Josep Piqué, el Monti español

3
Foto de archivo de Josep Piqué, presidente de Vueling. / Efe

La incertidumbre generada por la delicada situación que atraviesa nuestra economía ha desatado todo tipo de comentarios sobre supuestos desenlaces, no sólo de índole económica, sino también política. Así, mientras sesudos analistas económicos estudian la viabilidad y el impacto de la posible salida de España del euro, para volver a implantar la peseta, y prácticamente todas las entidades bancarias tienen ya en su poder un informe sobre esa eventualidad, el mundo político también especula sobre qué pasaría en nuestras instituciones de llegar a ser imprescindible un rescate del país y no de una parte de nuestro sector financiero, como se está preparando en la UE. Entre los planes B, C y hasta Z, que circulan en los mentideros políticos, llama la atención el último nombre, que circula de boca en boca, como posible tecnócrata, que se haría cargo de las riendas del país si, a consecuencia del caos económico, llegara a caer el gobierno de Mariano Rajoy. El "mirlo blanco", el "tecnócrata necesario" para sacarnos del infierno económico, el "Monti español" no es otro que el hoy presidente de la compañía aérea Vueling, Josep Piqué.

Según fuentes del PP, la operación sería vista con buenos ojos por el ex preside te del gobierno, José María Aznar. Las relaciones de Aznar y Piqué, en la actualidad, son inmejorables, después de que, tras la salida de Aznar del gobierno, en 2004, su relación estuviera completamente rota y ni siquiera se dirigieran la palabra. Aseguran fuentes cercanas al que fuera ministro del Gobierno de José María Aznar que el desencuentro entre ambos se produjo cuando, la noche del 13-M de 2004, tras el sangriento atentado del 11-M, Piqué se negó a ejecutar la orden dada por Aznar de que compareciese públicamente, como sí obedeció y cumplió Mariano Rajoy, para denunciar una situación de acoso en sus sedes, horas antes de las elecciones. Pero el tiempo, los bolos y conferencias en foros de debate y alguna que otra cena, en algunos de los restaurantes de moda de Madrid, en los que se les ha visto recientemente compartiendo mesa, mantel, confidencias y análisis, les han unido mucho. Tanto que, llegado el caso, Aznar podría convertirse en uno de los principales defensores de Piqué en círculos internacionales.

Publicidad

En el entorno de Rajoy, en cambio, no sólo descartan la posibilidad de que a España se le imponga un jefe de gobierno que no emane de la voluntad popular, expresada en las urnas, sino que ponen mucho más empeño en descartar a Piqué como sucesor "por circunstancias excepcionales" de Rajoy, que a negar las propias "circunstancias excepcionales", es decir, ese hipotético rescate de España. No obstante, la relativa mejoría que está experimentando en los últimos días nuestra deuda y hasta la Bolsa, ha llevado a más de uno de los que hace solamente una semana no descartaban el rescate a verlo ya como una posibilidad remota.

Josep Piqué fue ministro de Industria, de Ciencia y Tecnología, Ministro portavoz y titular de Asuntos Exteriores en los gobiernos de José María Aznar. Llegó como "independiente" en el primer gobierno, formado en 1996, y acabó no sólo militando en las filas del PP, sino que, de forma fulgurante, se convirtió en el presidente del PP de Cataluña, desde donde intentó conquistar sin éxito la presidencia del gobierno catalán. Tampoco tuvo mucho éxito su andadura en el Partido Popular, con Mariano Rajoy  ya como presidente. Llegó a la presidencia del PP catalán en septiembre de 2003 y no duró ni cuatro años al frente, puesto que, en julio de 2007 y tras continuos enfrentamientos con los entonces dirigentes Ángel Acebes y Eduardo Zaplana y, ante la aparente pasividad de Rajoy, presentó su renuncia al cargo.

Con todo, pese a que sus partidarios intentan destacar su perfil técnico, como economista y empresario, a Josep Piqué le acompañará siempre en su biografía su carrera política, desde su paso en su juventud comunista por el PSUC, pasando por sus cargos como director general en el gobierno del nacionalista Jordi Pujol, en la Generalitat de Cataluña, hasta su desembarco en el gobierno de Aznar y, posteriormente, en la cúpula de mando del PP.

3 Comments
  1. Enrique Duro says

    ¿Recordais cuando este caballarete era Ministro de Asuntos Exteriores con Aznar y se le partia la espalda reverenciando a George Bush Jr.?

  2. Julio says

    Siempre he calificado a JP como el más grande oportunista de la política española (en sentido leninista del término). Sus pobres principios lo hacen peregrinar desde el PSUC hasta donde llegó como lato cargo del PP como bien pone al final el artículo. Con «políticos» así, no es extraño que tantos españoles se sitúen «contra la política y políticos», cosa que en realidad solo lleva agua al molino de los sectores que la acaparan para sí y buscan apartar de ella a los más vastos sectores sociales.

  3. Lengua de gato says

    Enrique, y lo más curioso de todo es que no hay imágenes de eso en ningún sitio….

Leave A Reply

Your email address will not be published.