajes. Se hacen de manera pacífica. No se pone en peligro la vida de nadie. Eso lo dice la policía para enfrentarnos entre nosotros”.

Desde Asamblea Sol y Madrid Tomalaplaza también se discrepa de la veracidad de los argumentos policiales. Y responden a eso de que los indignados no están “de acuerdo con los métodos empleados” por los saboteadores con este lema: “Frente a la manipulación, tira del freno”. En twitter proponen popularizar el hashtag #Yotambiéntirédelapalanca.

“Sospecho que difunden estas informaciones para crear desconfianza entre nosotros”, coincide Castelló. “Con todo mi respeto, yo le recomiendo a la policía que se concentre en su trabajo y deje de inventarse historias”.

(*) Aníbal Malvar es periodista y escritor.
6 Comments
  1. migle says

    anonymOus

  2. Administrador says

    Corregido. Gracias, migle.

  3. TuFinancieraMadre says

    Empiezo a estar más que harto de los montajes que policía, políticos y grandes empresarios llevan años usando para dividir al pueblo en sus respectivas y casi siempre comunes luchas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.