El Gobierno calcula 3.000 millones de ingreso del “peaje” al transporte en autovías

Ana Pastor, ministra de Fomento. / fomento.gob.es

Ahora que vivir se ha puesto al rojo vivo –más si cabe que cuando vivía Blas de Otero--, salir de casa a comprar pan, huevos, lácteos, legumbres, hortalizas y algo de fruta va a reducir nuestra actividad intelectual al cálculo de la carestía, no sólo por el aumento del IVA, sino también por el impacto de la tasa europea a los transportistas que circulen por las carreteras españolas de “alta capacidad”, lo que equivale a implantar peajes en las autovías y aumentar los existentes en las autopistas.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, es partidaria de retrasar ese canon conocido como “euroviñeta” que elevará hasta un 30% el precio del transporte por carretera, pero el Gobierno cuenta con suculentos estudios recaudatorios que indican unos ingresos de 3.000 millones de euros anuales. Mil de ellos cubrirían el coste del mantenimiento de esas infraestructuras y el resto iría, dicen, a “acciones positivas” para el sector.

Publicidad

Aunque el peaje de las autovías se puede retrasar a enero de 2013 y si la posición de Pastor prevalece podría demorarse hasta septiembre del año que viene, “se implantará en todo caso y será obligatorio en octubre de 2013”. Así lo ha comunicado por escrito el Gobierno al diputado de IU Gaspar Llamazares.

El “peaje en las autovías” se convirtió en materia parlamentaria en mayo, cuando la presidenta madrileña Esperanza Aguirre, que acaba de decretar otra subida del precio del transporte público, pidió 270 millones al Ejecutivo de Mariano Rajoy para evitar el cierre de las ruinosas autopistas radiales que trazó en  la Comunidad de Madrid y, de paso, sugirió el peaje en las autovías, hasta ahora gratuitas y al margen de su competencia.

Entonces el diputado socialista Vicente Guillén Izquierdo preguntó al Gobierno por la materia y éste tiró balones fuera y sobre la mamandurria de la gobernanta madrileña dijo que “cualquier nueva autopista que se planifique debe tener una previsión de captación de tráfico suficiente y realista para que su viabilidad económica esté garantizada y no se produzcan situaciones como la actual”. Pero Llamazares afinó más su pregunta y el Gobierno ha reconocido que “los gravámenes a los vehículos pesados de mercancías se implantarán obligatoriamente antes del 16 de octubre de 2013”.

El peaje afectará a unos 360.000 camiones españoles y en torno a 80.000 extranjeros que habitualmente circulan por las autovías españolas. Los españoles que cruzan la frontera ya pagan euroviñeta en Francia, Alemania, Hungría, Austria y la República Checa. En cambio, esos europeos transitan por las autovías españolas sin sufrir el gravamen. Al margen del transporte internacional, el peaje afectará a unas 66.000 empresas, en su mayor parte de autónomos y pequeñas flotas.

Al contrario de lo que ha ocurrido con la aplicación de la subida del IVA al consumo eléctrico, que ha acabado de enfrentar irremisiblemente a los ministros Montoro y Soria (el primero quiere que se cobre en el recibo de los meses anteriores al 1 de septiembre y el segundo lo considera “un abuso intolerable”), sobre el peaje al transporte en las autovías no hay disensiones gubernamentales de momento. La lupa está puesta sobre el sector, que representa el 3% del empleo y en torno al 2,5% del PIB, y las diferencias son de fechas.