Los siete errores capitales de Rajoy

2

Por el mismo bien común de los españoles, según dicen algunos de sus líderes, el PSOE ha decidido echarle una mano a Mariano Rajoy en política exterior y la otra al cuello en la interior. Y, eso sí, el cierre de filas europeo sólo a cambio de ir buscando apoyos y abriendo espacios a la política de crecimiento que lidera François Hollande contra Ángela Merkel.

Publicidad

Los socialistas, lo que se dice fiar, no se fían ni un pelo y los más duros, pensando en el PP y en lo que puede pasar si su oposición útil sirve para que se recuperen, hasta recuerdan la fábula de Samaniego de “El hombre y la culebra”:

Publicidad

“A una Culebra que de frío yerta
en el suelo yacía medio muerta,
un labrador cogió; mas fue tan bueno,
que incautamente la abrigó en su seno.

Apenas revivió, cuando la ingrata
a su gran bienhechor traidora mata”.

Por eso hablan algunos de pegar duro en el Parlamento y acudir a la calle a capitanear, en la medida de sus posibilidades, las movilizaciones.

De momento, a modo de cierre de temporada (si cabe hablar de semejante ejemplo con la que está cayendo), por aquello de que del Parlamento se toma 20 días de los casi 40 que le quedan de vacaciones (oficialmente son julio y agosto), han hecho un balance de la gestión de Rajoy demoledor que han titulado 7 meses, 7 grandes errores. Y el inicio ya estremece: “En solo 7 meses, España y los españoles han pasado de la dificultad a la desesperación”, aseguran. A lo que añaden: “El primer gran error de Rajoy fue pensar que sólo con llegar él a La Moncloa la confianza crecería como la espuma; cuando la realidad le tiró abajo ese pensamiento ilusorio, Rajoy se quedó desnortado y sin saber qué hacer (situación en la que sigue)”.

Cuando el presidente del PP llegó al Gobierno, recuerdan, España era un país con serias dificultades en su economía, pero podía financiarse por sí misma, a un interés alto, pero soportable (la prima de riesgo estaba en torno a los 350 puntos). España podía ser un país con problemas, pero era también un país serio, solvente y fiable como a su juicio demuestra que las propuestas que el presidente del Gobierno de España –nunca citan por su nombre a Zapatero- llevaba a los Consejos Europeos y al G-20 eran respetadas y tenidas muy en cuenta. Tanto que la primera respuesta conjunta de la UE a la crisis en 2008 y el acuerdo de someter a todo el sistema financiero europeo a test de estrés fueron propuestas españolas. Y ningún gobierno ni organismo europeo o internacional desmintió nunca al entonces presidente del Gobierno de nuestro país ni a su Ejecutivo, concluyen.

Ahora, “España no tiene abierta la puerta de los mercados”, según el propio ministro Montoro (5 junio 2012); la prima de riesgo casi se ha duplicado: 640 puntos; estamos pagando un interés del 7% para financiarnos, lo que es insostenible; países, dirigentes y organismos europeos han desmentido y corregido a Rajoy y a su Gobierno en varias ocasiones y España ha tenido que pedir el rescate financiero a la UE. O sea, “todo está mucho peor”.

“¿Cuál es la causa de un deterioro tan brutal en tan poco tiempo?”, se pregunta el PSOE. Que ni Europa ni los mercados creen a Rajoy ni se fían de su capacidad. No confían en él y eso hace que desconfíen de España al igual que un banco solvente puede ir a la quiebra en días, si pierde la confianza de sus clientes.

Lo peor, añaden, es que desde que la realidad le tiró abajo a Rajoy el pensamiento ilusorio de que sólo con llegar a La Moncloa se iban a solucionar las cosas, “todo lo reduce a hacer recortes y ajustes que sólo han traído más paro y una recesión más profunda”. Y “el resultado es que todo está mucho peor de lo que estaba hace 7 meses, que, por primera vez en su historia, España ha tenido que pedir un rescate financiero a Europa y que hoy nuestro país tiene dificultades muy serias para financiarse por sí mismo.

En ese punto, los socialistas analizan, uno a uno, lo que consideran los 7 grandes errores de Rajoy. Primero, el enorme error de ocultar los Presupuestos a Bruselas (ahí empezó a generar desconfianza en España, señalan). Hace oídos sordos, los retrasa y oculta los recortes que tiene previsto hacer para no perjudicar los intereses electorales del PP en las autonómicas de Andalucía y Asturias. Encima, cuando a comienzos de abril presenta por fin los presupuestos, las cifras no cuadran y a los pocos días – mediados de abril- la UE ve confirmados sus temores de la falta de credibilidad de los Presupuestos porque los enmienda, con un nuevo recorte de 10.000 millones de euros, en educación y sanidad. Y para remate, en julio –pocos días después de aprobarse en el Parlamento,- Rajoy vuelve a hacerse una auto enmienda –esta vez a la totalidad- de con el mayor paquete de recortes de la democracia: 65.000 millones.

Otro grave error es la exclusiva política de recortes que sólo conduce a más recesión y más paro. El 30 de mayo, la Comisión Europea advirtió a Rajoy de sus errores en un documento de recomendaciones para España en el que dice que la subida del IRPF que hizo en diciembre es un error que dificulta el crecimiento nuestro país, que "a corto plazo, la reforma puede conducir a un aumento del desempleo" y que, tanto a corto como a largo plazo, lo que propician los nuevos modelos de contratación que crea esta reforma son contratos basura y despidos gratis. También le recrimina haber vuelto a poner deducciones fiscales por la compra de vivienda a todo el mundo en España y concluye que es otro error que tiene que corregir.

Los mercados, atentos a todo lo que ocurre, dice el PSOE, comienzan a poner a España en su punto de mira porque saben que un país cuya economía no crece, no puede pagar. La prima de riesgo empieza a dispararse de forma incontrolable. Y la imprudencia y la torpeza de Rajoy provocan algo sin precedentes: que al presidente de España le hayan corregido y desmentido públicamente cuando pidió el rescate financiero a la UE. El 10 de junio, el presidente negó que fuera un rescate y lo llamó eufemísticamente “línea de crédito”. Al día siguiente le desmintió toda la prensa internacional. Dijo que sólo respondería la banca y que el rescate no afectaba a la economía española y a las 4 horas le estaba desmintiendo el ministro alemán de finanzas, Wolfgang Schäuble afirmando que: “España garantizará el préstamo y tendrá que devolverlo”.

El 12 de junio, el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, lo dejaba muy claro: “la solicitud viene del Estado, el dinero lo recibe el Estado y el

Estado responde por él”. Y para que no quedara duda alguna, Merkel dijo ese mismo día que la operación conllevará "por supuesto una condicionalidad".

Rajoy, recuerdan los socialistas, también dijo que nadie le había presionado y que el que había presionado era él. Y el 12 de junio, el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, aseguraba en una entrevista en el Financial Times que tuvo que “urgir a una reacción a Rajoy” la semana anterior para que aceptara la fórmula del rescate.

Finalmente, contradiciendo a su propio ministro De Guindos, el presidente dijo que el rescate no aumentaría ni la deuda pública ni el déficit. Y otra vez el 12 de junio, Eurostat le desmintió mediante un comunicado: “El crédito aceptado por el gobierno español aumentará directamente la deuda pública española; también habrá un impacto directo sobre el déficit del gasto en los intereses del préstamo”.

La mala gestión del Gobierno en la crisis de Bankia es otro elemento de desconfianza. “Ha hecho perder crédito a España, como país, y ha extendido las dudas de los mercados a todo el sistema financiero español; países y mercados han asistido atónitos a que lo que el Gobierno español dijo de que un problema de 4.500 millones de euros, pasara en pocos días a ser un problema de 7.000 millones, luego de 10.000 millones… y así hasta llegar a los 23.500 millones. El presidente del BCE, Mario Draghi, censuraba el 31 de mayo este error de gestión afirmando que “no ha podido hacerse peor” y el economista jefe del Deutsche Bank, Thomas Mayer, decía ese mismo día: “El problema español era enteramente evitable pero, cuando Bankia entró en problemas y tuvieron que inyectarle otros 19.000 millones, el mercado pensó que no sabían adónde iban”.

Los socialistas acusan a Rajoy de ser el primer presidente que hace todo lo contrario de lo que dijo y de lo que dice y que “nada puede inspirar más desconfianza que comprobar que alguien hace todo lo contrario de lo que dice desde el primer día de su mandato”. Además, lamentan, “huye del Parlamento” y su constante huida, amparándose en su mayoría absoluta, es igualmente una mala señal constante que está dando, hacia dentro y hacia fuera del país. “Nadie puede entender que el día en que se debatía el real decreto con el que imponía el mayor recorte de la democracia (65.000 millones), Rajoy no estuviera ni siquiera presente”, señalan. También precisan que el presidente ha renunciado a convencer y a buscar consensos que le piden todos los grupos de la oposición. “Es un presidente que se esconde y utiliza su mayoría absoluta para imponer una política que hasta sus propios votantes rechazan”, concluye el informe.

2 Comments
  1. Ramon says

    ZP fue se portó como el felón/ que pactó con las derechas/ y la Constitución reformó/ ha un año por estas fechaso/ para joder mejor al trabajador. ¡Va usté a la mierda, leñe!

Leave A Reply

Your email address will not be published.