PSOE: A Rajoy ayudando y con el mazo dando

2
Inmaculada Rodríguez-Piñero, secretaria de Economía del PSOE, durante la rueda de prensa del pasado viernes tras la comparecencia de Rajoy ante la prensa para hacer balance de sus siete meses de Gobierno. / flickrpsoe

Parece que Alfredo Pérez Rubalcaba aprendió la lección que le dio las ciudadanía el día que Mariano Rajoy anunció los últimos recortes en el Congreso, cuando él andaba a Rolex apoyando en el hemiciclo la política del Gobierno en Europa y la gente andaba espontáneamente a setas, montando bronca, en la acera de enfrente del Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Al menos, eso es lo que se traduce de la posición adoptada ante la amenaza de que el presidente acabe pidiendo un rescate general a la Unión Europea y la disposición a ponerle los puntos sobre las íes en el frente interno, donde los recortes están carcomiendo los cimientos del Estado de bienestar y (perdón por la expresión pero es la más pronunciada en estos días) encabronando al personal.

En un balance de primera impresión que el principal partido de la oposición hizo público el 3 de agosto en respuesta a la rueda de prensa de Rajoy sobre sus primeros siete meses de Gobierno (que adornó con su indudable capacidad dialéctica su secretaria de Política Económica y Empleo, Inmaculada Rodríguez-Piñero), el PSOE dejó bien sentado que no se resigna al rescate. “El PSOE dice no al rescate y ayudaremos al Gobierno para evitarlo y para que no lo pida, pero para eso es fundamental convencer de que nuestros fundamentos económicos son sólidos, porque no se trata de decir que somos demasiado grandes para evitar ser intervenidos, sino que somos un país que no merece ser intervenido”, afirman los socialistas. Y añaden: “Rajoy tiene que trabajar para impedir la intervención; evitar el rescate debe ser la prioridad y para eso el Gobierno debe desplegar una agenda internacional con vistas a convencer de nuestras fortalezas.”

Publicidad

Y ahí es donde aparece la estrategia de oposición bifronte. Al tiempo que Rodríguez-Piñero señalaba que “decimos no al rescate y todos los socialistas, con nuestro secretario general al frente, ayudaremos al Gobierno para evitarlo y para que no lo pida”, añadía que el Grupo Parlamentario Socialista ha pedido la comparecencia de Rajoy en el Pleno del Congreso de los Diputados “para que explique las consecuencias que sobre la economía española puede tener las decisiones adoptadas ayer por el BCE y qué va a hacer para impedir que España sea rescatada”.

Y ahí le esperan. Se acaba la mano a la espalda y empieza a actuar la mano al cuello. Porque, como también indicó Rodríguez-Piñero, “lo peor del balance de Rajoy es haber dilapidado la confianza en España y haber perjudicado nuestra imagen en el exterior dedicándose a hablar mal de nuestro país, de nuestras CCAA, de nuestras entidades financieras, del Banco de España, de nuestros funcionarios; en definitiva, de todo lo que tenemos y somos”. A lo que añade que “España no se merece un Gobierno y un presidente que no confía en el país y que no reconoce nuestras fortalezas y nuestras potencialidades, que España no es un bono basura, ni un país en saldo.”

En el balance urgente del equipo económico del PSOE sobre los siete meses de Gobierno, significativamente titulado Siete meses de errores, se considera que en este tiempo todo ha ido a peor y que todo ha estado trufado de errores”. Y se explica que “si el principal objetivo de una política económica es crecer y crear empleo, el único objetivo del Gobierno del PP ha sido reducir el déficit y todo lo que ha conseguido es más déficit, más paro y más desconfianza.”

Además, se añade que Rajoy “miente cuando dice que sus políticas no tienen consecuencias inmediatas; las tienen porque están trayendo empobrecimiento a la población con iniciativas como el recorte del subsidio del desempleo, el abaratamiento del despido, la subida de tasas universitarias, el copago farmacéutico o el incremento del IVA”. Unas medidas que, a juicio de Rodríguez-Piñero, “van a provocar un empobrecimiento masivo de la población”

Ese apoyo crítico de Rubalcaba a Rajoy siguiendo la consigna de Felipe González de actuar en la oposición como si estuviera en el Gobierno, corregida por las exigencias de la militancia y la ciudadanía indignada,  es muy posible que se abra a otro frente, el de la calle, cuando ruja la marabunta en septiembre. Incluso Rubalcaba sabe que la oposición de salón, por muy sensata que sea, puede llevar al PSOE -al que muchos ciudadanos emparejan políticamente con el PP- a un desastre electoral sin solución.

2 Comments
  1. José says

    Este Psoe tampoco es la solución democrática que necesita este país. este Psoe apoya el sistema que produjo la crisis socioeconómica que sufrimos y estamos pagando el 70% de ciudadanos que a duras penas llegamos a fin de mes. Además de rubalcava, ¿hay alguien más en el Psoe, capaz de enovar esta democracia neoliberal capitalista que, en fase de Castelao, «mexa por nos»? La Democracia que necesitamos y que estamos esperando es «el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo». Rubalcava, no nos sirve.

  2. ivg56 says

    Mientras las caras del PSOE sigan siendo los caras del pasado, haga lo que haga el PP, los socialistas seguirán en el pozo… y eso si no se fragmentan como se apunta ya en Cataluña.

Leave A Reply

Your email address will not be published.