Estalla la crisis entre el PP gallego y el Gobierno por la mala negociación pesquera

2
El ministro Arias Cañete en una imagen de archivo. (Efe)

Los dirigentes del PP de Galicia tienen un enfado catedralicio con el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, por la falta de acierto negociador con Mauritania y la expulsión de toda la flota (24 barcos) que pescaba pulpo, calamar y choco. Marín y toda la comarca del Morrazo (Pontevedra) es la más afectada. La crisis se produce en plenos preparativos de la campaña electoral para los comicios autonómicos del 21 de octubre. El secretario general de Pesca, Carlos Domínguez Díaz, ni siquiera asistió a la última ronda negociadora con Mauritania. Su nombramiento por parte del ministro Arias Cañete ya supuso una “decepción” en el PP gallego, pero Alberto Núñez Feijóo y sus correligionarios recibieron la repuesta de si no les bastaba con que el presidente del Gobierno fuera gallego.

Ahora, los dirigentes del PP de Galicia no han tenido más remedio que suscribir las críticas del portavoz del PSOE en materia de Agricultura y Pesca, Alejandro Alonso, sobre la “pésima negociación” y “el mal acuerdo” con Mauritania.

Los pesqueros de cefalópodos y gran parte de la industria conservera y la actividad comercial de la zona de Pontevedra se verán abocados al paro y se suman así a los afectados por la falta de un nuevo acuerdo con Marruecos que el presidente Rajoy intentará resolver en su próximo viaje a Rabat. La prohibición de pescar pulpo, choco y calamar en Mauritania durante los dos años de vigencia del acuerdo afecta además a otros 24 barcos de Huelva y Canarias. Otros 16 buques mariscadores han visto acotadas sus labores a una zona con poca pesca y tendrán que soportar un incremento del 300% del precio de las licencias.

La crítica del socialista Alonso al ministro Arias Cañete por la falta de una actitud “más combativa y rigurosa” en defensa de los intereses españoles es compartida por los dirigentes del PP gallego. “Es un mal acuerdo, un pésimo acuerdo para nosotros”, reconoce el diputado conservador Celso Luis Delgado Arce. Aunque ninguno carga abiertamente contra el ministro, por lo demás amigo personal de Rajoy, admiten que el Gobierno ha negociado muy mal y, por ejemplo, no ha hecho valer los informes científicos rigurosos del Instituto Oceanográfico sobre la viabilidad del caladero. En cambio ha permitido que la comisaria María Damanaki dé por válidos “unos informes desfasados”.

La persona que se debía ocupar directamente de la negociación era el secretario general de Pesca, Domínguez Díaz, pero, como denunció el socialista Alonso, dio algunos signos de dejadez y finalmente no acudió a la última ronda negociadora. De ese modo, las autoridades de Mauritania, que recibirán 67 millones de euros anuales por los derechos de pesca, han aplicado sus condiciones prohibitivas a los pesqueros de cefalópodos. Domínguez ya colaboró con Arias Cañete en su anterior etapa como ministro de Agricultura, es diplomático y abogado, buen conocedor del derecho del mar, pero ajeno a los nuevos problemas de las pesquerías. Su último destino fue la embajada de Tel Aviv (Israel) como consejero político. Núñez Feijó proponía para el cargo a sus paisanos y correligionarios Rosa Quintana o  Samuel Juárez.

Aunque el PP ha pedido el apoyo del PSOE para bloquear el acuerdo en el Parlamento Europeo y obligar a los responsables a renegociar, el propio PP se muestra escéptico y habla ya de subsidios e indemnizaciones. El ministro explicará la situación en su comparecencia parlamentaria prevista para el 6 de septiembre y en la que también hará balance del daño de los incendios. Dada la prioridad electoral gallega, el ministro ha adelantado que la ayuda a los armadores será de 6,6 millones de euros y los pescadores recibirán 45 euros al día durante seis meses. Para el sector industrial y comercial derivado no anuncian nada, sólo más paro.


loading...

2 Comments
  1. Lola says

    Ineptos y vividores, juegan con el empleo y el dinero de los trabajadores.

  2. Garabatu says

    Son dañinos con los trabajadores y generosos con los banqueros y pilladores. Hay que echalos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.