El Gobierno reconoce que España es más competitiva gracias a los sindicatos

De izda. a dcha., Jesús Terciado y Juan Rosell, vicepresidente y presidente de la CEOE, respectivamente, junto a los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y UGT, Cándido Méndez, en el acto de la firma del "II Acuerdo para el empleo y la negociación colectiva 2012, 2013 y 2014", el pasado 26 de enero. / Efe

A sólo dos semanas de la huelga general del 14-N, cuando la derecha política y mediática acusa a CCOO y UGT de actuar irresponsablemente por convocarla, el Gobierno ha reconocido que España va a ser más competitiva precisamente gracias a la responsabilidad mostrada por los sindicatos a la hora de cumplir el pacto de enero sobre moderación salarial. Incluso la ministra de Empleo, Fátima Báñez, admite, según sus allegados, que gracias a ese cumplimiento somos el país con más moderación salarial de Europa.

La ministra ya dijo en septiembre que la moderación salarial “ayudará a que el país gane en competitividad frente a nuestros socios europeos”. Y ahora reconoce que ese es un logro de los sindicatos por cumplir el acuerdo de empleo.

Publicidad

La patronal y los sindicatos firmaron a finales de enero, en el terreno neutral de la CES, el llamado II Acuerdo para el empleo y la negociación colectiva 2012, 2013 y 2014 por el que se establecía que los salarios pactados en convenio «no deberían exceder» del 0,5% este año, aunque podrá activarse una cláusula de actualización al final del ejercicio en determinadas condiciones, teniendo en cuenta la evolución del IPC general, del IPC armonizado de la eurozona e incluso el precio del barril de Brent. Para 2013, los salarios «no deberían exceder» del 0,6%, con una cláusula de revisión que actuaría en los mismos términos que la establecida para 2012. Y para 2014 se establece una horquilla salarial, con un suelo de hasta el 0,6% y un tope del 1,5%, en función de la evolución que tenga el PIB en 2013.

En concreto, si el crecimiento del PIB a precios constantes es inferior en 2013 al 1%, el aumento salarial de 2014 no excederá del 0,6%. Si el PIB supera el 1% pero no llega al 2%, la subida salarial no pasará del 1%, pero si el PIB alcanza o no supera el 2% en 2013, el incremento salarial de 2014 no excederá del 1,5%.

La ministra ha adelantado que confía en que la media del incremento salarial para 2012 sea del 0,7% frente al 1,5% que supuso el año anterior y considera, según fuentes del Ministerio, que esa moderación, unida a otras medidas adoptadas por el Gobierno, nos permitirá ser, junto a Irlanda, uno de los países más competitivos de la UE.

Pero ese reconocimiento a la responsabilidad sindical también lo muestra el Gobierno en una respuesta parlamentaria que le ha enviado en octubre  al diputado de IU dentro del Grupo de Izquierda Plural, José Luis Centella. El también líder del PCE preguntó sobre la evolución de la moderación salarial y el Gobierno, utilizando los datos que entonces controlaba, le ha remitido un cuadro con las variaciones de IPC e incremento salarial hasta agosto, mes que también se incluye.

Evolución salarial y del IPC durante los ocho primeros meses de 2012.

El Gobierno aclara que el cuadro adjunto presenta un resumen de la evolución del IPC y de los aumentos salariales pactados en convenio durante 2012. Los datos del IPC son del Instituto Nacional de Estadística (INE). Los aumentos salariales son los registrados en la Estadística de Convenios Colectivos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Estos datos, añade, se refieren a los convenios firmados cuyo primer o único año de vigencia es el 2012, lo que se podría definir como “nuevos” convenios. Esta serie representa bien la coyuntura, evolución y perspectivas de los aumentos salariales cuando se trata de compararlos con el IPC, pues no se incluyen aquellos convenios firmados en años anteriores cuyos efectos económicos se extienden a 2012.

El Gobierno precisa que “la evolución de los precios se ha mantenido en un entorno del 2% de variación interanual, excepción hecha del mes de agosto, que registra una subida considerable debida, principalmente, a la subida de los precios de los carburantes”. “Por su parte, los aumentos salariales pactados en convenio registraron una intensa evolución descendente en los primeros meses del año, desde el 1,71% de enero hasta el 0,83% de mayo, para después mantenerse alrededor del 0,85%”, añade. Y concluye: “Estos datos indican el promedio de los aumentos salariales acumulados durante el año, por lo que el dato de agosto, el 0,87%, es ya indicativo de que en 2012 los aumentos salariales se habrán moderado respecto al año anterior”.

Además, el Ejecutivo señala que “esa tendencia hacia la moderación salarial resulta coherente en un entorno de desempleo elevado, lo cual debería traducirse en una mayor competitividad de las empresas, contribuyendo, en definitiva, al objetivo prioritario de crear empleo”.

Por otro lado, el Ejecutivo analiza la evolución de los costes laborales unitarios (CLU) tomando como base el año 2005 y, según los últimos datos publicados por el INE y recogidos por EUROSTAT, precisa que “se estima que en España los CLU se situarán en 2012 previsiblemente por debajo de los de Francia o Italia e incluso de los de Alemania, lo que va a suponer un elemento clave para la mejora de la competitividad en las empresas españolas, impulsada, en parte, por esa tendencia a la moderación salarial que se viene observando desde el año 2010 y, con mayor intensidad, a lo largo de este año, tal y como se ha destacado”.

Es decir, que los sindicatos han cumplido. Lo que ahora convendría saber es qué se hizo de aquel artículo meramente declarativo del acuerdo que alucinó tanto a nuestro compañero Pascual García sobre cómo ha evolucionado “la retribución de altos cargos y ejecutivos de las empresas” que debía ajustarse, reduciéndose, al objetivo de “fortalecer la capacidad de competir del tejido productivo español”. O saber cómo se ha cumplido el acuerdo en la exigencia de que los beneficios evolucionen “de forma moderada, de modo que permitan dirigir una mayor parte del excedente empresarial a inversiones de reposición y ampliación”.

Pero, a la vista del enorme  incremento de los despidos, ese es otro cantar. Y no de gesta.